La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés

Los niños se sienten más seguros cuando siguen hábitos saludables en su día a día

María Algueró
María Algueró Atención Temprana

Los niños necesitan seguir una rutina para sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Esta rutina establece horarios, pero además los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional que les proporciona un mecanismo importantísimo para su educación y para la construcción de su personalidad. La repetición de los actos cotidianos forman hábitos y la repetición de los hábitos forman virtudes, por eso son tan importantes, pero veámoslo con más detalles.

Beneficios de los hábitos y rutinas para niños y bebés

rutinas y hábitos del bebé

Los hábitos y las rutinas se deben poner a los niños desde que son pequeños, porque eso les va ayudar a desarrollar su personalidad y a crecer como adulto. Pero, ¿por qué son tan importantes? ¿qué beneficios pueden tener para ellos pero también para los padres?

1. Le aporta mucha seguridad
Para los niños todo es nuevo y desconocido y, en ocasiones, esto les puede crear muchísima inseguridad y despertarles algún miedo. Saber lo que tienen que hacer en cada momento les aportar muchísima paz y tranquilidad.

2. Serán personas más perseverantes y constantes
Los niños no conocen el orden de las cosas cuando nacen, por lo que los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera.

3. Les ayuda a descubrir el mundo
Se repiten rituales que ayudan a que el niño vaya asimilando un esquema interno que convierte su mundo en un lugar predecible y, por lo tanto, seguro.

4. Permite que se organicen mejor
Los niños aprenderán qué tienen que hacer en cada momento, lo que les convierte en personas más responsables. Por ejemplo, saben que tienen que entregar un trabajo para el colegio en una fecha determinada y trabajar para ello.

5. Mejoran el ambiente familiar
Si el niño aprende desde bien pequeño que es una cosa establecida y que hay que hacer, probablemente, en más de una ocasión, te evitarás una discusión innecesaria ya que lo verá como algo normal y como una orden tuya. ¡Se eliminarán las luchas de poder!

6. Les enseña valores como la cooperación
Habrás cosas que tendrá que hacer él solo, como lavarse los dientes, pero otras que se realizarán en grupo y eso os servirá de 'excusa' para trabajar en casa valores como la cooperación o la solidaridad.

7. Aprende a valorar las cosas
Las rutinas y los hábitos son buenos, pero también lo es la sorpresa. No pasa nada si un día os saltáis las normas; al contrario, eso mostrará al niño el valor de la vida.

[Leer +: Claves para poner hábitos y que funcionen]

Diferencias entre hábitos y rutinas para los niños

lo mejor de las rutinas

- La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que no permite modificación, es decir, es inflexible; por ejemplo, colgar la bata en la percha antes de salir de clase.

- El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, abrocharse.  Según Antonia Fernández Gutiérrez, 'son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes.El hábito bien adquirido y usado nos permite hacer frente a los acontecimientos cotidianos'.

- Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar como la escolar.

Cómo podemos los padres establecer rutinas en casa con los niños

hábitos para niños y padres

Existen unas parcelas de la vida de los niños donde es muy importante establecer rutinas y hábitos. La alimentación, el sueño y la higiene son los primeros hábitos que tienen que aprender los niños.

Según el psiquiatra y el educador austríaco, Rudolf Driekurs, 'la rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad'. Y, la gran pregunta, ¿cómo conseguirlo? ¡Aquí tienes algunos consejos!

- Conseguir que el niño duerma solo y en su habitación
Que el niño pueda descansar por la noche es vital para que al día siguiente consiga rendir en el colegio. Su descanso, además, repercute directamente en el de los padres y en el estado de ánimo de todos. Por eso es importante que apliquemos hábitos de sueño infantil.

Los pequeños se irán a dormir después de cenar, pero no tiene por qué ser inmediatamente. Los niños necesitan un tiempo de tránsito entre la cena y el dormir y, en este momento, se pueden hacer actividades que les relajen como contarles un cuentos o darles un masaje.

También puedes hacer algún ejercicio de respiración para que vayan encontrando su paz interior o que escuchen algo de música. Todo esto se haría, por supuesto, después de que se laven lon dientes, hagan pis y tengan el pijama puesto y, sobre todo, con la habitación en luz tenue.

- Lograr que el niño coma sano
Los hábitos para una alimentación saludable se pueden establecer desde que la madre está embarazada porque el niño puede llegar a percibir en el útero diferencias entre alimentos dulces y salados. Ya cuando llega a esta mundo, debemos establecer unas pautas fijas como no ofrecerles alimentos muy azucarados, cocinar siempre en casa, no abusar de las grasas saturadas y darles cinco piezas de frutas y verduras al día.

Y es que la alimentación influye en la salud física y mental de los niños y, por tanto, en su óptimo desarrollo. De ahí que unos hábitos de alimentación saludables deben ir obligatoriamente acompañados por una actividad física constante.

- Trucos para establecer hábitos de higiene saludable
En la misión que tenemos como padres de establecer rutinas y hábitos en el día de nuestros hijos no nos podemos olvidar que nosotros somos el espejo donde ellos se miran, ¡debemos dar ejemplo! Si nos ven lavarnos las manos antes y después de cada comida, tras ir al baño o en el momento de cocinar, ¡ellos también lo harán! Lo mismo ocurre con la higiene dental. Lavarse los dientes tras el desayuno, la comida y la cena es vital para mantener nuestros dientes sanos. Si lo haces, ¡te copiarán!

Puedes leer más artículos similares a La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.