12 poemas cortos para disfrutar (aún más) con los niños en vacaciones

Poesías infantiles que hablan sobre el verano, sobre el mar, sobre los juegos...

Marisa Alonso Santamaría

Las vacaciones son descanso, son levantarse tarde, son mar, son juegos... ¡Pero también pueden ser poesía! Os proponemos una actividad única para los días de verano: leer poemas cortos en familia, todos ellos relacionados con el periodo estival. A continuación encontrarás un pequeño recopilatorio con bonitos versos de la poetisa Marisa Alonso. Todos ellos están acompañados por juegos o actividades geniales para seguir disfrutando de la historia que cuentan.

1. Nueve barquitos veleros. Poema marítimo para niños

Bonitos poemas cortos para disfrutar con los niños

Una de las figuras que inmediatamente identificamos con las vacaciones y con el verano son los barquitos veleros. Y, si resulta imposible coger uno e irse a navegar por el ancho mar, al menos tenemos poemas como este que nos transportan al océano. Para complementar la lectura de este poema, os proponemos fabricar vuestros propios barquitos de papel con Origami. ¡Son muy fáciles!

Nueve barquitos veleros
han salido a navegar,
son nueve los he contado
entre las olas del mar.
 
Entre cuervos y gaviotas,
son nueve, y vuelvo a contar,
nueve barquitos veleros
han salido a navegar.
 
Con las velas extendidas
empujados por el viento,
nueve barquitos veleros
han inspirado este cuento.

 

2. Un niño en la playa. Poema infantil para niños soñadores

El siguiente poema corto (de tan solo dos estrofas) que te proponemos, es una de esas piezas poéticas que invitan a los niños a soñar e imaginar mil mundos que aún están por descubrir. Por eso, después de leer este poema le puedes pedir a tu hijo que haga un dibujo con aquello que se ha imaginado o aquello que le ha inspirado estos versos. Te sorprenderá, seguro.

En una nave espacial
va por la playa corriendo,
fiuffff, fiuffff, fiufff
y su fantasía al viento.
 
Con un avión de papel
en la mano, imaginando,
y yo me subo con él
y los dos vamos soñando.

 

3. Trigo y paja. Poesía muy corta para niños

Versos para niños sobre las vacaciones

Y si estás buscando un poema que os podáis aprender de memoria rápido (y de paso ejercitar la cabeza) para recitarlo delante de amigos y familiares, estos versos son lo que estás buscando. Además, por su ritmo repetitivo y constante, podría convertirse en la letra de una canción sencilla que inventéis entre todos.

Sube y baja
baja y sube,
por el cielo
va la nube.
 
Baja y sube
sube y baja,
por la tierra
trigo y paja.

 

4. Si la espera... Versos para las vacaciones

Si hay algo que no nos debería importar soportar en vacaciones son las esperas, porque tenemos más tiempo libre. Sin embargo, tanto adultos como niños seguimos desquiciándonos cuando tardan demasiado tiempo en servirnos la comida en un restaurante o cuando la fila para comprar una botella de agua es demasiado larga. Por eso, te proponemos que tras leer este poema hagáis un ejercicio de conciencia e intentéis tomaros las vacaciones con un poco más de calma y buen humor.

Si la espera se hace larga
a nadie un dulce le amarga.
Si la espera se hace corta
a nadie esperar le importa.
Pero si la espera es vana
me voy si me da la gana.

 

5. El viento y los pececitos. Poema para leer con tus hijos

Ideas de poemas cortos para disfrutar en vacaciones con tus hijos

Este poema suele hacer mucha gracia a los niños, ya que en parte se sienten un poco identificados: ¡a quién no le gustaría convertirse en pececillo para poder jugar con las olas y las corrientes marinas! Tras leer esta poesía, te proponemos seguir disfrutando de otras poesías infantiles sobre el mar escritas por Marisa Alonso.

Con tanta fuerza soplaba
en el mar un día el viento,
que fueron a protestar
los peces con aspavientos.
 
Pero los más pequeñitos
en grandes olas subidos
que soplara con más fuerza
le pidieron divertidos.

 

6. El Tyranosaurus Rex. El poema favorito de los niños

Si hay algo que fascina a los niños más pequeños, eso son los dinosaurios. Sus fuertes garras, sus dientes poderosos, sus pequeños y feroces ojos... ¡No les dan ningún miedo! Tras leer este poema sobre el Tyranosaurus Rex, podéis seguir investigando sobre él y sobre el resto de los dinosaurios.

Hace muchísimos años
un dinosaurio famoso
habitó en nuestro planeta
¡Mucho más grande que un oso!
 
Era un lagarto terrible,
con fuertes patas y dientes,
alto como un edificio,
pero entonces, muy corriente.
 
Con cola larga y pesada,
era voraz y feroz
y a pesar de su tamaño
un dinosaurio veloz.
 
Era el rey de los lagartos,
depredador y carnívoro
y por eso en el Cretácico
el animal más temido.

 

7. El niño y la gaviota. Poemas cortos para vacaciones

Actividades para acompañar estas poesías infantiles

Las gaviotas son aves muy curiosas por su forma de comportarse. ¿No os ha ocurrido nunca que habéis ido a la playa y os habéis encontrado algunas huellas de este ave? ¡Qué graciosas! Por eso, a partir de este poema podéis jugar al juego de las pisadas, para el cual tenéis que intentar descifrar a qué animales pertenecen las distintas huellas que encontréis en Internet.

Entre las olas del mar
se columpia una gaviota
y el niño desde la playa
le ha lanzado su pelota.
 
De las olas a la arena
los dos se han puesto a saltar,
de la arena hasta las olas,
no han dejado de jugar.

 

8. El mero friolero. Versos para reír

¿Sabe tu hijo que es un mero? ¿Y un lenguado? ¿Y una trucha? Este poema protagonizado por un simpático pez que siempre tiene frío puede daros pie a investigar sobre los distintos tipos de peces que hay en los mares y en los ríos. ¿Cuál os parece más bonito? ¿El pez payaso? ¿El pez cirujano? ¡Intentad dibujarlos nadando y pasándolo bien en el mar!

Hay en el fondo del mar
un mero que es muy friolero
y está metido en la cueva
con chaqueta y con sombrero.
 
Como dentro de la cueva
todavía tiene frío,
se ha acercado un pez manta
y le ha servido de abrigo.

 

9. En un barco de papel. Poema de amor

Poemas cortos para leer con los niños en vacaciones

Ay... ¡el amor! Este sencillo poema habla sobre un caracol y una caracola se enamoran. Por qué no inventáis vuestro propio poema en el que los amantes sean otro tipo de animales. Podéis escoger la especie favorita de tu hijo e inventar una historia (en prosa o en verso) que narre cómo se conocieron y enamoraron.

En la arena de la playa
un caracol escribió
en un barco de papel
un bello cuento de amor.
 
De la proa hasta la popa
fue arrastrado por las olas,
y el cuento del caracol
le llegó a una caracola.
 
Contenta la caracola
hizo una bella canción
y nota a nota en el barco
se lo mandó al caracol
 
Cuando vio el barco en la arena,
el caracol cautivado
quedó al escuchar las notas
y al instante enamorado.
 
Por eso unieron sus vidas
caracol y caracola,
por un barco de papel
que llevó y trajo las olas.

 

10. El manzano. Poema con valores para los niños

Muchas familias, en lugar de irse al mar de vacaciones se van a alguna ciudad o a su pueblo. ¡Qué buenas vacaciones se pasan con la familia en los pueblecitos! Este poema va dedicados a todos ellos, aunque también transmite un mensaje muy poderoso sobre la codicia y la falta de generosidad. Tras leer este poema, podéis organizar vuestra propia obra de teatro a modo de juego e imaginaros que sois vosotros esos dos hombres enfadados.

Entre dos pequeños pueblos
un gran manzano nació,
daba manzanas hermosas
pero al día, solo dos
 
Los hombres que allí vivían
las dos manzanas querían
y discutían entre ellos
sin buscar paz y armonía.
 
El manzano al ver aquello
no entendía qué ocurría,
compartir era mejor
que no comer ningún día
 
Pero solo había riñas
por eso decepcionado,
dejó de dar las manzanas
y murió muy arrugado.

 

11. Otro rumbo. Curioso poema sobre el mar

Los mejores poemas infantiles sobre el verano

Hasta en verano, cuando prima el buen tiempo, puede levantarse un poco de aire que nos acaba cambiando los planes. Y esto es precisamente lo que les ocurre a los protagonistas del siguiente poema.

Una ráfaga de viento
con fuerza empuja las olas
y ha llevado hasta la arena
a una bella caracola.
 
Despistada y aturdida
ve a un colorado cangrejo
que boca abajo la mira
arrugando el entrecejo.
 
Luchando contra corriente
un velero va tumbado.
La fuerza del mar y el viento
igual el rumbo ha cambiado.

 

12. Banda ancha. El poema más gracioso para las vacaciones

En vacaciones, cuando tenemos más tiempo libre, pasamos más tiempo en Internet, con el móvil, con la tablet, con los videojuegos... Si bien tenemos que limitar y controlar el uso de las nuevas tecnologías que hacen nuestros hijos, estas también pueden inspirar para crear un poema tan divertido y original como este.

El ordenador de casa
acaban de conectar.
Mi hermano busca noticias
porque se quiere informar
y mi padre unas recetas
para poder cocinar.
Y yo acabo de escuchar
que tenemos «banda ancha»
y llega buena señal,
pero aunque mucho he buscado
no la he podido encontrar.