Niños demasiado preocupados por su imagen corporal

Cuando al niño presta excesiva atención a su aspecto físico

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

Los niños parecen sentirse cada vez más preocupados por su aspecto físico. Y, cada vez son más las familias que buscan ayuda psicológica para su hijos tras observar que sienten una gran insatisfacción con su imagen corporal.

Las personas cercanas a los niños observamos que la cantidad de niños demasiado preocupados por su imagen corporal va en aumento y, además, genera un alto nivel de ansiedad en los niños que desean cumplir los cánones de belleza que la sociedad actual defiende. Las niñas parecen estar más preocupadas por su aspecto físico en comparación con los niños.

Aumentan los niños demasiado preocupados por su imagen corporal

Preocupación infantil por el aspecto físico

¿Qué hemos hecho mal para que los niños en vez de ocuparse de jugar estén preocupados por su aspecto físico?

1- Medios de comunicación y/o redes sociales.

Los medios de comunicación tienen mucho que ver en esto, están transmitiendo un mensaje que distorsiona lo que realmente significa belleza

Las imágenes que los niños observan en las revistas, en los carteles publicitarios, en los vídeos musicales o en la televisión no corresponden a “personas reales” sino que están notablemente retocadas con programas que disimulan las imperfecciones hasta conseguir una “belleza ideal”.

Por otro lado, en muchas ocasiones las fotos que se suben a las redes sociales (facebook, twitter, instagram, etc.) no están retocadas pero son el resultado de un arduo proceso de selección en el que el niño o la niña ha descartado cientos de fotos eligiendo finalmente la mejor entre toda ellas.

En incuestionable que todos nosotros, incluidos los niños, estamos continuamente expuestos a un bombardeo mediático de cuerpos perfectos pero irreales y, por tanto, inalcanzables. Esto hace que las personas más vulnerables, como son los niños y los adolescentes,  se sientan frustradas por no poder alcanzar esas figuras esculturales.

2- Aprendizaje.

En otras ocasiones, esta preocupación por el cuerpo tiene su origen en las personas del entorno del niño. Es decir, el niño o la niña aprende a prestar atención a su aspecto físico tras escuchar u observar en las personas de su entorno (madre, padre, hermana, hermano, etc.) una preocupación excesiva por la imagen corporal. Esto hace que el niño interiorice esta preocupación y comience a darle importancia excesiva a su imagen corporal.

¿Cómo puedo detectar si mi hijo/a está preocupado por su imagen corporal?

- Se cambia de ropa varias veces antes de salir de casa porque “nada le sienta bien”.

- Se pone de mal humor cuando se tiene que comprar o poner ropa nueva.

- Se mide constantemente distintas partes de su cuerpo (muslos, caderas, brazos, etc.).

- Hace alusión constantemente al aspecto físico de otras personas.

- Habla despectivamente de las personas que no cumplen con el canon de belleza actual utilizando términos como “feo/a” o “gordo/a”.

- Parece importarle mucho lo que los demás dicen de él o de ella.

- No come libremente aquello que le apetece.

- No se comporta con la naturalidad y espontaneidad que caracteriza a los niños.

- Pasa demasiado tiempo arreglándose.

- Evita actividades o deja de hacer planes divertidos por sentirse inseguro/a con su cuerpo.

Debemos ayudar a entender a nuestros hijos que la belleza va mucho más allá del aspecto físico. Pero, si detectamos que nuestro hijo o hija se siente preocupado de manera excesiva por su imagen corporal, y no sabemos cómo ayudarle para que su malestar disminuya, es recomendable que busquemos ayuda profesional para que nos orienten sobre la mejor manera de proceder.

Lo más aconsejable es que comentemos la situación al pediatra del niño o de la niña para que éste nos derive al profesional pertinente que más pueda ayudar a nuestro hijo o hija siendo en la mayoría de las ocasiones un psicólogo.