El gusano encarcelado. Cuento infantil sobre los cambios al crecer

Este cuento para niños habla sobre la aceptación de los cambios en el cuerpo al crecer

Marisa Alonso Santamaría

A muchos niños les cuesta aceptar los cambios que sufre su cuerpo según van creciendo y desarrollándose. Hay algunos a los que no les gusta ser cada vez más altos, otros que no aceptan que les empiece a salir vello en la cara... Este cuento infantil, que habla sobre los cambios al crecer, es para todos ellos. 

El gusano encarcelado es la historia de un gusano al que no le gusta haberse convertido en una mariposa. Es un cuento para niños que debes leer con tu hijo para hacerle reflexionar sobre el tema. 

Cuentos infantiles sobre los cambios del cuerpo al crecer

Un bonito cuento infantil sobre los cambios al crecer

El gusano estaba tan acostumbrado a vivir dentro de la caja, que no quería ni necesitaba salir para nada. Comía y dormía cuánto quería; paseaba, jugaba y se entretenía tejiendo un capullo para abrigarse en el frío y duro invierno.

El calor se fue marchando poco a poco y, como tenía pensado, se metió en la cama para estar más calentito. Terminó de tejer lo que le quedaba del mullido capullo y se quedó ahí, dormido, muy a gusto.

Una mañana despertó y sintió calor. Pensó que ya iba siendo hora de salir de allí. Empujó y empujó con todas sus fuerzas, y al hacerlo se dio cuenta de que le habían salido alas. Se miró muy extrañado.

¿Para qué quiero yo alas? —se dijo en voz alta.

Sin saber dar utilidad a sus nuevos apéndices, y con su nueva apariencia, continúo encerrado en la caja muy molesto ahora porque las alas le estorbaban, rozaban por todos los sitios y no sabía dónde esconderlas.

Pasó una mosca volando y le dijo:

Mariposa, ¿por qué no sales a volar?

La miró confuso y contestó: 

—¿Es a mí? —creo que te equivocas— yo soy un gusano. 

Al rato pasó una avispa y le dijo: 

Mariposa, ¿vienes a volar?

—¡Yo soy un gusano! —contestó esta vez un poco extrañado— ¡No puedo volar!

—¡Hola mariposa! —lo saludó otra mariposa que pasaba por allí.

¿Vienes a volar conmigo? Conozco un jardín precioso cerca de aquí.

—Yo soy un gusano; no una mariposa. ¿Qué le pasa a todo el mundo hoy? 

Entonces la mariposa bajó a la caja y le explicó:

—Antes eras un gusano. Luego te envolviste en un capullo, ¿recuerdas? —continuó hablando. 

—Después fuiste una crisálida y ahora te has convertido en mariposa. 

¡Ahora puedes volaaaar! —le dijo feliz por hacerle ese maravilloso descubrimiento; pero se equivocó.

La mariposa no quiso volar. Se quedó dentro de la caja donde había estado siempre. Comía cuánto quería, dormía lo que quería, paseaba con sus molestas alas y, pudiendo ser libre, prefirió seguir encarcelada.

Preguntas de comprensión lectora

Como te decíamos, este cuento infantil puede ser una excusa para hablar con tu hijo sobre los cambios que está sufriendo o que va a sufrir según vaya creciendo. Debes enviarle el mensaje que, aunque se haga mayor, va a seguir siendo la misma persona. 

Pero además, este cuento tan curioso puede ayudarle a practicar la comprensión lectora. Te proponemos una serie de preguntas que debes plantearle una vez que hayáis leído el texto. Te permitirán comprobar si ha entendido lo que ha leído y si ha conseguido captar el mensaje. 

1. ¿Dónde vivía el gusano? 

2. ¿Por qué los demás le llamaban 'mariposa'?

3. ¿Qué habilidad había adquirido ahora que antes no tenía? 

4. ¿Qué decide hacer al final? ¿Salir de la caja o quedarse?