El enfado de las vocales. Cuento infantil para aprender las letras

Un bonito cuento para niños sobre el abecedario y las palabras

Marisa Alonso Santamaría

¡A tu hijo le encantará esta historia! Este cuento infantil para aprender las letras le hará pensar sobre la importancia del abecedario y de las palabras que nos rodean. Se titula "El enfado de las vocales" y habla sobre las consecuencias que tendría una pelea entre las letras. 

Aprovecha este cuento para niños para pasar un divertido momento en familia y para practicar la lectura con los pequeños de la casa. ¡Que lo disfrutéis mucho!

Un divertido cuento infantil para aprender las letras

Un bonito cuento infantiles para aprender las letras y las vocales

Una mañana las letras vocales se pelearon entre ellas, y se enfadaron tanto, tanto, que prometieron nunca más juntarse en las mismas palabras.

Alarmadas, las consonantes del abecedario fueron a hablar con ellas, pero eran tan tozudas que no hubo manera de convencerlas.

A los pocos días las vocales a y o, empezaron a sentirse mal. Como no se juntaban entre ellas, no encontraron 'compañía', 'solidaridad', ni 'amor' y, aunque la o tenía 'color', no podía contarlo.

La letras e y la i no volvieron a sentir la 'felicidad', se quedaron sin 'inteligencia' y no mostraban interés por 'nada'.

La letra u como perdió su buen 'humor', no podía hacer algo que le gustaría poder hacer: 'refunfuñar' y comerse las 'uñas'.

Testarudas las vocales seguían sin dar su brazo a torcer. Con el tiempo se dieron cuenta que habían perdido la 'euforia' de los primeros momentos, y que todas habían salido perdiendo con el enfado.

Un día llegaron Aurelio y Eulalio, dos abuelitos que estaban algo reumáticos y que habían perdido todo su significado al llevar sus nombres todas las vocales, y les dijeron muy apenados:

- Si continuáis tan obstinadas en no juntaros, nos vais a matar en vida. Desapareceremos. Nadie nos volverá a nombrar.

Las vocales reflexionaron ante las palabras de los dos abuelitos. Desaparecerían del mundo multitud de palabras preciosas; sería muy difícil expresarse y comunicarse con los demás si ellas seguían enfadadas.

Al fin las vocales hicieron las paces. El abecedario se puso muy contento y los abuelitos Aurelio y Eulalio fueron otra vez felices sabiendo que no perderían su identidad, y sus nombres volverían a ser pronunciados.

Y tras la lectura, ¡preguntas de comprensión!

¿Os ha gustado este cuento? ¿Se ha reído tu hijo? Una vez que lo habéis terminado de leer, llega el momento de comprobar si tu pequeño ha comprendido la historia, si estaba prestando atención o si necesita mejorar su habilidad lectora. Para ello, te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora.

Están basadas en este cuento, pero no son demasiado complicadas, por lo que también se las puedes plantear a tus hijos si eres tú quien está leyendo el cuento mientras ellos te escuchan. En caso de que tus hijos no sean capaces de responderlas, te recomendamos que volváis a leer el cuento. Seguro que en cuanto empecéis le vienen a la cabeza todas las respuestas.

1. Al enfadarse, ¿qué decidieron hacer las vocales?

2. ¿Cómo se llamaban los abuelos que les fueron a ver?

3. ¿Por qué decidieron las letras reconciliarse? 

Una vez que hayáis respondido a las preguntas, te proponemos que inicies una pequeña charla a raíz de lo que habéis estado leyendo. Puedes empezar preguntando a tus hijos por su opinión de la historia. A modo de juego, puedes trabajar su empatía proponiéndole que se ponga en la piel de uno de los personajes de este cuento infantil. ¿Cómo reaccionaría él en su caso?

Escucha todo lo que tengan que decir, ya que puedes sorprenderte mucho con sus respuestas. Además, a tus hijos les encantará sentirse escuchados y saber que su opinión te importa.