Los terribles dos años del bebé

Aprender a sobrellevar la etapa de madurez de los bebés de dos años. Claves para entender a un niño de 2 años

Alba Caraballo Folgado

La etapa de los dos años del bebé supone un cambio radical en su forma de ser, tanto es así que se la conoce como los terribles dos años. El bebé comienza a adquirir autonomía, tiende a querer imponer sus deseos y en su vocabulario se ha instalado el 'no'.

A los dos años, los niños recurren a las estrategias más desesperantes para llamar la atención de los padres: llorar, berrinches, pataletas, gritos... Es posible que ni el bebé sepa que le ocurre pero para que su nueva actitud no tenga un efecto devastador en ti, en Guiainfantil.com te ofrecemos unos útiles consejos.

Claves para entender a los niños de dos años

berrinche de niña

Los terribles dos años pueden comenzar en realidad un poco antes, alrededor de los 18 meses los niños ya comienzan a llamar la atención de los padres, a medir sus fuerzas y esta actitud puede extenderse hasta los 4 años. Es una fase normal que hay que pasar, aunque unos la viven con más intensidad que otros.

Se caracteriza porque el bebé se muestra caprichoso, egocéntrico, tiene rabietas, se enfada con facilidad, llora para conseguir sus objetivos... Todo ello se debe a que comienza a adquirir más autonomía, y todas esas nuevas habilidades que posee y que le dan más libertad, le impulsan a intentar conseguir todo lo que desea.

Es una fase pasajera pero que resulta desesperante y agotadora para los padres, sin embargo, sí hay ciertas actitudes y comportamientos que podemos tener con el niño para que aprenda a controlarse y esos terribles dos años sean un poco menos terribles.

Cómo actuar frente a los terribles dos años del bebé

- Crea rutinas
Al bebé le ayudará tener una vida ordenada y conocer lo que va a ocurrir en cada momento. Le aporta seguridad y confianza.

- No reacciones con violencia
Si tiene una rabieta o llora, intenta mantener la calma o incluso salir de la habitación un momento. Gritar al niño o castigarle no sólo no le enseña sino que es contraproducente. Es preferible enseñarle que mientras actúe así no le harás caso.

- Anticípate
Antes de que se desencadene una rabieta, intenta evitarla. Si conoces cómo va a reaccionar ante determinadas circunstancias es preferible evitarlas, al menos mientras no sepa controlar sus emociones.

- Dale cariño
Muéstrale afecto, es fundamental que los niños crezcan en un ambiente dónde pueden sentir el cariño y el amor.

- Normas
Empieza a crear normas y límites, pocos y fáciles, pero claros y entendibles para él e intenta que todo el mundo que tiene contacto con el niño siga esas mismas normas. 

- Dedícale tiempo
Pasar tiempo con los hijos, aunque sea poco es fundamental, estimula el vínculo y genera una relación cercana y de confianza.

4 cosas que NO debes hacer ante un berrinche de los niños

Los terribles dos años

A los dos años, los niños ya deben empezar a notar que no siempre conseguirás lo que quiere con llantos, pataletas, berrinches o rabietas. Deben empezar a aprender a expresar sus deseos y sus frustraciones de otra manera. Y ahí es donde el papel de los padres es importante. ¿Qué NO deben hacer cuando el niño empieza con los berrinches? Te contamos 6 consejos:

1. NO grites
Si gritas a tu hijo que también está gritando, no conseguirás cambiar nada, solo empeorarás la situación. El niño pide control y este control solo puedes darle tú. Así que mantente la calma. Quédate al lado del niño, déjale que llore y grite, y solo intervenga cuando él se calme. Así, él sabrá que mientras está en crisis tú no hablarás con él, solo cuando él pare.

2. NO cedas a sus deseos
No se debe dar a los niños todo lo quiere. Si no estás de acuerdo con lo que él quiere, no debes aceptar ni ceder a sus exigencias. El niño debe comprender que lo que él quiere es inaceptable y punto.

3. NO reproches al niño
Cuando el niño se calme, habla con él. No lo reproches, pero dile que entiendes su situación pero que su comportamiento no es el más adecuado para pedir o contestar por algo. Cuando él esté calmado, felicítalo por conseguir estar más tranquilo.

4. NO pierdas la paciencia
Se consigue ayudar a los niños a superar esta etapa con firmeza y paciencia. Sin esos dos ingredientes la crisis se tardará más en solucionarse. No pegues a tu hijo, no lo castigues severamente. Si te enojas, mejor ausentarse un poco, respirar para controlarse y luego volver.

Puedes leer más artículos similares a Los terribles dos años del bebé, en la categoría de Etapas de desarrollo en Guiainfantil.com.