5 frases que no debes decir a tu hijo cuando llora

Por qué no debes regañar a tu hijo si llora

Alba Caraballo Folgado
Alba Caraballo Folgado Directora de contenidos

El lloriqueo es una herramienta que utilizan los niños para llamar la atención sobre los padres. También es una respuesta a las situaciones que no puede controlar o evitar, ya sea tener hambre, sueño o estar cansado.

Estas lágrimas y quejidos pueden resultar desesperantes a los padres y nos puede llevar a cometer errores y decirles cosas equivocadas que pueden dañar su autoestima. En Guiainfantil.com te contamos qué cosas no debes decir a tu hijo cuando llora.

Si tu hijo llora... ¡nunca le digas estas frases! 

Frases que no debes decir a tus hijos si lloran

 

1- "No llores" o "deja de llorar de una vez": con estas frases estamos enseñando a los niños que llorar es malo. Si regañamos a los niños por llorar comenzarán a reprimir sus emociones, a no mostrarlas ni exteriorizarlas, y esto les llevará a ser adultos que no manejan bien sus sentimientos, no sabrá controlar sus emociones. ¿Qué hacer? Es preferible preguntarle por qué llora, darle apoyo, abrazarle y hacerle sentir querido.

2- "Como sigas llorando te voy a dar yo para que llores con razón": estamos amenazando al niño con un castigo físico, si además lo llevamos a cabo estamos incurriendo en un gran error que es educar con violencia y admitir la agresión como parte de la educación del niño. Estaremos dando pie para que ellos mismos empleen la violencia como respuesta ante determinadas situaciones. ¿Qué hacer? Darle nuestra atención y mostrar que nos preocupa lo que le ocurre, decirle que puede contarnos por qué llora y le ayudaremos a solucionarlo.

3- "Los chicos no lloran": un mensaje sexista y trasnochado. Llorar no tiene sexo, lloran las niñas, lloran los niños e incluso lloran los adultos. Es la expresión de una emoción que no es mala ni pertenece al sexo masculino o femenino. Frases como "no seas una nena" crea niños que reprimen sus emociones y no las exploran, algo fundamental durante el desarrollo de una persona. ¿Qué hacer? Evitarlas siempre y educar a los niños en la igualdad.

4- "No exageres": estamos restando valor a las emociones y acontecimientos que pueden hacer llorar a un niño. Si le decimos que no es para tanto lo que les sucede, ya sea que llore por no ir al parque o porque se le rompió su muñeco favorito, estamos lanzando un mensaje. No les estamos dando la comprensión, ni el apoyo que necesitan. Por lo tanto, no acudirán a nosotros cuando les suceda algo. ¿Qué hacer? Ser siempre esos oídos y hombro en el que llorar y poder desahogarse, hacerles saber que pueden contarnos sus problemas y estaremos allí para comprenderles.

5- "Si lloras, vete de mi vista": lejos de fomentar un vínculo con el niño, estamos creando desapego. Estamos diciendo a los niños que cuando lloran, no pueden recurrir a nosotros, que no estaremos para atenderles o escucharles. ¿Qué hacer? Comprender a los niños, reconocer que su falta de madurez o un mal momento pueden llevarle a tener un berrinche y que lejos de apartarle de nuestro lado, tenemos que acercarle aun más, abrazarle y decirle cuánto le queremos.