El duende de la mochila de los sueños. Cuentos cortos para niños soñadores

Este cuento infantil hará reflexionar a tu hijo sobre sus sueños y deseos

Marisa Alonso Santamaría

Los cuentos cortos para niños tienen un poder mágico: cualquier cosa es posible. Por eso, el protagonista de esta historia es un duende con una mochila repleta de sueños. Este cuento infantil estimulará la creatividad de tus hijos, que también querrán encontrarse con esta pequeña criatura. ¡Déjate contagiar tú también por la magia! 

Disfruta con los cuentos cortos para niños

Los cuentos cortos para niños soñadores

Iba un duende andando por el bosque con la mochila cargada de sueños. Paró en el camino para descansar y reponer fuerzas.

—¿Dónde vas tan cargado? —escuchó que le decían.

Era una pequeña ardilla que asomaba su cabecita entre unas piedras.

Voy cargado de sueños —contestó risueño.

—¿Tú tienes algún sueño? —preguntó el duende a su vez.

La ardilla se quedó pensativa unos segundos y negó con la cabeza.

—¡Toma el que quieras! —le dijo el duende abriendo la mochila.

La ardilla dudó unos instantes y metió la patita eligiendo el sueño de no pasar hambre jamás.

Un jabalí presenció todo y decidió seguir al duende y hacerse el encontradizo.

—¡Hola duende! —le dijo— ¿dónde vas tan cargado?

—Voy cargado de sueños —contestó.

—¿Tú tienes algún sueño? —le preguntó el duende, como esperaba.

Como no contestó, el duende abrió su mochila y le ofreció.

—Coge el sueño que desees.

Y el jabalí eligió ser rico toda su vida.

El duende continuó su camino y se encontró con un águila. El ave eligió poder volar mucho más alto y viajar por todo el mundo.

Encontró un sapo que eligió ser un gran tenor.

Una garza que soñaba con  ser una gran pintora.

Una mañana se encontró con una hormiga y el duende le habló de su mochila de los sueños y, como a todos, le ofreció elegir uno.

La hormiga, sonriendo, le dijo que no quería nada.

—¿No tienes ningún sueño por cumplir? —preguntó el duende extrañado.

Y más extrañada contestó la hormiga:

—¡Soy muy feliz y, con serlo, todos mis sueños están cumplidos!

Más adelante se encontró con un gusano que tampoco quiso coger nada de la mochila, porque según le dijo, no tenía sueños que cumplir.

El duende no dijo nada, cerró la mochila y continuó su camino, pues entendió que cada uno era dueño de sus propios sueños.

Algunas preguntas acerca de este cuento infantil

Este cuento hará que tus hijos se trasladen al mundo de los duendes en el que los sueños se cumplen al sacarlos de una mochila. Pero, además de estimular su imaginación y creatividad, los cuentos cortos para niños pueden ayudar a los más pequeños a practicar una habilidad tan importante como la comprensión lectora. Para ello, te proponemos algunas cuestiones de 'Verdadero o Falso' con las que les podrás poner a prueba. 

1. La mochila del duende estaba completamente vacía.

2. El duende no quería dar los sueños de su mochila a los animales con los que se iba encontrando.

3. Con solo coger los sueños de la mochila del duende, se hacían realidad.

4. La hormiga necesitaba cumplir muchos sueños. 

5. El gusano no necesitaba coger ningún sueño de la mochila del duende.

6. El duende se enfadó cuando el gusano no quiso ningún sueño de la mochila.