Por qué mi hijo llora tanto - Cómo calmar el llanto de bebés y niños

Consejos para padres para comprender y gestionar a esos niños que lloran todo el rato

Carmiña Ruiz Medrano
Carmiña Ruiz Medrano Psicoterapeuta infantil

¿Otra vez? ¿Por qué mi hijo llora tanto y por todo? Esta es una pregunta desesperada que muchos padres y madres se hacen, ya que se sienten perdidos a la hora de entender y gestionar esta forma tan desagradable de sus hijos para comunicar sus necesidades o emociones. Al hablar de calmar el llanto debemos tener en cuenta si nos referimos a bebés o a niños, ya que las causas detrás de los gritos y lágrimas son muy diferentes.

No podemos olvidar que el llanto forma parte del lenguaje del bebé y del niño, es su forma de expresar sus necesidades y solicitar que sean atendidas. Los niños desarrollan su lenguaje primordialmente a través de las interacciones: el juego, la mirada y la primera es precisamente el llanto. Este no manifiesta una crisis, sino una situación de estrés que esta surgiendo en el momento y que precisa que sus cuidadores lo ayuden a calmarse.

¿Por qué los bebés lloran mucho y cuáles son las causas?

Y por qué los bebés lloran tanto

Cada niño es diferente por lo que hay que entenderlo de forma particular, tanto al propio pequeño como a su conducta. Sin embargo, hay cosas que ocurren en común a todos los niños. Una de ellas, son los llantos como forma de comunicarse o expresar sus emociones.

Vamos a centrarnos, en primer lugar, en cómo se manifiesta el llanto en las primeras etapas del bebé. Los recién nacidos lloran poco, pero a las 6 o 8 semanas se da un período de llanto durante el cual los bebés pueden llorar hasta dos horas y media al día.

Para los padres, sobre todo los primerizos, puede resultar tranquilizador conocer este dato, porque el llanto puede resultar muy complejo para ellos; es fácil sentirse desesperados por la imposibilidad de calmar al bebé, lo que afecta el estilo de interacción que construirán.

De hecho, seguro que has escuchado eso de 'deja que el bebé llore, que ya se cansará y parará'. Existía la leyenda urbana que decía que, si los padres cogen en brazos constantemente a sus bebés para calmarles el llanto, harán que sean mimados y 'blandos'. Sin embargo, ya ha sido ampliamente demostrado que dejar a los bebés llorar puede causarles un gran estrés y, a la larga, podría incluso afectar a su autoestima y confianza en los demás.

El llanto del bebé despierta una conducta visceral en los adultos que lo escuchan y puede resultar difícil de tolerar. A pesar de esto, la cumbre del llanto va del mes y medio a los 4 meses; si se puede superar este periodo, las cosas irán mejorando poco a poco. Con el paso de los meses, tu pequeño dejará de llorar tanto y de una forma tan desesperada.

[Leer +: Cuento para niños que no dejan de llorar]

¿Qué emociones hacen que los niños lloren tanto?

Cuando los niños lloran tanto que es desesperante

En el caso de los bebés que aún no saben platicar, el llanto es una forma de comunicarse con sus padres cuando algo no les gusta, se encuentran mal, tienen molestias, están incómodos, etc. Sin embargo, según los niños crecen, el uso del lenguaje adquiere más importancia y el llanto se convierte en un complemento para expresar sus emociones. A veces, los niños lloran por frustración, pero también por rabia, enojo, tristeza...

Ante esta variedad de causas detrás de un niño que llora sin parar, es normal que haya padres perdidos que se pregunten qué pueden hacer cuando su hijo o hija llore. A menudo, los niños utilizan el llanto constante como una forma de comunicar sus deseos y, como consecuencia, lo piden todo llorando; esto es desesperante.

A continuación te comparto algunas pautas que te pueden ayudar a entender el llanto de tu hijo y saber qué debes hacer (y qué no) cuando tu hijo llore tanto.

Pautas para calmar el llanto de los niños (y comprenderlo)

Calmar el llanto de los bebés y los niños

1. Escribe un diario personal para buscar las causas de los llantos
En un cuaderno, puedes escribir un diario en el que anotarás cada vez que tu hijo llore. No se trata de contabilizar el número de veces, sino de intentar buscar las causas más frecuentes detrás de los llantos. Por ello, cuando escribas en el diario, ten en cuenta las siguientes preguntas: ¿ha ocurrido algo concreto que ha hecho al niño llorar?, ¿relacionas esta conducta con algo en concreto?, ¿puede ser por hambre?, ¿faltó que durmiera?...

Tras este análisis, podrás sacar conclusiones y, a partir de ellas, establecer rutinas que tranquilicen al pequeño, por ejemplo a la hora de ir a dormir o comer. Así podrás responder mejor a lo que él necesita y ahorraros muchos conflictos.

2. Conoce bien a tu hijo, ¿qué le altera?
Es importante que descubras quién y cómo es tu nene: ¿es tímido?, ¿tiene un temperamento fuerte?, ¿es más sensible a los estímulos? Responder a estas preguntas te servirá de guía para entender su llanto y por qué lo presenta. Tal vez fueron al centro comercial y había muchas personas y esto lo altero, provocando que llorará sin parar (o, incluso, que tuviera una rabieta). Así elegirás los momentos y situaciones de los que él pueda responder de la mejor forma.

Aunque el diario o las preguntas anteriores son de gran ayuda, debes ir un paso más allá y convertirte en un detective de los llantos de tu hijo. Los detectives permanecen siempre observadores para averiguar aquello que buscan (en tu caso, los motivos por los que tu hijo llora tanto). ¡Presta mucha atención!

3. El proceso de auto-calmarse es fundamental
Aprender autocontrol o, más bien, aprender a calmarse a uno mismo es una habilidad esencial en el desarrollo del niño. Por ello, tras atender las necesidades de nuestro hijo, podemos retirarnos un poco (siempre asegurándonos que está en un lugar seguro) para comprobar si el pequeño sabe autocalmarse. Responder con ansiedad o rabia ante el llanto de nuestro hijo, no ayudará en nada. Por el contrario, no le estarás enseñando a manejar de forma adecuada sus emociones.

4. Responder empáticamente ante el llanto
Lo que necesita tu hijo cuando llora es que tengas empatía por él. Esto significa ponerse en su lugar y tratar de relajarle o hacerle cambiar el foco. Pueden servir gestos sencillos como: cantarle o bailar con él, leerle un cuento, decirle aquello que estás haciendo en ese momento ('Te estoy cambiando el pañal porque está sucio'), jugar, hablarle...

5. Poner un nombre a sus emociones
Enseña a tu hijo a identificar lo que siente en ese momento (¿cómo se llama esa emoción que le está haciendo llorar tanto?). El vocabulario o etiquetado emocional es el primer paso para que aprenda a manejar las emociones. Por ejemplo, 'Estás enojado porque querías que te comprará un juguete, lo entiendo; ¿qué te parece si jugamos con ese otro juguete que ya tienes en lo que llegamos a la casa?'.

6. Diferenciar tus propias emociones de las de tu hijo
Puede ser que tú, mamá o papá, estés tenso, triste, molesto y esto afecta la forma en la que interaccionas con tu pequeño, lo que puede provocar su llanto o tristeza. Si le explicas que estás agotado o que estás triste por el trabajo (y que no tiene que ver con él), entonces lo ayudas a distinguir lo que él siente y lo que tú sientes.

7. No etiquetes a tu hijo
Por mucho que tu hijo te desespere porque llora tanto, no caigas en ponerle etiquetas: 'Es un niño gritón', 'molesto', 'berrinchudo', 'difícil y exigente'. La conducta de tu niño responde a algo; algo le está ocurriendo. Recuerda que su desarrollo no es lineal y que algunos problemas desaparecerán, pero cuando lo marcas con tus palabras poniéndole una etiqueta, entonces puede crearse un vínculo de conflicto.

8. El llanto no es una ofensa personal
Tu hijo no llora para manipularte o molestarte; y con más razón si es aún pequeño. Es una condición humana, todos los niños y los bebés lloran, pero también sonríen.

9. Atiende tus propias necesidades
Busca tu tiempo de adulto (y de pareja) y da una prioridad a tus deseos personales. Cuando estás en paz contigo mismo y feliz, te será más fácil estar más tranquilo y responder de forma empática ante los llantos de tu niño.

Si no sabes cómo consolar el llanto de tu hijo, pide ayuda

Consolar el llanto de los bebés

Cuando una madre padece depresión posparto se le dificultará aún más conectarse y entender las necesidades de su hijo, lo que puede provocar que responda de forma negligente a su bebé cuando está llorando desconsoladamente. A menudo, esto termina haciéndolas sentir culpables por lo que les sucede.

Si los padres se sienten rebasados por la situación, como en el caso de la depresión, no pueden calmar a su bebé o si la conducta de tus hijos más mayores te resulta imposible de comprender, mi consejo más importante es el de no sentir vergüenza y solicitar ayuda a un profesional, amigos o familia, sobre todo personas que conozcan sobre los cuidados de los bebés y los niños.

No tenéis que transitar solos en lo que tu hijo necesita; así crecerá con salud emocional y podrán superar juntos los problemas que se presenten en sus primeras etapas de desarrollo.

Puedes leer más artículos similares a Por qué mi hijo llora tanto - Cómo calmar el llanto de bebés y niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: