Lo que no debes hacer cuando tu hijo comience a hablar

Errores de padres cuando los niños están aprendiendo a hablar

Tu bebé está diciendo sus primeras palabras, es importante que le estimules durante ese gran avance. Podrás hacer con él multitud de juegos que le ayuden a desarrollar de manera correcta el lenguaje, pero tu impaciencia por ayudarle muchas veces se traduce en una actitud que puede frenar su desarrollo.

En Guiainfantil.com te contamos algunas de las cosas que nunca debes hacer cuando empiece a hablar.

8 errores de padres cuando el bebé comienza a hablar

Errores a evitar cuando el bebé comienza a hablar

1- No le interrumpas: Déjale hablar a su ritmo, aunque que sea lento. No cambies de tema ni le impidas expresarse de ningún modo, ya que él necesita saber que el lenguaje es importante para comunicarse con vosotros y con su entorno.

2- No termines sus frases: A veces los niños no conocen el suficiente vocabulario y se quedan pensando en mitad de una frase, no se la termines para agilizar la conversación, déjale hablar, y explícale palabras nuevas para que amplie su vocabulario.

3- No le corrijas: Cuando diga mal una palabra no le corrijas, continúa la conversación como si fuera de lo más normal. Esas palabras mal hechas te resultarán graciosísimas, puedes reírte pero siempre de una manera que no frustre a tu hijo. Puedes introducirle la palabra bien dicha de nuevo en la conversación la próxima vez.

4- Procura contestarle siempre: Cuando te pregunte algo, aunque estés muy ocupado, intenta contestarle siempre y dar explicaciones sobre su curiosidad, esto ampliará su vocabulario.

5- No le hables de una más forma infantil: Es necesario tener cuidado con el vocabulario, y usar frases acordes a su edad, pero no debe caer en el error de hablarles como si fueran bebés, o como si no comprendiesen. 

6- No elimines demasiadas palabras: A veces intentamos facilitar demasiado el lenguaje, y realmente es necesario que aprendan nuevas palabras, así que dentro de tu frase intenta introducir alguna palabra que ellos no conozcan y luego explícale su significado.

7- Déjale tiempo para contestar: En su cerebro las palabras acuden a un ritmo más lento, le cuesta a veces contestar porque no encuentra las palabras exactas y eso les provoca enfados al sentirse incapaces de comunicarse. Hay que darles tiempo, intentar ayudarles a expresarse cuando se encuentren frustrados y hazle ver que le entiendes.

8-No contestes por él: Cuando le pregunten algo por la calle, y no sea capaz de contestar o se quede en silencio, intenta respetar esos silencios y no contestes por él, por lo menos en un rato, ya que si le metemos prisa podemos crearle ansiedad.

En poco tiempo, tu hijo podrá hablar perfectamente contigo y será una de las experiencias más bonitas que habrás vivido con él: enseñarle a comunicarse con los demás.