Cómo es la comprensión de lenguaje de un niño según su edad

Descubre cómo puedes estimular la compresión del lenguaje de los niños desde casa

Juana Toriggia

La comprensión, a diferencia de la expresión oral, es un aspecto invisible del lenguaje. Este aspecto es muy complejo y necesario ya que, sin una adecuada comprensión, el lenguaje expresivo (visible) no sería funcional y se produciría un impacto en las habilidades conversacionales y sociales. Se necesita comprender el lenguaje para responder preguntas, inferir lo que dicen las personas 'más allá de las palabras', comprender chistes, ironías y doble sentido.

Así se desarrolla la comprensión del lenguaje de los niños

comprensión del lenguaje

La comprensión inicial está limitada por los conocimientos y experiencias cotidianas de los niños referidas al contexto 'aquí y ahora'. Ellos analizan los gestos y claves que les provee el ambiente en situaciones repetidas y contextualizadas. Por ejemplo, el niño puede buscar su cepillo de dientes frente a la orden verbal, después de sucesivas veces que lo realiza con sus padres.

- Entre los 2 y 3 años la comprensión de palabras aisladas evoluciona a la comprensión de frases en las cuales deben analizar las palabras de función (preposiciones, artículos, nexos) además de los sustantivos y verbos. Por ejemplo, mientras miramos un cuento le decimos: 'Muéstrame la nena que tiene un vestido rojo'.

- Entre los 4 y 5 años pueden comprender más allá de lo que se dice (inferencias), es decir pueden deducir a pesar de no estar explicitado con la información disponible. Ej: 'El nene tiene puesto un traje de baño. ¿Será verano o invierno?'.

- Después de los 5 años los niños pueden analizar las ideas principales del discurso y relacionarlas entre sí y captar el tema o asunto del discurso. El nivel más complejo de comprensión es el pragmático, en el que deben comprender reglas sociales, doble sentido, chistes e ironías.

Cómo estimular la comprensión del lenguaje en los niños

estimular comprensión lenguaje

Podemos estimular la comprensión de nuestros niños en las rutinas cotidianas, a través del juego, mirando cuentos, cantando canciones y conversando.

Al principio, cuando son muy pequeños, podemos estimular la comprensión mediante la designación o entrega de un objeto concreto sin otro objeto a la vista, dándole la instrucción simple, por ejemplo, 'dame el vaso'. Luego podemos podemos agregar otros objetos, de modo que deba elegir entre alternativas. Ponemos en la mesa oso, perro y conejo y le damos la consigna: 'Dame el oso'.

Otro modo de estimular la comprensión es a través de la designación o entrega de un objeto a partir de su descripción. Por ejemplo, ponemos en la mesa una pelota, un cuento y unos crayones y le decimos: 'Dame lo que se usa para pintar'.

La comprensión de preguntas es un aspecto muy importante de estimular, ya que para sostener y responder en una conversación es necesario comprender preguntas encabezadas por ¿Qué? ¿quién? ¿Dónde? ¿Cómo?

Cuando hacemos una pregunta a un niño se deben poner en marcha mecanismos cognitivos tales como atención, memoria o función ejecutiva. En primer lugar, deben entender que se trata de una pregunta y que se espera una respuesta. Para que esto ocurra deben interpretar claves prosódicas (entonación) y claves visuales (expresión facial). Luego deben analizar el contenido y dar una respuesta adecuada.

Las mejores situaciones para estimular la comprensión del lenguaje

desarrollo de la comprensión del lenguaje

A lo largo de nuestro día a día nos encontramos un montón de momentos donde podemos trabajar esta capacidad.

- Con la lectura de historias
Los cuentos son ideales para esta actividad, ya que ofrecen apoyos visuales (imágenes) en las cuales los niños pueden facilitar la comprensión. Podemos ir haciendo preguntas mientras vemos las imágenes (¿Dónde está el oso? ¿El perro está durmiendo? ¿Quién es la mamá? ¿Quién está comiendo?) y el niño debe ir señalando o respondiendo a las mismas con palabras aisladas o frases, dependiendo su nivel del lenguaje oral.

Se sugiere comenzar por preguntas cerrada, es decir, aquellas que su respuesta es un 'Sí' o un 'No'. Cuando el niño dispone de un nivel del lenguaje expresivo mayor podemos hacer preguntas que requieran mayor procesamiento y respuestas más complejas: ¿Dónde fue el conejo? ¿Por qué está llorando? ¿Cómo es la casa de ricitos de oro?

- En conversaciones cotidianas
La comprensión de preguntas podemos estimularla en conversaciones cotidianas dentro de rutinas (baño, comida, lavado de dientes...). Podemos utilizar los objetos concretos inherentes a cada rutina y realizar preguntas del tipo: ¿El agua está fría o caliente? o ¿Dónde está el jabón?

- A través del juego
Mientras jugamos con juguetes, podemos ofrecer inferencias lógicas, por ejemplo, con juguetes de la plaza y personajes y le decimos al niño: 'Pedro está jugando en el tobogán y de repente se puso a llorar. ¿Qué le habrá pasado?'. También podemos usar imágenes que debe observar y responder a preguntas. Ejemplo: 'El arbitro sacó la tarjeta roja. ¿Qué habrá pasado?'.

Alrededor de los 7 años los niños cuentan con mayor capacidad de abstracción verbal y podemos estimular la comprensión de doble sentido. Podemos hacer juegos en los que los niños deban explicar qué significa, por ejemplo: 'No pegar un ojo', 'No dar pie con bolas' o 'El mundo es un pañuelo'.

Puedes leer más artículos similares a Cómo es la comprensión de lenguaje de un niño según su edad, en la categoría de Lenguaje - Logopedia en Guiainfantil.com.