Qué hacer si el niño lo pide todo gritando y llorando

Qué hacer si mi hijo quiere conseguir todo por medio de gritos y llantos

El llanto es la primera forma de comunicación del bebé, es su manera de expresar disgusto, malestar, hambre, sueño o enfado. No siempre es fácil para nosotros detectar si llora por un cólico de gases o porque tiene hambre, así que nos movemos en un espacio de prueba-error.

A medida que crece el bebé adquiere otras habilidades de comunicación y ya no necesita llorar para expresar que tiene hambre, simplemente lo pide. Sin embargo, algunos niños lloran y gritan para conseguir cualquier cosa que se propongan o necesiten. ¿Por qué el niño lo pide todo gritando y llorando y qué puedo hacer para solucionarlo?

Cuando el niño lo pide todo gritando y llorando 

Cuando el niño lo pide todo gritando y llorando

Esta semana una mamá me comentaba desesperada que su hija estaba en esa fase en la que todo lo pedía a gritos, ella no cedía pero su pareja sí. De hecho, fuimos testigos esa misma tarde de unos 6 episodios en los que la niña intentó salirse con la suya empleando este método.

Cuántas veces hemos sufrido en carnes propias como nuestros hijos gritaban y lloraban porque querían subirse a ese columpio donde estaba otro niño, deseaban un juguete nuevo o se empeñaban en ir en brazos pese a que su peso ya lo impide. Cuando el niño lo pide todo gritando y llorando es realmente irritante y desesperante. Puede incluso producir un efecto bucle y te descubres tu también pidiéndole a gritos: "¡quieres dejar de gritar y llorar!" 

Cuando el niño ya no es un bebé y puede comunicarse mediante la palabra con un adulto, el llanto suele ser una forma de llamar tu atención, de conseguir lo que desea o incluso de expresar celos ante la llegada de un hermano. En muchas ocasiones los padres cedemos ante esta conducta para que el niño deje de gritar y así evitar el bochornoso momento. Pero, ¿es lo correcto?, ¿cómo actuar si el niño lo quiere conseguir todo a base de gritos y llantos?

- La primera regla que nos dan los expertos es: no ceder a todos sus deseos, sobre todo si el niño lo pide de forma incorrecta, porque nuestro mensaje para él es que es la manera de proceder para conseguir algo. Se acostumbrará a pedir las cosas de esa manera, porque le resulta efectivo.

- Cuando el niño nos pide algo de forma correcta debemos escucharle y atenderle, de lo contrario, subirá al siguiente escalón para hacerse oír: los gritos y llantos.

- Cuando esté gritando y llorando le debemos decir que no le entendemos, "no puedo escuchar lo que quieres si me lo pides así, cuando estés más calmado me lo explicas". Pensaréis que es muy fácil de decir y difícil de realizar, sin embargo, fue uno de los primeros consejos que me dio una amiga psicóloga y sí... ¡funciona! 

- Analizar si estamos prestando la atención adecuada a nuestro hijo, quizás sea su manera de expresar que siente relegado ante la llegada de un hermano, si pasas el día mirando al móvil más que a él o si no le dedicas tiempo suficiente.

- Comprueba si en tu entorno los abuelos, tu pareja o la cuidadora responde al niño a pesar de que pida las cosas a gritos y habla con ellos. Es importante ponerse de acuerdo en la línea a seguir.

- Si estás en la calle, en la piscina o en el centro comercial y el niño a la primera de cambio te pide algo gritando y llorando, aguanta el chaparrón. No cedas para evitar las miradas de los demás, ni hagas caso a quien te dice que le des lo que pide para que deje de llorar. Mantente firme porque será la forma de enseñar a tu hijo a erradicar esta actitud y a buscar otras formas de comunicar sus deseos.