Las madres deberían irse de vacaciones solas sin niños una vez al año

Los psicólogos recomiendan a las mujeres desconectar de vez en cuando de su vida familiar

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe
La maternidad es maravillosa, una experiencia que animo ciegamente a que toda mujer experimente, aunque también puedo entender a aquellas personas que han decidido no adentrarse en esta montaña rusa. Y es que ser madre es un trabajo de tiempo completo con horas extras constantes y recesos limitados. Mucho se ha escrito y se ha dicho sobre lo demandante que es este papel que adoptamos las mujeres, y lo último que he leído y me ha encantado (ya estoy preparando la maleta) es que las madres deberían irse de vacaciones solas sin niños una vez al año. ¿A que sería genial? 

El estudio que invita a las madres a irse de vacaciones sin niños una vez al año 

las madres deberían irse de vacaciones solas sin niños una vez al año

Se acercan las vacaciones estivales y sueño con esos días en los que estaré en la playa tirada en mi toalla, tomando el sol después de haberme untado bien de crema, dando paseos agarrada de la mano de mi marido por la orilla del mar...

Por desgracia, se trata de eso, un sueño, porque desde que hace ocho años di a luz a mi primera hija y cuatro después a la segunda, esa estampa tan idílica se ha sustituido por carreras para que no se metan solas en el agua, regañinas para que hagan la digestión y juegos para construir el castillo de arena más grande. Quizá este año mis días de descanso sufran modificaciones, aunque aún no estoy muy segura de sí podría pasar más de un fin de semana, con sus días y sus noches, sin la presencia de mis pequeñas.

No me imagino irme de vacaciones con amigos y sin mis hijas correteando alrededor de mí, pero es cierto que puede ser una excelente forma de relajarme y de desestresarme de mi día a día, que se fundamenta en tres pilares: trabajo, casa y niñas.

Según la profesora de psicología, Nava Silton, estas interrupciones o parones en la vida de una madre son esenciales para el bienestar de la mujer y, por lo tanto, también son buenas para los niños y la pareja. 'La maternidad puede ser muy estresante, ya que se trata de pequeños momentos de tensiones donde se pretende hacer mucho en poco tiempo, explica y añade: 'Creo que es realmente importante que las madres se rejuvenezcan y se aireen un poco, e irse de vacaciones puede ser una excelente forma de hacerlo'.

Al parecer esto que suena como algo inalcanzable se ha convertido en una tendencia que, poco a poco, se está extendiendo por todo el mundo y que se ha bautizado con el nombre de honeyboomer, padres y madres de 40 y 50 años que buscan un descanso y se van de vacaciones sin sus hijos. Nadie debería juzgarles por ello y quizás sí que deberíamos tomar ejemplo, sobre todo, si eso nos va a permitir, a la larga, estar más relajados y poder disfrutar más de nuestros pequeños. ¿No es eso tiempo de calidad?

Razones por las que sí deberías irte de vacaciones tú sola

irse de vacaciones sola sin niños

Buscar un destino al que siempre hayas querido ir, baja la maleta del armario, mete tus mejores galas porque... ¡de este año no pasa: te vas de vacaciones sola sin tus hijas y la compañía de tus amigas! ¿Que aún no estás convencida? Tranquila, aquí estoy yo para demostrarte los beneficios que tiene materializar esta idea:

- Serán solo 48 horas, pero el efecto que van a tener en ti será increíble. A la vuelta te notarás más positiva y, sobre todo, con las pilas recargadas para seguir interpretando el mejor papel de tu vida.

- Tu hijos empezarán a entender qué es ese concepto que escuchan a menudo en casa, en la escuela, en el parque o en la televisión: conciliación familiar. 

- Volverás siendo mejor persona y dándote cuenta del valor real que tienen las cosas y la importancia de disfrutar cada minuto, cada día y cada momento que la vida nos tiene preparado.

- Este pequeño 'break' dentro de tu rutina establecida te permitirá a ti y al resto de tu familia recolocaros un poco y daros cuenta de cuál es el papel de cada uno dentro de vuestro clan. Y si hay algo que cambiar, ¡este es el instante de hacerlo!

- Te devolverá energía, salud y te quitará estrés, y todo sin necesidad de ningún tipo de medicamento o tratamiento. ¿Se puede pedir algo más?

- Durante este descanso, tendrás la oportunidad de reencontrarte contigo misma y de hacerte algunas preguntas sobre quién eres o qué es lo que quieres, para darle un nuevo sentido a tu vida.

- Cambiarás tu punto de vista, volviéndote más adaptable y flexible y aprendiendo a reírte de las cosas para  quitarle dramatismo a cada acción. 

Todas nos merecemos un descanso y si, además, es por el bien de una misma y de los que nos rodean, no podemos más que hacer caso a este estudio y ponernos rumbo a la felicidad.