Por qué las madres dicen que no irían de vacaciones con sus amigas

Qué hacer con niños cuando vas de viaje a la playa o a la montaña

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Si algo me ha enseñado la maternidad y, sobre todo, mis dos hijas, es a ser una persona más tolerante y a no juzgar a los demás por su conducta o comportamiento. ¡Quién soy yo para criticar si una mujer decide irse sola de vacaciones con sus amigas y sin sus hijos y marido! O, por el contrario, qué gano yo con opinar (a favor o en contra) sobre aquellas madres que dicen que no se irían de vacaciones con sus amigas. La explicación está en cómo cada una vive la maternidad, y es que no hay una única manera de ser madre, ¡hay tantas como mujeres habitan en este mundo! Y eso es lo bonito de esta aventura que muchas decidimos emprender. ¡Somos diferentes!

Las razones por las que algunas madres dicen que no se irían de vacaciones con sus amigas

madres dicen que no irían de vacaciones con sus amigas

Algunas madres, para sentirse mejor y más animadas, necesitan tener su momento para ellas. Evadirse de todo lo que la crianza de un niño supone durante un tiempo para recargar pilas y volver con más energía. En cambio, hay otras que lo organizan todo alrededor de su familia, ¡y no pasa nada!

Es como aquella madre que trabaja en casa y no necesita nada más, o las que no han querido que el hecho de tener hijos haya frenado su carrera laboral. ¿Cuál es la mejor opción? Aquí no hay poli bueno ni poli malo; aquí los extremos no funcionan; aquí no hay blanco, negro o grises; aquí lo único que es cierto es que cada una tiene que hacer lo que su corazón le dicte. 

Hace unos días escribía un artículo títulado 'Las madres deberían irse de vacaciones solas sin niños una vez al año', basado en un estudio realizado por una profesora de psicología en Marymount Manhattan College (Nueva York). Recuerdo que se lo mandé a mi amiga Carolina -esas personas que la vida pone en tu camino por algo bueno- y su respuesta fue: '¿48 horas sin tus ratones? ¡Tú no aguantarías ni 4,8 horas sin ellas!

Y creo que algo de razón tiene porque admito y confieso que, aunque me apetece un montón organizar una viaje de chicas y hasta busco lugares y hago propuestas en el grupo de whatsapp de mis amigas, aún no he cortado el cordón umbilical con mis pequeñas y, muchas veces, termino rajándome y cambiando una escapada de fin de semana por un café o una cena de un par de horas.

Y, parece ser, que no soy la única que piensa así porque habéis sido muchas las que nos habéis comentado y argumentado en nuestro Facebook  por qué no os irías de vacaciones solas con vuestras amigas. ¿Quieres saber los principales motivos? 

1.  'Cuando he viajado sola, lo que siempre me repito es 'A mi hija le encantaría esto y esto, y aquello, así que prefiero traerla conmigo y que disfrutemos juntas. Ellos crecerán y se irán. Hay que aprovechar ese tiempo con ellos. Si es verdad que nos cansamos, pero eso es ser madre: cuidarles, amarles y darles nuevas experiencias' (Hildja Js).

2. 'Si me lo paso muy bien con ellos, ¡¡¡como dejarlos!!!! A lo mucho unas horitas para un café, pero un día y otro y otro creo que sería un sufrimiento' (Eri Bullele Castillo). 

3. 'Es tan maravilloso el privilegio de ser madre que en lo único que piensas es en disfrutar esa experiencia y pasar todo el tiempo del mundo con tu familia. Después crecen y se van en busca de su propia familia' (Rosita K-rreon). 

4. 'A veces me dan ganas, pero después pienso que los extrañaría mucho' (Wendy Anglade). 

5. 'Simplemente no quiero y no deseo estar lejos de ellos. Me gusta la etapa en la que estoy y disfruto de ella con mis hijos porque en un abrir de ojos todo cambiará. Cuando crezcan, tendré todo el tiempo de mi vida para viajar. (Ana Arriaga).

6. 'Extrañaría tanto a mi bebé y a mi esposo que me regresaría antes de llegar. ¡Ellos son mi vida! (Febe Ruth). 

7. 'No podría jamás, porque no andaría tranquila sabiendo que no está conmigo, así que no serían para nada unas vacaciones relajantes. Definitivamente prefiero ir con ella'. (Ellen Seron). 

8. 'La idea es excelente, pero no me imagino estar lejos de mi hijo, ¡no estaría tranquila! Todo el tiempo estaría pensando si ya comió, ya se bañó o que estará haciendo. (Veronik Aguilar). 

9. 'Desde mi punto de vista, se me hace muy egoísta querer salir y disfrutar sin la familia, esto hace parecer como si la familia fuera como una piedra en el zapato para ser feliz'. (Yadira Galindo).

Planes para hacer con niños en vacaciones vacaciones con niños y sin amigas

Las vacaciones con niños pueden ser un buen momento para que la familia salga de la rutina, abandone el estrés diario de colegio-trabajo, extraescolares, deberes, tareas de la casa y vuelva a reconectarse. En este tiempo de asueto no hace falta organizar nada, ¡simplemente dejarse llevar! 

Como en algunos casos es necesario tener un plan B, aquí van algunas sencillas ideas que puedes hacer con los niños la próxima vez que vayáis de vacaciones y que os unirán más:  

- Viaje al pasado
¿Sabe tu hijo cómo eras tú a su edad? Quizás en uno de los paseos que hagáis por la playa o por la montaña puedes echar la vista atrás y confesarle que eras igual de trasto que él.

- Escribir un diario
Las vacaciones son siempre especiales. ¿Por qué no inmortalizar todos estos buenos momentos que os esperan por delante en un diario? En él podréis incluir vuestras mejores fotos, también los tickets de los lugares que visitéis, algún objeto (una concha o una flor seca) y, por supuesto, tenéis que escribir en sus hojas vuestros mejores momentos.

- El juego de la bola del mundo 
Te proponemos que te hagas con un mapa mundi y que, destino al que vayáis, lugar que tachéis en vuestro mapa mundi. ¡Será divertido ver cómo vais dejando huella por el mundo!

- Maratón de risas
¡Está más que demostrado! Reír libera a nuestra mente de energías y de pensamientos negativos. ¿A que estás esperando para montar el I encuentro de risoterapia en familia? Os podéis hacer cosquillas, contar chistes, imaginaros en situaciones raras... ¡Todo sirve para reír sin parar!

- Dibujar para conoceros
¿Quieres saber qué opina realmente tu hijo de ti? Probablemente se lo hayas preguntado y, probablemente también, apenas haya emitido unas onomatopeyas inconexas sin añadir mucho más. Si realmente quieres saber algo sobre tu hijo, ¡dile que lo pinte! Una mañana o una tarde, sacad folios en blanco, pinturas variadas y dibujaros unos a otros. ¡Os sorprenderéis con el resultado!