6 temas de conversación prohibidos delante de los niños

Hay cosas que no se deben hablar cuando tus hijos están delante, estas son algunas de ellas

Beatriz Martínez

¿Qué cosas no puedes decir delante de los niños? Ahora que eres madre y padre seguro que te has dado cuenta de que las charlas abiertas que tenías antes han cambiado un poquito. Y es que los niños, que siempre ponen la oreja aunque no lo parezca, no están preparados para oír según que cosas. ¿Hacemos una pequeña lista de los temas de conversación prohibidos que deberían posponerse para cuando los niños se han ido a dormir? ¡Vamos allá!

No olvides estos temas de conversación prohibidos con niños

Temas de conversación prohibidos cuando hay niños

No podemos, o al menos no debemos, tratar ciertos temas de 'mayores' si nuestros hijos están al lado. Ellos, como niños que son, no deben recibir más información de la que puedan manejar. ¿En qué edades no debemos tratar temas controvertidos? No hay una edad específica en la que podamos decir que ahora sí o ahora no debemos hablar de ciertas cosas. Todo va a depender del tema en concreto y de la madurez del pequeño. Ante la duda, mejor dejar que sean conversaciones reservadas.

Así que si tus hijos pequeños están contigo procura a toda costa evitar esos temas:

1. No hables mal de las personas que no te agradan aunque haya ocurrido algo
Respetamos a todos así que no decimos cosas fuera de lugar de otras personas. Si esto es lo que le enseñas a los niños no cometas el error de no cumplirlo tú. Si tenéis que hablar de que alguien no os cae bien por tales motivos, que sea cuando los niños no lo puedan escuchar.

2. Temas y preocupaciones de adultos
Por ejemplo, no nos va bien en el trabajo o hay problemas económicos en el hogar. Sí que podemos explicarles la situación, con palabras adaptadas a la edad de cada niño, para que entiendan que son uno más y que ellos también deben conocer lo que ocurre. Pero lo que no debemos hacer es transmitirles las preocupaciones propias de los mayores, esto solo les va a causar miedo e inseguridad. Por cierto, tampoco es aconsejable hablar con desgana del trabajo, ellos podrían hacer lo mismo con su escuela.

3. Evita hablar de los niños como si no estuvieran delante
¿Qué queremos decir con esto? Pues que si es un tema que les incumbe a ellos se les debe hacer partícipes de la situación y, si es algo sobre ellos pero que es mejor que no sepan, habrá que dejarlo para cuando no estén delante. Tenemos que evitar siempre hablar como si ellos no estuvieran ahí, ignorándoles por completo.

4. Nada de hablar de los Reyes Magos, Papá Noel, Rotoncito Pérez, fiesta sorpresa de cumpleaños...
Este tema ya te lo sabes de sobra así que vamos a pasar de puntillas de él, no vaya a ser que por descuido haya un niño o una niña leyendo estas palabras.

5. No hables en clave, no funciona
Por otro lado, tampoco es aconsejable que hablemos en clave, quizás no entiendan de qué trata el tema en sí pero sí que van a notar algo, empezarán a hacer preguntas y, si ven que no contestamos o que mentimos, se sentirán inseguros.

6. Lo más claro
Y, por supuesto, nada de discutir delante de ellos. No hay nada que más temor cause a los hijos que el hecho de que vean a sus padres discutiendo. Otro tema de adultos que debe ser gestionado como tal.

¿Por qué no podemos hablar de ciertas cosas delante de nuestros hijos?

No hables de estas cosas con tus hijos delante

Cuando recién llega un hijo al hogar nuestra vida cambia por completo en todos los sentidos. Hábitos, rutinas, prioridades y también compromisos se ven, con mucho gusto e ilusión, modificados. ¿Cuál es el compromiso ahora? Pues el de criar, educar y guiar a los niños de la mejor forma posible. He aquí el primer motivo por el que no debemos tratar ciertos temas delante de ellos. Los peques aprenden por imitación así que si nos oyen hablar mal de alguien o decir palabras 'feas', ellos, los más peques de la casa, no tardarán en hacer lo mismo.

El segundo punto a tener en cuenta en esto de cuidar las conversaciones es que luego, en cualquier momento y sin previo aviso, los niños pueden repetir lo que han oído de sus padres. ¿Te imaginas llegar a casa de los abuelos y que el niño diga que su padre ha dicho que odia la comida de su suegra? Cosas sacadas de contexto pueden dar el peor de los resultados.

El tema de los Reyes Magos y demás, salvo que aún sean bebés, ya bien sabes por qué no se debe tratar delante de los hijos. ¡Conservar la ilusión es lo primero de todo!

Así que, si no quieres alterar el orden y la paz que tanto te empeñas en tener en casa, cuidado con las cosas que se dicen delante de los niños, con el tono que empleamos y con los gestos y las formas que usamos. Ahora que ya lo sabes todo, ¡no hay excusa que valga!