Los terribles 2 años de los niños en realidad no son tan terribles

8 razones que demuestran que los terribles 2 años de tus hijos también son maravillosos

Beatriz Martínez

Que sí, que sí, que los 2 años son todo un desafío. Los terribles 2 años de los niños, les llaman. Te lo digo yo, que los niños, por muy tranquilos que parezcan, de repente y sin avisar, desobedecen, tocan todo, dicen siempre que NO, gritan, chillan, patalean y hacen alarde de sus rabietas incluso en el supermercado. Seguro que todos estos argumentos los has oído más de una vez o lo has dicho tú misma.

No vamos a quitarte la razón, esta etapa, también conocida como aDOSlesencia, es intensa pero vamos a intentar que lo veas desde otro punto de vista. Los terribles 2 años, en verdad, no son tan terribles, y estas son las razones que lo demuestran. ¡Verás que bien te sientes cuando acabes la lectura!

Por qué se les llama los terribles 2 años de los niños

Los terribles 2 años de los niños

¿Por qué los niños se comportan tan diferente cuando cumplen los 2 años? Pues, sencillamente, porque ganan consciencia de sí mismos, de su 'yo' como persona independiente que no está pegada a papá y mamá todo el tiempo, es decir, aprenden a tener personalidad. Todo ello sin olvidar que son exploradores con cada vez más ganas y más capacidad de moverse y de tocarlo todo.

Nuestros hijos experimentan un gran desarrollo en sus primeros años de vida, lo que les lleva a comportarse de manera diferente en cada etapa de su infancia.

Te cuento esto porque quiero que entiendas que esas cosas que a los adultos nos parecen tan terribles, ellos, los niños de 2 años que aún no han dejado de ser bebés, no las hacen ni para manipularnos, ni para molestarnos, ni porque quieran desobedecer siempre ni nada de eso. Así que, sí, hay que poner límites acordes a su edad, pero nada de pensar que si se comporta así ahora de adolescente será todavía peor.

Cómo suelen actuar niños y niñas en estas edades

Acompañar a los niños de 2 años

Ya te lo sabes, pero solo por si eres madre primeriza y tu bebé aún no ha llegado a los terribles 2 años, la peor etapa, la 'pequeña adolescencia' y esas cosas que ya estarás escuchando por ahí, te cuento que, de dos a tres años, los niños suelen ser más intensos de lo normal:

- Pueden tener rabietas, por supuesto que las tienen, es una forma más de expresar cómo se sienten.

- Protestan por casi todo y se vuelven más testarudos.

- Adoran decir NO a todo lo que los mayores les digan.

- Si les dices 'quítate los zapatos que está llenos de barro', ellos harán lo contrario y correrán por toda la alfombra.

- Les encanta probar aquello que les has prohibido, ¡no lo pueden evitar!

[Leer +: Guía de supervivencia para la crisis de los 2 años]

Los terribles 2 años de los niños no son tan terribles

Los terribles 2 años de los niños no son tan terribles

¿Qué podemos hacer? Pues, para empezar, tener paciencia, intentar ponernos en su lugar, crear hábitos y rutinas para que el pequeño 'adolescente' se sienta seguro y centrarnos en las cosas maravillosas que tiene esta edad, que no son pocas.

Tal y como indica el informe 'Consejos de crianza positiva para el desarrollo saludable del niño' de los Centros para el control y la prevención de Enfermedades del Gobierno de Estados Unidos, la etapa de los 2 a los 3 años puede ser complicada, pero también es muy emocionante dado que los pequeños experimentarán grandes cambios intelectuales, sociales, afectivos y de aprendizaje. ¡Es un gran momento!

Te acabarás dando cuenta de que la terrible crisis de los años en realidad no es tan terrible como la pintan:

1. Su amor es incondicional
Siempre lo ha sido y siempre lo será, pero es que a los 2 años te lo muestran de una forma tan sincera que se te caerá la baba. Y sino espera a ver esos abrazos tan increíbles o cuando te cogen de la mano para no te vayas de su lado.

2. Te dan besos y más besos
Y lo hacen no solo porque te quieran con locura, sino también porque es su juego favorito, créeme, también se va a convertir en tu juego preferido a partir de ahora.

3. Les encanta dormir acurrucados a tu lado
Mi hija, que ya casi ha llegado a los 3 años (de verdad que no quiero que crezca ni un minuto más) le encanta decirme que le acurruque ('acuca' son sus palabras exactas) a la hora de la siesta y, ¿qué hago yo? ¡Pues abrazarla todo lo que puedo!

4. Su forma de hablar es la más tierna del mundo
Saben hablar pero no del todo así que palabras como la de antes de 'acurruca' y otras tantas de 'te quiero' con alguna letra menos y cosas por el estilo a ti te sonarán a música celestial. Y no solo eso sino que te hará reír cada dos por tres con sus invenciones lingüísticas.

5. Recuperas tu inocencia
¿Sabes esa inocencia tan maravillosa que tienen todos los niños a estas edades? Pues, cuando vives la de tus hijos, es como si de repente recuperaras la tuya.

6. Los dos años de tus hijos te harán ver lo que en verdad es importante
Sabes que en la vida hay unas cosas que son más importantes que otras, sin embargo, debido al ritmo actual y las prisas que no nos dejan ni a sol ni a sombra, se nos olvida. ¡Pues ahí estará tu hijo para recordártelo una y mil veces! Te dirá, así, sin usar palabras, que lo que de verdad vale es estar con la familia y pasar tiempo de calidad juntos, ¡cuánto más mejor!

7. Tienes otra perspectiva de la vida
Una que ya creías olvidada que es, simplemente, la de que no tiene por qué estar todo tan ordenado siempre, que si hay cosas por recoger pero tú te sientas en el suelo con tu hijo a jugar y desordenar todavía más, no pasa nada de nada, al contrario, serán momentos de felicidad que no tienen precio.

8. Te muestran que todo puede ser divertido
Desde un baño antes de cenar, hasta un paseo por el parque pasando por una tarde de juegos en casa, todo es susceptible de ser divertido y de arrancarnos una sonrisa, solo tienes que fijarte en tu hijo para descubrirlo.

¿A qué los 2 años empiezan a perder un poco su mala fama? ¡Esperamos haberte sido de ayuda!

Puedes leer más artículos similares a Los terribles 2 años de los niños en realidad no son tan terribles, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.