La importancia del lenguaje no verbal en la comunicación padres-hijos

Cómo comunicarte de forma efectiva con tus hijos y expresarles todo el amor que sientes por ellos

Claudia Johana Mesa Córdoba

Como todos sabemos los niños son una esponja y desde bebés aprenden a interpretar los gestos y actitudes de los padres. Se convierten en verdaderos expertos en detectar incluso tu estado de ánimo. Esto lo consiguen principalmente sintiendo y observando aquello que expresas con tu cuerpo, como la mirada, contacto físico y también tu tonalidad de voz. Y es el lenguaje no verbal es de gran importancia en la comunicación padres-hijos.

Cómo encontrar el equilibro entre tu lenguaje no verbal y el verbal

el lenguaje no verbal

Quizás en algún momento te hayas preguntado por qué tu hijo se comporta o tiene actitudes determinadas que no le enseñas en casa. Ese será un buen momento para analizar si lo que le estás trasmitiendo, es decir, nuestro lenguaje verbal es coherente con lo que realmente quieres decir.

El lenguaje no verbal expresado por los padres actúa de forma inconsciente en el cerebro del niño.  De modo que lo que quieres trasmitir le llegará de forma positiva o negativa en función de la coherencia que haya entre el lenguaje verbal y no verbal. Por ejemplo, si le preguntas a tu pequeño cómo le ha ido en el colegio mientras miras el teléfono. ¿Qué crees que entiende el niño?

Puedes pensar que tu actitud ante el hecho anterior es correcto porque todos los días le preguntas; sin embargo, le estás diciendo todo lo contrario, ya que el niño percibirá que en realidad no te importa su respuesta. Por tanto, para que el mensaje que quieres transmitir le llegue de forma correcta es imprescindible que tu lenguaje no verbal esté acompañado por el lenguaje verbal.

Si eres de los padres que están constantemente ocupados con las tareas de casa, el trabajo y te cuesta sacar tiempo para ti, es más probable que te cueste equilibrar tu lenguaje no verbal con las palabras. Este tipo de comportamientos suelen salir sin apenas darte cuenta, afectando negativamente a la relación que tienes con tus pequeños. Es imprescindible que tomes conciencia para mejorar la comunicación con tus hijos y, a la vez, te sirva para mejorar la comunicación con los demás.

Si quieres armonizar y comunicarte de forma más efectiva con tus hijos te invito a leer estos tips que te pueden ser de ayuda.

1. Reconocer la incoherencia entre lo que sale por tu boca y lo que dice tu cuerpo no suele ser fácil, por ello, te propongo que hables con tu compañero o compañera para que te ayude a detectar este tipo de comportamientos. A la vez, tú le puedes ayudar a detectarlo también. Hablarlo de forma consiente en pareja es ideal para fomentar las buenas relaciones con los hijos.

2. Practicar alguna actividad física te ayuda a mejorar la concentración, aparte de otros beneficios. En concreto, prácticas como el yoga contribuyen a focalizar tu atención para armonizar tus mensajes.

3. Elige el momento del día para hablar con tu pequeño de forma consiente. Por ejemplo, decide dejar el teléfono en casa cuando le busques en el colegio y, cuando llegues a casa y quieras ver si tienes algún mensaje de whatsapp, recuerda por qué lo has hecho.

Y es que la comunicación no verbal es de vital importancia en los procesos de comunicación porque, por un lado puede sustituir a las palabras u orientar la manera en la que el mensaje verbal será interpretado y en segundo lugar, tiene la capacidad de expresar el afecto y/o sentimientos del interlocutor en relación al otro, según explican en el informe 'Comunicación. Guía para las familias', realizado por la Comunidad de Madrid.

Cómo entrenar tu lenguaje no verbal y mejorar la comunicación con tus hijos

el lenguaje no verbal y la comunicación con los hijos

Otro beneficio de hacerte consciente de la coherencia entre tu lenguaje verbal y no verbal es que indudablemente te llevará a observar el lenguaje que utiliza tu pequeño. Esto te ayudará a guiarle ante momentos complejos. ¿Y si entrenamos nuestro lenguaje no verbal? ¡Aquí te explico cómo lo puedes hacer!

- Cuida la tonalidad de la voz. Incluso una regañina expresada con voz pausada y tranquila tendrá mejor acogida que una tonalidad enfada y alta.

- Observa tus gestos corporales. Las caricias, abrazos y besos tienen más información para tu pequeño que mil palabras. Disfruta del momento y sé consciente de ello. No es lo mismo dar un beso de despedida que sale de forma automática, que darlo sintiendo verdadero amor y agradecimiento por ese momento.

- Una mirada atenta tiene un impacto muy positivo para el niño, además de ser una de las mejores formas de trasmitir amor. Ponte a su altura para hablar con él.

- Recuerda que siempre es buen momento para mejorar y cambiar aquello que hasta hoy te esta impidiendo tener una comunicación efectiva con tu pequeño. Anímate a auto observarte y a cambiar viejos patrones de comportamiento. ¡Armoniza la forma de expresar amor a tus hijos!

Puedes leer más artículos similares a La importancia del lenguaje no verbal en la comunicación padres-hijos, en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.