16 frases que impactan negativamente en los niños. Palabras prohibidas

Cómo aprender a expresarte de forma positiva para no provocar heridas emocionales en tus hijos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

¿Qué crees que pasa en la mente de tu hijo cuando le dices frases como 'Tu hermano no hace esto', 'Los niños de tu clase ya se lo saben' o 'Mira que eres vago'? Si piensas que vas a conseguir que tu hijo reaccione, ¡estás muy equivocado! Al contrario, lo que logras es minar la confianza que tu hijo tiene en sí mismo y también la que te profesa a ti. Sé que no es sencillo, sobre todo cuando no logras que te haga caso, sea responsable de sus cosas o respetuoso, pero al utilizar ciertas expresiones no harás más que empeorar las cosas. En el post de hoy repasamos las 16 frases y expresiones que impactan negativamente en los hijos.

Frases que NUNCA deberías decir a tus hijos por el efecto que tienen en ellos

frases negativas

Hay veces que las decimos porque las oímos cientos de veces en nuestra infancia y otras porque estamos estresados y vamos con prisas y creemos que es la vía más corta para conseguir algo. En otras ocasiones las repetimos porque nos da la impresión de que si no lo hacemos nuestro retoño no irá 'por el buen camino'; mientras que en otras tantas circunstancias salen de nuestra boca casi de manera autómata. ¿Hacemos una cosa? Lee las siguientes frases y, siendo sincera, marca las que les sueles decir a tus hijos.

1. 'Deja de llorar', 'los niños no lloran'.

2. 'Yo cuando tenía tu edad...'.

3. 'Tu hermano no hace esas cosas, ya podrías aprender de él'.

4. 'Mira que eres tonto'.

5. 'Estás insoportable'.

6. 'Te estás portando fatal'.

7. 'Ya verás como se entere tu madre'.

8. '¿De verdad lo has hecho tú?'.

9. 'No sabes hacer nada bien'.

10. 'Qué ganas de que se acaben las vacaciones para que regreses al cole'.

11. 'Eres igual que tu padre'.

12. 'Cómo no hagas esto te voy a castigar'.

13. 'Estate quieto'.

14. 'No corras', 'no te subas ahí', 'no grites', 'no hables'.

15. 'Yo pensaba que eras más listo'.

16. 'No te quiero ni ver de lo enfadada que estoy'.

¿Has señalado más de cinco? Entonces he de decirte que estás impactando negativamente en tus hijos y en su educación. Tranquila, estas a tiempo de cambiar para mejor.

Por qué no debes decir expresiones negativas a tus hijos y cómo cambiarlas

el impacto de las expresiones negativas

Queremos que nuestros hijos sean responsables, que hablen bien, que sean respetuosos, que no digan palabrotas, que saquen buenas notas y un montón más de grandes expectativas que tenemos planeadas para ellos incluso antes de que lleguen a nacer.

El tema está en que acompañamos nuestros actos de frases como las que acabamos de leer y que no ayudan para nada. Todo lo contrario, hace una especie de efecto rebote. Nuestra misión o reto, llámalo como quieras, está en aprender, poco a poco, a expresar todo lo que queremos decir de una forma positiva, o al menos no tan negativa. ¡Da excelentes resultados!

- Date cuenta de lo que dices y cómo lo dices
El primer paso para cambiar es reconocer. Darse cuenta de que le decimos a los niños frases que no son del todo correctas y que afectan negativamente a su confianza. A partir de aquí, podremos dar paso tras paso.

- Identifica las frases y cámbialas por otras
'¡No grites!' por 'por favor, habla más bajo' o 'Eres un vago', por 'si haces tus cosas nos quedará tiempo para disfrutar en familia'. Y así todas y cada una de las frases de antes para que tengan un enfoque positivo que alienten, motiven y sean buenas para el pequeño. Y, para seguir, borra todas aquellas expresiones de las que te arrepientes según las has dicho. Sácalas de tu mente, no aportan nada bueno ni a tus hijos ni a ti.

- Marcar límites
Claro que hay que marcarlos y poner consecuencias cuando sea necesario, pero no por ello nos debemos dejar guiar por el mal carácter o el enfado que tenemos en ese momento. Mejor pensar las cosas antes de hablar y explicar con argumentos entendibles a los niños. Así sí tendrás muchas más probabilidades de conseguir el comportamiento deseado.

- Ponte en su lugar
¿Cómo te sentirías tú si, día tras día, te dijeran esas cosas? Ponte en el lugar de tu hijo, seguro que así no te nace decirle frases que le impactan negativamente.

- Escucha, sé paciente y comprensivo
Escucha sus argumentos, sé paciente (cada etapa tiene su aquel), comprende cómo se puede sentir (aunque no te lo diga con palabras) y usa el NO solo cuando en verdad sea necesario.

- Nada de culpabilidad
Y ya por último, nada de sentirse culpable. No pretendo por nada del mundo que te sientas mal padre o mala madre por decir este tipo de frases que tienen un impacto negativo en los niños. Déjame decirte que si has leído estas líneas ya estás en buen camino.

Ahora solo se trata de tiempo y práctica. ¡Tus hijos te lo agradecerán!

Puedes leer más artículos similares a 16 frases que impactan negativamente en los niños. Palabras prohibidas, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.