Juegos y actividades para preparar al niño para la escritura

Consejos preparar al niño para tomar el lápiz correctamente

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Es muy frecuente que cuando llega el proceso de la adquisición de la escritura, muchas madres y padres se lleven las manos a la cabeza, por lo aparentemente costoso que puede parecer para ellos esta nueva tarea.

La enseñanza de la escritura, entendida como la acción de escribir, o más bien la aproximación a esta tarea, puede iniciarse a partir de los 5 años en algunos niños y niñas, que ya presentan curiosidad por esta nueva estrategia de comunicación. Pero quiero dejar claro que las edades son aproximadas y relativas en cada niña o niño. Sin embargo, hoy nos ocupa la manera de realizar esta aproximación con juegos y actividades para preparar al niño para la escritura.

Ideas para preparar al niño para la escritura

Juegos para preparar al niño para la escritura 

No será aquí dónde os hable de cuándo es el mejor momento para enseñar el aprendizaje de la escritura, tema tan polémico por la duda que deja de si se respeta o no el desarrollo del pequeño y de si está preparado, con una madurez adecuada, para iniciar este proceso. 

Os voy a dar unas pequeñas píldoras, para padres y docentes, en los que se estimulará y potenciará al niño o la niña, para estar mejor preparado una vez llegue el momento de este proceso. Es decir, cómo prepararles para poder utilizar el lápiz y cómo prevenir que realice un mal agarre de esta herramienta: 

- Cuando son bebés, aproximadamente a partir de los 6 meses, que ya tiende a desaparecer el reflejo de agarre, es fundamental jugar con ellos a darles un objeto y luego pedírselo para que nos lo den, nunca quitárselo nosotros. 

- También presentarle un objeto o juguete en su zona derecha y buscar la manera de que lo coja con su mano izquierda, y la misma forma, presentárselo en su zona de visión izquierda y hacer que lo coja con la derecha. De esta forma empieza a cruzar más su campo de visión y fomentamos mayores conexiones neuronales. 

- En la etapa de gateo, es súper importante no tener ninguna prisa porque ya camine. Esa etapa es fundamental y hay que aprovecharla al máximo. Estimular su gateo y respetar su proceso, ya que cuanto más conquistado tenga el plano horizontal, mejor conquistará el plano vertical.

- Una vez que se han iniciado en coger el lápiz o la pintura, les podemos facilitar que hagan garabatos en un gran papel con las dos manos a la vez. Es importante nunca forzar ni obligar a hacerlo siempre con la misma mano, pues la lateralidad, la mano dominante, aún no está definida. 

- Los juegos de ensartar para trabajar la psicomotricidad fina, fomentan la pinza digital, luego muy necesaria para el manejo del lápiz y la coordinación óculo-manual.

- Talleres sensoriales, por ejemplo, de espuma, de pasta cocida, de harina, en los que la niña o el niño toquen diferentes texturas y puedan ir sintiendo la diferente prensión que hacen sobre los objetos, y así ir sintiendo la fuerza que ejercen sobre los mismo. 

- Actividades en las que haya que dibujar sobre sal, por ejemplo. En este caso, si la niña o el niño ya se ha iniciado en el dibujo de algunas figuras, letras o números, podemos ir modelando la direccionalidad del dibujo, es decir, ir llevando su dedo en la dirección correcta, por ejemplo, para dibujar el número 1.

De forma natural y si no hay ninguna patología, el niño va pasando de una fase de su desarrollo a otra, una vez que ha superado la anterior. Y vuelvo a decir que es importante respetar su proceso y confiar en él o ella. De esta manera los aprendizajes serán seguros, lo que hará que nuestro pequeño gane paulatinamente en autoestima y autonomía.