19 divertidos juegos para estimular la coordinación motora de los niños

Actividades que trabajan la psicomotrocidad fina y gruesa de tus hijos, según su edad

Adriana Méndez

Moverse es esencial para los niños. Caminar, saltar, tocar y agarrar cosas, explorar todo a su alrededor... Es la manera en que logran desarrollar la memoria sensorial y espacial, de manera que logren ubicarse en su entorno, saber en qué dirección ir y trabajar en su propio equilibrio cada vez que tropiezan y se levantan. ¡Vamos! Después de todo: ¿has visto a un pequeño quieto como una estatua? Llegado este punto, debemos hablar de coordinación motora de los niños.

¿Qué es la coordinación motora de los niños?

Algunos juegos que mejoran la coordinación motora de los niños

Conceptualmente se puede decir que es la coordinación motora es la capacidad nata de las personas para realizar correcta y eficientemente movimientos corporales, gracias a una adecuada comunicación entre el cerebro y las extremidades. En estos movimientos se incluyen también el equilibrio, la sincronización, la orientación y la fuerza aplicada.

La coordinación motora se desarrolla de forma gradual durante los primeros años de vida hasta la adolescencia. Por lo tanto, podemos dividirlo en etapas esperables, las cuales aparecen por ser capacidades innatas pero también es necesario estimularlas para pulirlas o enseñar habilidades un poco más complejas.

¿Por qué es tan importante la coordinación motriz?

Imagínate un escenario en donde sea muy difícil cepillar tus dientes, no comprendas cómo amarrar tus trenzas de zapatos o simplemente no puedas evitar tropezar con cada paso. Es sumamente frustrante, ¿cierto? Pues este es el escenario que tendríamos que vivir si no se estimulara la coordinación motriz.

La coordinación motriz se divide en dos tipos: fina, la cual se concentra en las habilidades manuales (agarre, escritura, delicadeza, pinza, corte, amarre, dibujo, etc.); y gruesa, la cual se encarga del equilibrio y las habilidades locomotoras (correr, saltar, orientarse, levantarse, agilidad, etc.).

Desde pequeños tenemos la capacidad innata de movernos y buscar el equilibrio con el cuerpo, reconocer el entorno y agarrar cosas. Pero el control de la fuerza, la orientación, sincronización y la agilidad es lo que necesitamos estimular para completar la coordinación motriz con efectividad.

Actividades y juegos para estimular la coordinación motora

Habrá muchos padres preguntándose cómo pueden ayudar a sus hijos a estimular a coordinación motora. Como habrás imaginado, las actividades para un bebé no pueden ser las mismas que para un niño de 8 años. Por ello, hemos elaborado una lista con distintos juegos según la edad de los niños.

Juegos de estimulación de la coordinación motora por edades

Para bebés hasta 1 año de edad

El desarrollo motriz se da sencillamente con juguetes y con ejercicios en el suelo:

1. Puedes darle juguetes de mano y hacer ritmos sencillos contra el suelo para que los bebés sigan o hacerlo siguiendo una canción que al bebé le guste.

2. Hacer diferentes ruidos con pelotas que aprietan y suenan, así pueden ir controlando su grado de fuerza.
 
3. Jugar con pelotas, rodarlas, lanzarlas o apretarlas, cuando el bebé pueda sentarse.
 
4. Gatear junto a él para que comience a desarrollar sus movimientos con las piernas, la dirección y orientación.
 
5. Tómalo de los brazos con cuidado y guíalo por el suelo para que pueda acostumbrarse a la sensación de caminar.

6. Puedes también esparcir diversos juguetes a lo largo del suelo para que gatee hasta alcanzarlos.

Juegos para los niños hasta los 5 años

7. Como comienzan a caminar y saltar, puedes entretenerlos con juegos de suelo, como rayuela, donde aprendan a mantener el equilibrio y la coordinación.

8. El baile también es ideal para aprender sobre orientación espacial y control de la fuerza.

9. Los dibujos pueden ayudar a los pequeños a controlar la fuerza de sus manos y a comprender el espacio en dos dimensiones, como colorear dentro de las líneas, intensidad o grosor de las líneas. Eso sí, ten en cuenta que debes ofrecerle colores, creyones o marcadores que no afecten su salud.

10. Juguetes como los plastidedos y arena para armar, son ideales para ir formando la agilidad de la motricidad fina, ya que necesitan atención para manipular este material adecuadamente.

11. Si tienes escaleras en tu casa, aprovecha para subirlas y bajarlas con tu bebé, ya que le ayudará a estimular la fuerza en sus piernas, resistencia y coordinación espacial.

12. Incita a tu hijo a manipular los picaportes de las puertas para trabarlas y destrabarlas, eso puede sacarlos de una situación de emergencia mientras comprenden sus destrezas manuales.

Actividades para tus hijos entre 5 y 10 años

13. Juegos con cuerdas son las más ideales a esta edad para estimular la coordinación motora gruesa, pues deben mantenerse enfocados para no perder el equilibrio. Estos juegos siempre deben hacerse bajo supervisión para evitar sustos.

14. A esta edad es necesario enseñar habilidades comunes como cepillarse los dientes, atarse los cordones de zapatos, vestirse solos, doblar la ropa, hacer la cama o limpiar los platos. Todas estas son acciones que promueven la autonomía de tus hijos.

15. Si sigues con las actividades de baile, puedes incluso motivarlos a competir o avanzar de categoría y aprender rutinas más exigentes. Trata de descubrir cuál es la disciplina que más le gusta a tu pequeño. ¿Será el ballet o la danza moderna?

16. Las lecciones de caligrafía ayudan a desarrollar mejor fluidez de movimientos finos con las manos, mejor legibilidad y agilidad.

17. Pueden comenzar a montar bicicletas, andar en patines y patinetas (con mucha precaución) o hacer actividades físicas como natación y deportes para fortalecer las habilidades motoras gruesas.

18. Los juegos de mesa como rompecabezas, ajedrez, parchís y juegos de habilidades mentales, consiguen fortalecer la agilidad y la coordinación.

19. Los juegos más activos como twister e incluso los videojuegos deportivos, así como los de baile y canto, ayudan enormemente con la correcta comunicación entre el cerebro y las extremidades.

Qué hacer desde los 10 años hasta los 18 años

En este período de edad donde comienza y termina la adolescencia, lo que resta es fortalecer el tono muscular, adquirir resistencia, más equilibrio y agilidad en cada actividad que decidan practicar y para armar proyectos manuales más complicados. De igual manera con la coordinación visual-espacial que los ayuda a evaluar y discriminar velocidades y distancias al correr o manejar vehículos. Una buena manera de conseguirlo es practicando toda clase de deportes que les gusten a tus hijos: baloncesto, tenis, fútbol, natación, etc.

El aprendizaje desde pequeños es la fortaleza de grandes.

Puedes leer más artículos similares a 19 divertidos juegos para estimular la coordinación motora de los niños, en la categoría de Juegos en Guiainfantil.com.