Síntomas que alertan de que tu hijo es un hablante tardío

Indicadores de trastornos del lenguaje en los niños

Juana Toriggia

El llanto es la primera forma de expresión del niño. Después vendrán los balbuceos y las primeras palabras. En este desarrollo del lenguaje influyen muchos factores  la familia, el ambiente en el que se desarrolla y la escolarización), lo que hace que cada niño desarrolle su lenguaje a su tiempo, pero ¿cuándo nos deberíamos de preocupar los padres? ¿qué es normal y qué no es normal? ¿cuáles son los síntomas que alertan de que un niño es un hablante tardío?

Qué es un hablante tardío y síntomas de alerta

qué es un hablante tardío

Un hablante tardío es un niño menor de 30 meses que tiene un vocabulario expresivo inferior para su edad. Son niños que poseen buena comprensión, juego apropiado y un desarrollo acorde en las destrezas motoras, sensoriales, cognitivas y sociales. Estudios demuestran que un 10% a 15 % de los niños adquieren las palabras más lentamente, en comparación con sus pares.

Se considera que un niño habla tarde si tiene un vocabulario expresivo inferior a las 20 palabras a los 18 meses o si tiene un vocabulario inferior a las 50 palabras a los 24 meses y aún no combina dos palabras como pueda ser 'mama agua'.

Muchos hablantes tardíos alcanzan a sus compañeros de la misma edad cuando comienzan la escuela, sin embargo, el 20-30 % pueden continuar con dificultades en el futuro, necesitando ayuda para desarrollar su lenguaje. Y, por ejemplo, según explica la psicóloga María Peñafiel en su informe 'Indicadores tempranos de los trastornos del lenguaje', esta circunstancia puede tener consecuencias negativas en la lectura y el aprendizaje de los en niños en un 40 o 70% de los casos. 

4 factores que desencadenan un retraso del lenguaje en los niños

retraso en el lenguaje de un niño

Existen circunstancias que colocan a un niño en mayor riesgo de presentar un retraso en el lenguaje continuo. ¿Cuáles son esas situaciones?

1. Escaso uso de gestos para comunicar
En general los niños que no hablan o hablan poco suelen compensar las dificultades expresivas con gestos. Si esto no ocurre es importante estar atento, ya que puede ser un factor que predisponga a dificultades continuas e, incluso, de otro tipo.

2. Uso limitado de sonidos del lenguaje
Presentan un repertorio muy reducido de fonemas consonánticos, donde predominan las vocales y consonantes primitivas (m, n, t, p). Además tardan en incorporar nuevos fonemas.

3. Presencia de antecedentes familiares
En la familia hay casos de personas que hablaron tarde, presentan o presentaron dificultades en el lenguaje, comunicación o aprendizaje.

4. Antecedentes de infecciones en vías aéreas superiores
Niños que presentan o presentaron infecciones respiratorias superiores recurrentes como otitis seromucosa, disfunción tubaria o respiración bucal.

Es muy difícil predecir que conversadores tardíos se pondrán al día y cuales caerán en el grupo de 20 a 30 % que no lo hacen, por eso la conducta de esperar y ver qué pasa, o las frases tan frecuentemente escuchadas como 'Ya va a hablar o 'Cada niño tiene sus tiempos', lo único que hacen es retrasar el inicio a un tratamiento que puede marcar una diferencia en el caso de un niño que realmente lo necesite.

La intervención temprana siempre es fundamental, ya que aumenta las probabilidades de una mejor evolución en el lenguaje, minimizando el impacto en la escolaridad u otras áreas de desarrollo a futuro.

Qué tipo de terapia debe recibir un niño que habla tarde

el niño que es hablante tardío

La consulta con un logopeda, terapeuta del lenguaje o fonoaudiólogo debe realizarse cuando los padres notan que su hijo no está alcanzando los hitos lingüísticos para su edad mencionados al inicio de la nota.

La terapia del lenguaje para los niños que hablan tarde se basa en el apoyo y orientación a los padres a través de la enseñanza de estrategias para aumentar el vocabulario comprensivo expresivo en las actividades cotidianas y rutinas. Se trata de un enfoque centrado en la familia, no solo en el niño.

El terapeuta acompañará a las familias, ayudando a detectar e incrementar interacciones de ida y vuelta. Trabajarán juntos teniendo en cuenta el perfil comunicativo del niño (reacio, evitativo, sociable o pasivo) y modificando el perfil comunicativo familiar para propiciar un mejor acceso a la adquisición del lenguaje de ese niño, ajustado a sus necesidades individuales.

Esta intervención familiar incluye la incorporación de apoyos visuales como comunicación bimodal, uso de pictogramas, agendas visuales, calendarios, etc.

Familia, terapeuta y niño forman un gran equipo y el trabajo en conjunto es la clave para obtener buenos resultados. ¡La ventana de oportunidades cuando un niño es pequeño siempre es mayor! ¡Los padres nunca se arrepentirán de haber consultado tempranamente!

Puedes leer más artículos similares a Síntomas que alertan de que tu hijo es un hablante tardío, en la categoría de Lenguaje - Logopedia en Guiainfantil.com.