9 temas de conversación delicados a evitar en la mesa con los niños

Evita platicar con tus hijos de estas charlas a la hora de la comida o la cena

Aprovechar el momento de las comidas o cenas para platicar con nuestros hijos es un superplanazo que no siempre es posible; pero cuando se puede, es una gran idea aprovecharlo. Comunicarnos durante este rato al comer es una forma de mostrar al otro que nos importa, que queremos saber cómo se siente, que nos preocupa cómo ha disfrutado o no del día, etc. Sin embargo, hay algunos temas de conversación delicados de los que debemos evitar hablar en la mesa cuando hay niños delante.

Los temas de conversación prohibidos en la mesa con niños

Unos temas de conversación delicados para los niños

Entre los temas de conversación que debemos evitar en presencia de nuestros hijos mientras estamos desayunando, comiendo, merendando o cenando, encontramos:

1. Se prohíbe hablar de desgracias
Como decíamos antes, evitemos los malos tragos. Cómo nos sienta la comida está muy relacionada con la conversación que pudiéramos tener; hablamos de la relación entre la comida y el momento emocional de la charla.

2. Evita sacar los trapos sucios
Ni de la pareja, ni de la familia, ni de los amigos, ni de nadie... La hora de la comida o la cena es momento para disfrutar no para enfadarse. Por ello, debemos dejar fuera del menú los hechos que nos hayan hecho enojarnos con otro miembro de la familia. Es mejor buscar otro momento para hablar de ello.

3. Si es posible, no hables de las situaciones médicas pendientes
Los niños pueden interpretar falta de seguridad o miedo al escuchar que un miembro de la familia tiene problemas de salud. Recuerda que como padres, debemos garantizar la salud de nuestros hijos en todos sus sentidos, incluida la salud mental.

4. Cuidado con platicar de la economía familiar
Si tu hijo es demasiado austero, es posible que haya escuchado hablar de algún tema económico y en su pequeño mundo haya concluido pensar: no voy a pedirle nada a mis padres para que no gasten conmigo. Para evitar que nuestros hijos hagan una interpretación incorrecta de nuestros comentarios, es mejor no platicar de dinero delante de los niños. En otros casos, si el tema económico es agobiante para la familia, podríamos crear en los niños una excesiva preocupación que no debería quedar de su parte.

Si consideramos, sin embargo, que debemos hacer partícipes a los niños de la situación económica siempre debemos mantener una conversación en otro momento y desde la empatía y el respeto a la etapa de desarrollo en la que se encuentre nuestro hijo.

5. Evita hacer críticas familiares
Nos referimos a comentarios negativos a tu pareja, críticas de los amigos, conversaciones desagradables relativas a otros familiares... Comentar anécdotas o experiencias ajenas puede estar bien, siempre que se haga desde el lado positivo, el cariño y la celebración de alegría por el otro.

6. Habla de las emociones pero desde lo positivo
Es posible que como padres, estéis pasando un mal periodo emocional, por favor, si platicáis de este estado en la mesa, intentad compartirlo desde el lado positivo: aprendizajes de la situación, formas de abordar las emociones, los conflictos, gestión emocional positiva...

Los temas de conversación a evitar con niños

7. Ojo a los cánones de belleza que transmitimos
¿Crees que la hora de la comida o la cena es el momento de definir los cánones de belleza y autoestima? Muchas veces, lo hacemos a través de comentarios que se nos escapan sin ser verdaderamente conscientes de ellos (por ejemplo, sale una mujer en la televisión y decimos '¡cómo ha engordado!').

Dependiendo de la edad, los niños realizarán su propia interpretación y probablemente no será la más sana. Este tipo de temas de conversación los tenemos que mantener siempre siendo conscientes del modelo de imagen corporal que estamos transmitiendo a nuestros hijos.

8. Evita hablar de miedo y/o fobias
Otro tema delicado para no hablar en la mesa son los miedos o las fobias que tenemos y tienen los propios niños. Debemos recordarte que las emociones se contagian y el miedo a ciertos animales o incluso las fobias, también se transmiten... Los niños son especialistas en captar este tipo de emociones y en modelarlas.

9. Evita reproches, quejas o discusiones
Recuerda que todo lo que no suma, acaba restando. Nuestros hijos merecen lo mejor de nosotros, hagamos lo posible para transmitirle nuestro lado más positivo. Por ello, te invitamos a evitar también las discusiones dentro de los temas de conversación delicados que debemos evitar mantener en la comida o cena cuando hay niños a la mesa.

OJO: aunque no lo creas, hay otro tema importante a tener en cuenta. ¡En la mesa, evita los silencios! Si no tienes nada de lo que platicar en la hora de la comida o la cena, muestra tu interés por algo relacionado con los niños o cuenta algo sobre cómo te sientes; si no tienes ganas de hablar, que tus hijos sepan qué está pasando por tu cabeza (siempre adaptándolo a la edad y al momento).

De qué sí platicar en la hora de la comida y de la cena en familia

De qué hablar con los niños al comer o cenar

Por lo contrario, tenemos muchos otros temas de conversación a los que dedicarles tiempo y muchas comidas o cenas. A continuación te proponemos algunas ideas sobre las que sí hablar en la mesa durante la hora de la comida o la cena.

- Hablar de cómo nos hacen sentir los alimentos que estamos ingiriendo, de todo el cariño que se le ha puesto a la comida mientras se estaba haciendo, habla de tus emociones positivas...
- También puedes platicar de las situaciones de aprendizaje que has podido tener a lo largo del día, habla de sueños a conseguir, de cómo las personas pueden ofrecer ayuda, dar cariño...
- Aprovecha para organizar eventos y salidas familiares que os ilusionen (dejando el móvil a un lado)...
- Si queréis, podéis recordar anécdotas divertidas o recuerdo bonitos de las vacaciones...

Por otro lado, podéis aprovechar la hora de la comida o de la cena para preguntarles a los niños:

- ¿Qué tal ha ido el día? 
- ¿Cuáles han sido los desafíos a los que has tenido que enfrentarte hoy?
- Cuenta una situación y pregunta: ¿qué habrías hecho tú en mi situación?
- ¿Qué es lo que más te ha gustado del día? ¿Y lo que menos?
- ¿Qué es lo más bonito que has escuchado hoy?
- ¿Qué has aprendido hoy?

En fin, habiendo mensajes divertidos, bonitos y educativos para comentar con nuestros hijos a la hora de comer o cenar, ¿para qué centrarnos en los negativos o en los temas de conversación delicados para los niños?

Buen Provecho... ¡y buena conversación!

Puedes leer más artículos similares a 9 temas de conversación delicados a evitar en la mesa con los niños, en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: