Cómo poner normas y límites a los niños de 2 años

Cómo establecer normas y límites para los niños más pequeños

Los dos años... ¡los terribles dos años! Todos hemos pasado por eso, aunque no nos acordemos. Es esa edad en la que el bebé deja de ser bebé, pero no quiere ni sabe hacerlo. De pronto descubre que puede decir No y que puede intentar salirse con la suya a golpe de rabieta... aunque no siempre lo consigue, y un sentimiento de frustración y rabia se apodera de él. 

Esta edad, dicen los psicólogos, es similar a la de la preadolescencia, etapa en la que el niño dice un adiós sin retorno a la infancia. Una etapa de maduración, compleja y exigente. Pero no perdamos los nervios. Aquí encontrarás fantásticos consejos de cómo poner normas y límites a los niños de 2 años... 

10 consejos para poner normas y límites a niños de 2 años

Cómo poner límites a niños de 2 años

Imagina que tienes de nuevo 2 años. Intenta meterte en la piel de tu hijo. Acaba de descubrir el mundo. Ya puede correr, hacer piruetas... pero el mundo es amplio, es más que amplio... ¡es enorme! Y aparece el miedo. Miedo a no saber en qué dirección ir. Miedo a perder la seguridad que tenía cuando era bebé. Miedo a fracasar. Miedo a tener que hacer todo por sí solo: comer, vestirse...

Si en esta etapa los padres no son capaces de mostrarle los límites, ese sendero que tiene que recorrer para madurar, el niño se sentirá perdido, totalmente desorientado. De ahí la importancia de poner normas y límites a los niños de 2 años, ya que les ofrece seguridad. Pero... ¿cómo hacerlo?

1. Ofrécele tareas en donde se sienta 'mayor'. Por ejemplo, no le des de comer... deja que lo haga él. Y poco a poco, deja también que se vista solo. A medida que gane en autonomía, se sentirá más seguro de sí mismo.

2. Marca las tareas que aún no puede hacer. A la vez que le dejas hacer tareas que para él supongan un logro, explícale cuáles no puede hacer todavía: planchar, ir a comprar solo... Así tendrá claro que hay cosas que puede hacer y otras no. Sin embargo, puedes añadir que muy pronto lo podrá hacer. 

3. Nunca le grites o te enfrentes a él ante una rabieta. Lo mejor cuando el niño está en pleno sofoco por un capricho, es mejor hablar con él cuando se calme. Es inútil intentar frenar un tornado con una linda palabra o con un grito. Ofrécele cuando se calme tu cariño y comprensión pero no accedas a sus peticiones. Entenderá que en la vida no se puede conseguir todo por un ataque de rabia.

4. Usa normas claras y directas, sin rodeos. Frente a los padres que prefieren 'invitar' a los niños a hacer las cosas... a los dos años, las normas deben ser claras y firmes: 'recoge tu cuarto'; 'Es la hora del baño'. Y no: '¿qué tal si recoges el cuarto?; ¿Te gustaría bañarte ahora?... ¡No! Usa los imperativos, pero de forma cariñosa, sin gritos ni tono amenazante, pero sí firme. Eso sí, puedes ir anticipando lo que va a tener que hacer, para que el cambio no le pille de improviso. Por ejemplo: 'te queda un ratito de juego y en seguida recoges'.

5. Usa el No. Hazlo por él. El No, claro y sin explicaciones adicionales. Esto no se hace, esto sí. 

6. Ayúdale a reconocer sus emociones. Para un niño pequeño no es fácil reconocer que siente ira, tristeza o miedo. Educa su inteligencia emocional y explícale por qué se siente de esa manera.

7. No uses las mismas armas que usa él. Tú eres el adulto. No le grites ni amenaces, porque entonces no entenderá por qué tú puedes hacerlo y él no y no harás más que crear confusión.

8. No le hagas sentir culpable. Sí, tiene una rabieta... ¿es tan malo? Aún está aprendiendo a manejar su ira y su frustración. Él no es culpable, ni nadie. Es un proceso madurativo, así que no se te ocurra decirle cosas como 'eres muy malo' o ' nunca aprenderás'.

9. Usa palabras positivas. En lugar de hablar de lo 'desordenada' que tiene la habitación, habla de 'lo bonita que estaría ordenada'. Recuerda, siempre en positivo.

10. La rutina le da seguridad. Sí, aunque te parezca poco importante, imponer ciertos horarios y rutinas, ayudan a imponer límites y normas en su vida y a que se sienta más seguro. 

Qué aprenden los niños de 2 años gracias a las normas y los límites

Poner límites a los niños

Con dos años, un niño comienza a formar su autonomía, también emocional. Si los padres imponen unas normas y límites correctos, al tiempo que le ofrecen cariño y favorecen su autoestima y confianza, conseguirán que durante esta etapa aprendan todas estas cosas:

- Que no siempre podrá salirse con la suya. Esto le será muy útil para un futuro. Aprenderá a superar la frustración. Entenderá que en la vida no está solo y que no está permitodo todo. Existen normas que hay que cumplir.

- Que una caída o fracaso no significa el fin. Aprenderá a ser perseverante, a esforzarse. Aprenderá a intentar las cosas una y otra vez hasta conseguirlo. Y sacará la conclusión de que el éxito al fin y al cabo se logra con dedicación y esfuerzo. 

- Los cambios pueden hacerte más fuerte. Un cambio no tiene por qué ser negativo. Puede ayudarte a crecer y a madurar. Los niños con 2 años aprenderán que de ese cambio van a salir fortalecidos, ya que serán más independientes y autónomos a pesar del sacrificio que en un principio supone para ellos. 

- A respetar a los demás. Los límites y normas no sólo se imponen por el bien propio del niño, sino por el bien común. Muchos están enfocados al respeto de los padres, los mayores y todas las personas que rodean al niño. 

- Que no son el centro del universo. Un bebé de 2 años piensa que todos están a su servicio. Sin embargo, esto cambia de forma brusca. Tendrán que entender que no sólo es el 'Yo'.