Bebé de tres meses. Desarrollo del bebé mes a mes

Cómo es el desarrollo físico y mental de un bebé de tres meses y cómo debe ser su alimentación, su sueño y sus cuidados

Tamara Sánchez
Revisado por Gretchen Borean, Pediatra, el

¡Tu bebé está precioso! Empieza a sumar pliegues por todas partes. Los brazos y las piernas parecen más rollizos. Asimismo, empieza a reaccionar a los ruidos, abriendo mucho los ojos o frunciendo la frente e incluso parando de mamar. Y es que su oído madura. Por su parte, la visión también avanza en esta etapa. El bebé de 3 meses ya ve el mundo en colores. Además, manifestará afinidades con la persona que le coge en brazos, algo que le encanta. ¿Qué más cosas podemos esperar de él? Así es el desarrollo de un bebé de tres meses.

Cómo es el bebé de 3 meses - Desarrollo y crecimiento

bebé de tres meses

Al pequeño le encanta estar boca abajo levantando la cabeza (puede llegar a estar 10 segundos en esta posición) y el tronco y apoyándose en los antebrazos. Sus movimientos de brazos y piernas empiezan a ser intencionados, aunque es muy chiquitito y todavía no sincroniza bien. Como ya empieza a realizar 'pequeños movimientos' tienes que tener cuidado y no dejarlo solo en la cama porque se puede voltear. Quedan aún algunos meses para ello, pero es mucho mejor prevenir.

Sin embargo, ya empieza a señalar con su dedito objetos, aunque no consiga cogerlos todavía. Le encanta la música y escuchar sonidos. ¿Qué tal si le cantas nanas? ¿Y si le coges en brazos y bailas con él? También te recomendamos que le cuentes cuentos a lo largo del día, no solo por la noche. ¡Escuchar tu voz le relajará y os conectará aún más!

En cuanto a sus sentidos, ha desarrollado más la vista y ya persigue los objetos con la mirada. Logra distinguir también una gama de colores, le gustan sobre todo los colores primarios por lo que no te extrañes si le ves especialmente emocionado cuando tiene cerca juguetes o ropa de color verde, azul o rojo. Consigue enfocar la visión casi tan bien como un adulto, aunque no será hasta los seis meses cuando alcance una agudeza visual más definida.

Asimismo, reconoce la voz de sus familiares y nos deleita con esa sonrisa que hace que se nos caiga la baba. Y es que su cerebro y, sobre todo, su memoria empieza ya a estar muy activo.

En cuanto a su peso y talla, lo normal es que el peso del bebé sea de unos 6-7 kilos. Al acabar este mes, es probable que haya aumentado unos 10,5 centímetros aproximadamente con respecto a su estatura al nacer. Recuerda que, en este sentido, la genética juega un papel muy importante y puede haber una cierta variación en los valores hacia arriba o hacia abajo. No te preocupes, lo mejor es que no dejes de asistir a las revisiones pediátricas de tu hijo, ya que el doctor te dirá si su crecimiento está dentro de lo esperado.

Los reflejos del bebé en su tercer mes de vida

Crecimiento de un bebé de tres meses de vida

El bebé de tres meses descubre sus manitas. Las manos son sus nuevas herramientas en esa etapa. Las mantiene muy abiertas y algunos pequeñines ya consiguen coger o sostener algún objeto. Intentan tirar del pelo de sus papás, morderles y pellizcarles.

Aún sus movimientos no tienen la coordinación suficiente y se puede hacer daño sin querer, por ejemplo se puede arañar a sí mismo con las uñas. Cortar las uñas a un bebé puede ser difícil y complicado, pero es necesario para evitar que se lastime y, también, posibles infecciones. Para hacerlo sin que él sufra, intenta hacerlo mientras duerme o pide ayuda a otro miembro de la familia para que le distraiga. Si no están muy largas, utiliza una lima; si han crecido mucho, unas tijeras especiales para bebés.

Le queda poco para cumplir las veinte semanas de vida, momento en el que su presión palmar es más fuerte y eficiente. En esta etapa se acercará las cosas a la boca para investigarlas y reconocerlas, así que tendrás que estar con los ojos bien abiertos para que no se meta ningún objeto peligroso.

Llegó la hora de trabajar la relación causa y efecto. El bebé aprende que, aunque sin querer, él consigue provocar sonidos y ruidos a partir de un objeto. El llanto es su mejor arma de persuasión, aunque ya no lo hará como antes. El bebé también 'habla' a través del balbuceo y de la risa y parece que te responde cuando te diriges a él.

El lenguaje del bebé con 3 meses

El lenguaje del bebé con 3 meses

En esta etapa, lo más característico en la forma de comunicarse de tu bebé serán los balbuceos. Empezará a utilizar algunas vocales abiertas (a, e y o) y algunas consonantes (k, g y j). Todavía queda un poco para que tu niño aprenda a hablar, pero, a estas alturas, ya sabrás comunicarte con él y te habrás percatado de que hay ciertos patrones que repite para que puedas interpretar sus necesidades en cada momento.

Por ejemplo, si el bebé comienza a patalear enérgicamente o se le enrojece la cara quiere decir que está molesto, enojado, sobreestimulado o que necesita que le cambies el pañal para estar cómodo. Para decirte que está cansado, se frotará los ojos con las manitas o bostezará.

El sueño del bebé de 12 semanas de vida

sueño del bebé de tres meses

¿Cómo es el sueño del bebé a los tres meses de edad? Cada niño es un mundo y, por eso, hay que coger esta información con cautela. Por regla general, los niños ya están 'acostumbrados' a este nuevo mundo y han ido poco a poco cogiendo hábitos y rutinas (dormirán unas 15 horas al día). Si no es así, te aconsejamos lo siguiente:

- Hacer siempre lo mismo antes de acostarlo, para que él lo vaya incorporando como una costumbre y 'adivine' lo que viene a continuación.

- Antes de meterlo en la cuna, intenta tranquilizarlo: puedes darle unas caricias, susurrarle al oído una canción, sostenerlo un ratito en brazos...

- Si tu retoño duerme plácidamente, ya no tienes que despertarlo para alimentarlo, a no ser que el pediatra te lo haya aconsejado porque está bajo de peso.

Además del sueño nocturno, el niño seguirá durmiendo sus siestas: una o dos por la mañana y otra más larga por la tarde.

La alimentación del bebé de 3 meses

alimentación bebé de tres meses

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida. Por lo tanto, aún no es el momento de introducir alimentación complementaria. Además, probablemente tanto tu bebé como tú estéis ya disfrutando al máximo de este momento, aunque tienes que saber que a los tres meses se produce la 'temida' crisis de los tres meses del lactante.

Se ha podido producir otra crisis a las 6-7 semanas, pero muchas madres no lo notan porque aún están acostumbrándose a este nuevo papel de ser madre. También llamado brote de crecimiento, se trata de una etapa dura y complicada en la que el bebé se engancha al pecho pero al poco tiempo se quita. ¡Es como si no quisiera mamar o no tuviera hambre!

Esta circunstancia hace que muchas mujeres abandonen la lactancia materna porque tienen miedo de que su bebé no coja peso y enferme. Además, las tomas son muy caóticas y el niño parece estar muy alterado. Esto es debido a que el cerebro del bebé produce grandes cambios (las conexiones neuronales se multiplican) y el bebé está más excitado. ¡Tendrás que tener paciencia! Pasa (pueden ser 10-20 días), pero al final todo vuelve a su cauce.

Y, un consejo que lanzan desde la Asociación Argentina de Pediatría, en su informe 'Crisis de lactancia': 'cuando un niño está en plena crisis, puede resultar muy útil darle el pecho en penumbra y en silencio. Cuántos menos estímulos externos haya, más tranquila será la toma'.

Por el contrario, si el bebé toma biberón o hace lactancia mixta, en cada visita de control de salud, el pediatra indicará la cantidad de fórmula a administrar en cada toma teniendo en cuenta cómo está siendo el crecimiento del bebé y su desarrollo.

Otra preocupación frecuente para los padres en esta etapa es el estreñimiento del bebé. Lo cierto es que, en este sentido, cada niño es un mundo: unos pueden hacer sus necesidades tres veces al día y otro una vez cada dos días. Lo habitual, es que los bebés que maman no se estriñan ya que la leche materna contiene ingredientes que mantienen las heces blancas, no obstante, si notas que tu hijo hace heces duras (en forma de bolitas), que llora al hacer caca (porque seguramente le duele) o que mancha el pañal con un poco de sangre, consulta al pediatra cuanto antes.

Cómo estimular a un bebé a partir de las 12 semanas

estimular a un bebé de tres meses

Para fortalecer los músculos dorsales del bebé podemos levantarle de los dos brazos desde la posición de tumbado. Cada vez tiene más agilidad con las manos por lo que podemos darle un sonajero o un juguete para que pueda moverlo y hacer que suene.

También puedes enseñarle a darse la vuelta. Coloca tus manos debajo de los hombros y gíralo  suavemente de un lado a otro. Consejo: háblale mientras le realizas este movimiento para que sea más divertido para él.

El baño es un momento muy estimulante para el bebé, además de relajarle, encontrará divertido chapotear con sus piernas y comprobar que el agua salta cuando él se mueve con fuerza.

Otro juego que le encantará será que le hables poniendo otras voces, por ejemplo, imitando a una vaca, a un perro o un león. Consejo: no hace falta que alces mucho la voz, le puedes incluso susurrar al oído.

Cuando vayáis de paseo, sitúa su carrito debajo de un árbol verde. ¡Notarás cómo se queda embelesado! Además de estimular su visión, el sonido del aire golpeando a las hojas le permitirá desarrollar su oído.

Un ejercicio que les gusta mucho a todos los bebés es descubrir distintas texturas. Ofrécele objetos de distintos tamaños y texturas (cuidado que no sean peligrosos y, sobre todo, no se los dejes si tú no estás presente). ¡Será todo un explorador!

Desarrollo del bebé mes a mes
Primer año Segundo año
Mes 1 Mes 7 Mes 13 Mes 19
Mes 2 Mes 8 Mes 14 Mes 20
Mes 3 Mes 9 Mes 15 Mes 21
Mes 4 Mes 10 Mes 16 Mes 22
Mes 5 Mes 11 Mes 17 Mes 23
Mes 6 Mes 12 Mes 18 Mes 24

Puedes leer más artículos similares a Bebé de tres meses. Desarrollo del bebé mes a mes, en la categoría de Etapas de desarrollo en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: