Guía para empezar a usar el Baby Sign y comunicarte mejor con tu bebé

Reforzar el vínculo o reducir la frustración y las rabietas son algunos beneficios para los niños

Nerea Moya
Nerea Moya Instructora de Baby Sign

¿Alguna vez has escuchado hablar del Baby Sign? Aunque es posible que nunca has oído este nombre, se trata de un recurso que lleva usándose desde hace décadas en muchas familias, sobre todo en Estados Unidos. Baby Sign Language o Baby Signing es una herramienta de comunicación temprana con bebés que se utiliza generalmente antes de la aparición del habla y establecer así un puente de comunicación antes del desarrollo del lenguaje en bebés oyentes.

Se trata de usar signos con las manos para comunicarnos con nuestros bebés y ha demostrado tener muchos beneficios tanto para los propios niños y niñas como para los padres y madres. A continuación te contamos mucho más.

El Baby Sign mejora la comunicación de los bebés

Una guía para comunicarte con tu bebé

Cuando un bebé nace necesita tiempo para aprender y desarrollar el habla. Esto no ocurre hasta el año y medio o dos años dependiendo del bebé. ¿Pero y antes? ¿Los bebés no se comunican?

Sí, claro que sí lo hacen, y para ello utilizan todas las herramientas que poseen: nos lanzan miradas, hacen gorjeos, sonríen cuando nos ven o ven algo que les gusta, pegan grititos y lloran. Sobre todo lloran. Hasta hemos desarrollado una habilidad especial para distinguir los tipos de llanto y así saber cuándo nuestro bebé llora por hambre, por sueño, porque está molesto o simplemente porque reclama nuestra atención.

El Baby Signing propone aprovechar esta capacidad del bebé para comunicarse a través del lenguaje no verbal para establecer una comunicación con él y, de esta forma, saber qué quiere expresarnos en un momento determinado.

¿De dónde sale este lenguaje de signos para bebés oyentes?

El baby sign para los bebés

¿Sabías que los bebés de familias no oyentes signan en torno a 70 palabras a los 9 meses?

Sobre todo esto se realizaron estudios que se llevaron a cabo en EEUU sobre la década de los 80. Las doctoras Linda Acredolo, Susan Goodwyn (y paralelamente el doctor Joseph García) precursores de los baby signs, llevaron a cabo varios estudios e investigaciones con niños que aprendieron a signar y otros que no. Estas investigaciones arrojaron resultados asombrosos.

Utilizando como base la Lengua de Signos Americana y adaptando algunos signos a la capacidad motora fina de los bebés (haciéndolos más intuitivos y fáciles de reconocer) crearon esta maravillosa herramienta para bebés oyentes de familias oyentes.

El Baby Sign Language es una técnica adaptada a los bebés, por lo tanto elige las palabras clave como adjetivos (pequeño, grande), nombres (pelota, libro), verbos (jugar, comer)... Todo ello sin usar toda la gramática completa ni estructura lingüística facilitando así su aprendizaje y su uso. Esto supone una ventaja si se pretende continuar en un futuro con el aprendizaje de la lengua de signos completa.

Cuáles son los grandes beneficios del Baby Sign

Beneficios del Baby Sign para bebés y padres

Dentro de los muchos beneficios que encontraron estos doctores en los niños que aprendieron a signar, y otras ventajas que se han ido conociendo a lo largo del tiempo, destacamos:

- Para estos pequeños era más fácil aprender el lenguaje.

- Su vocabulario era mucho más amplio.

- Entendían mucho antes y mejor el proceso de comunicación.

- Preguntaban más y tenían más curiosidad por el mundo que les rodea favoreciendo el desarrollo cognitivo.

- Los niños que signaban tenían mejores notas en las pruebas de coeficiente intelectual, ya que favorece hasta el desarrollo de las inteligencias múltiples.

- Al poder expresar sus necesidades y deseos los bebés se frustran menos. Muchas veces, cuando nuestros bebés lloran porque intentan decirnos algo y no les entendemos, se frustran y, con el tiempo acaba estallando la rabieta.

- Por ello, se consiguen minimizar las rabietas.

- Al poder comunicarse, son niños más sociables y más seguros de sí mismos.

- Refuerza el vínculo afectivo con sus familiares o cuidadores al establecer esa conexión de comunicación.

- Podemos usarlo para fomentar el bilingüismo o en familias donde se hablen varios idiomas utilizando el Baby Sign como 'traductor' (mamá habla un idioma, papá otro y el signo es el punto de encuentro).

- Mejora la habilidad motora fina ya que los bebés se esfuerzan por hacer los signos. Aunque al principio los hagan a su manera y nos cueste un poco reconocerlos, poco a poco van haciéndolos mejor.

- El ambiente familiar se ve favorecido ya que se relaja bastante el nivel de frustración tanto de los papás como del bebé en momentos de falta de comunicación, lo que favorece también que el pequeño se desarrolle sin tener que utilizar el llanto y en un ambiente un poco más calmado.

- Además, desterramos la falsa idea de que enseñar a signar a los bebés retrasa el desarrollo del habla. Muy lejos de la realidad, se ha demostrado que con el Baby Signing los niños comienzan a hablar antes y con un abanico mucho más amplio de palabras. Esto se debe a que desde muy temprano, al hacer el signo lo acompañamos de la palabra hablada y lo hacemos varias veces, lo que fomenta su aprendizaje.

Algunos de estos y más beneficios quedan recogidos en el artículos de investigación 'Alternativas a la comunicación ordinaria' de Mariona Sentís Arqués.

Guía del Baby Sign Language: ¿por dónde empezar?

Baby Sign paso a paso con tu bebé

¿Para quién es el Baby Sign Language? Para cualquier papá, mamá, cuidador, profesor de Educación Infantil que quiera establecer un puente de comunicación con los bebés y niños pequeños que le rodean. Evidentemente, si hay una persona no oyente en la familia, se optará por la lengua de signos que se hable en la familia.

Para empezar a signar con tu bebé tienes que observar si cumple con ciertos requisitos:

- Mantenerse sentado para tener las manitas libres para hacer los signos.

- Que señale las cosas que le interesan.

- Imitan los gestos que hacemos como, por ejemplo, sacarnos la lengua o tirar besitos.

Estos hitos se suelen cumplir alrededor de los 6 meses más o menos dependiendo del desarrollo de cada bebé. Los bebés un poco más mayores también pueden aprender a signar si ya han empezado a decir palabras, ya que su aprendizaje será mucho más rápido y podéis aprender canciones, cuentos y juegos fomentando la adquisición de nuevo vocabulario.

Cada bebé lleva su ritmo y no hay una regla que diga que un bebé tarda una semana en aprender o arrancar a signar. Dependerá mucho de su desarrollo personal y de lo expuesto que esté a los signos. Un bebé aprenderá más rápido si varios miembros de la familia hacen los signos y si repetimos los signos varias veces al día.

Pero si por circunstancias solo un miembro de la familia puede hacer los signos, el bebé aprenderá igual. Pueden pasar desde días, semanas y meses hasta que un bebé haga su primer signo, por eso no hay que desistir y ser constantes, porque el día en el que el bebé hace su primer signo es tan emocionante que lo recordarás seguramente para siempre.

Puedes leer más artículos similares a Guía para empezar a usar el Baby Sign y comunicarte mejor con tu bebé, en la categoría de Lenguaje verbal en Guiainfantil.com.