Agacharte al hablar con tus hijos revolucionará la comunicación en casa

El lenguaje corporal de los padres también comunica a los hijos, por lo que debemos fijarnos en él

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

La comunicación no es solo lo que decimos, sino cómo nuestro cuerpo acompaña ese mensaje. Por eso, cuando hablamos a nuestros hijos debemos prestar atención a las palabras que usamos, pero también a nuestro lenguaje corporal. ¿Alguna vez has oído hablar sobre la importancia de agacharse al hablar con los niños? No dudes en poner en marcha esta estrategia de escucha activa con tus hijos, pues revolucionará la comunicación en casa.

Forjar una buena comunicación en casa entre padres e hijos

La buena comunicación en casa con los hijos

Imaginaos por un momento que sois seres diminutos y que vivís en un mundo de gigantes: no llegáis a la mesa, os tienen que ayudar para subir a la silla, no veis lo que hay encima de un mueble y para hablar con las personas tenéis que levantar e inclinar tanto la cabeza que resulta no ser nada cómodo y además tampoco denota cercanía.

Pues esto es lo que le ocurre a nuestros pequeños todos los días, que viven en un mundo no adaptado para ellos.

Pues bien, aparte de dejaros esta reflexión y de sugeriros que pongáis elementos a su alcance para, entre otras cosas, favorecer su autonomía, os voy a contar la importancia de agacharse cuando hablamos con los niños.

La comunicación con nuestras hijas e hijos es fundamental, es necesaria y es algo que se debe ir trabajando y potenciando desde que son pequeños. Si esto no se hace, no pretendamos después que, en plena preadolescencia, por ejemplo, que tantas cosas queremos que nos cuenten, lo hagan.

Es importante que nos demos cuenta de que todo lo que ellos nos cuentan es importante para ellos, quizá no para nosotros, pero para ellos sí, por lo que si ya desde que son pequeños estamos atentos a lo que nos comunican y escuchamos de forma efectiva y afectiva, según vayan creciendo, lo más probable es que esa buena comunicación continúe.

11 razones para agacharte al hablar con los niños

Por qué agacharte al hablar con tus hijos

Uno de los principales actos que podemos implementar en la comunicación con nuestros hijos e hijas, es agacharnos cuando hablemos con ellos. Es algo muy sencillo y cuyos beneficios van a repercutir en gran medida en nuestra relación con ellos. Fijaos:

1. Nuestra comunicación, como decía antes, no es solo lo que decimos sino cómo le decimos. Al estar agachados nuestro cuerpo denota cercanía y confianza. Casi todo lo contrario a la postura alzada.

2. Al estar cerca, ofrecemos seguridad, por lo que si fuera necesario un abrazo lo propiciaríamos mejor.

3. Hace que el niño se sienta valorado, ya que alguien se pone a su altura, lo que también es muy importante. Además, tal y como señala el informe de Macmillan Education para la formación del profesorado en 'La escucha activa', el pequeño se siente escuchado y es capaz de organizar mejor la información que le damos en nuestro discurso.

4. Mirar a los ojos, ayuda a acompañar mejor la comunicación. Además, la cara también ofrece expresiones emocionales.

5. Ayuda al pequeño y al adulto a estar más en el presente, a estar más focalizados, evitamos distracciones, ya que escuchamos y también miramos.

6. Le estamos ofreciendo respeto e igualdad, ya que nos comunicamos a su altura.

7. También podemos hablar de empatía, ya que me pongo a su altura y de alguna manera le estoy diciendo que también puedo ponerme en su lugar.

Cuando te agachas para hablar con tus hijos

8. Al agacharnos y estar cerca, estamos motivando su comunicación, así sí tiene más ganas de contarnos cosas.

9. Debemos prestar especial atención a los momentos en lo que el niño nos está contando una preocupación o, por el contrario, le estamos diciendo cosas que a él o ella no le gustan, así a modo de regañina.

10. Con este gesto sencillo de agacharnos a su altura estamos demostrando nuestra disponibilidad hacia ellos.

11. Además, estamos validando su persona, aunque no estemos de acuerdo en lo que nos dice.

Con todo esto, ya no queda ninguna duda de la importante que es agacharse para hablar a los niños y niñas. Se trata de un gesto muy sencillo pero que, sin embargo, aporta mucho a la comunicación entre padres e hijos / hijas.

Puedes leer más artículos similares a Agacharte al hablar con tus hijos revolucionará la comunicación en casa, en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.