Qué necesitan los niños para poder mantener una conversación fluida

Actividades y juegos para ayudar a tus hijos a desarrollar esta habilidad

Juana Toriggia

Mucho antes de comenzar a hablar, los niños conversan con sus madres en 'proto-conversaciones', que ocurren desde los primeros meses de vida en los momentos de alimentación, cambio de pañal, baño... Estas primeras conversaciones ya tienen los componentes básicos que se encuentran en las conversaciones adultas, contacto ocular y atención conjunta, pero le falta algo. ¿Qué necesita un niño para tener sostener una conversación eficaz y cómo ayudar para desarrollar esta habilidad? Te lo cuento en las siguientes líneas. 

Habilidades necesarias de los niños para mantener una conversación

mantener una conversación con los niños

Durante el primer año de vida, los niños van adquiriendo habilidades tempranas de interacción social. Estas continúan desarrollándose a lo largo de la infancia, posibilitando que más adelante puedan realizar conversaciones propiamente dichas. ¿A qué habilidades nos referimos? 

- Contacto y seguimiento visual
A los 2 meses, sostienen y siguen con su mirada los cambios de dirección de la mirada del adulto.

- Atención Conjunta
Alrededor de los 6 meses, los bebés pueden compartir la atención con otra persona hacia un objeto o evento. La mamá le muestra un juguete y el niño alterna  la atención sobre el juguete y su mamá. ¡Están compartiendo algo juntos!

- Inicio y mantenimiento de la interacción social por sí misma
El niño y el adulto trabajan para construir ritmos de interacción. Hay pausas, tiempos de espera, expectativa e interés por la respuesta del otro. Esto es fundamental para sostener la interacción.

- Establecimiento de turnos para hablar
En una conversación uno escucha y otro habla, dándose de este modo una alternancia de la palabra. Es después de los 4 años cuando el niño logra respetar los turnos en los intercambios verbales.

- Mantenimiento del tema
Alrededor de los 5 años, los niños pueden sostener el mismo tópico en una conversación, aunque aún dependen del adulto para continuar el hilo del discurso.

- Comprensión de relaciones
Consiste en saber cómo responder adecuadamente a una variedad de personas en diferentes contextos. Tiene que ver con cómo el hablante se ajusta al contexto y al status del interlocutor. No es lo mismo hablar con una maestra que con un familiar o un amigo. Entre los 4 y 5 años, los niños pueden adaptarse al entorno social y modificar su modo de expresarse de acuerdo a si se trata de un familiar o no.

- Estrategias de reparación
Tiene que ver con la capacidad de superar situaciones de incomprensión entre el niño y el adulto. Después de los 3 años los niños pueden hacer pedidos de aclaración: '¿Qué?' o 'No entiendo'. A los 4 años ya pueden reparar malentendidos de manera eficaz.

- Brindar información pertinente
Tiene que ver con dar la información que el interlocutor necesita para poder comprender el tema en cuestión, valorar si la información es suficiente o insuficiente, si hay información anterior que el interlocutor no conoce o no sabe y brindar los datos necesarios para que la conversación sea efectiva. Esta habilidad se adquiere alrededor de los 6 años y se incrementa rápidamente después de los 7 años.

Actividades que ayudarán a los niños a desarrollar una conversación

juegos para ayudar al niño a establecer la conversación

Y, ahora, toca el turno de jugar, quiero decir, de enseñarle al niño de manera lúdica a desarrollar una conversación. ¡Aquí tienes unas ideas! 

- Juegos de turnos básicos
Desde muy pequeños se puede trabajar este aspecto con juegos tales como arrojar una pelota uno a otro, lanzar autitos por turnos, saltar, hacer cosquillas... Estas actividades permiten que el niño comprenda la alternancia de turnos y aprenda a esperar y observar al otro mientras espera.

- Juego simbólico
Inventar pequeños guiones de conversaciones que realizarán los juguetes y serán  similares a las que podría tener un niño pequeño. En estos guiones se puede ayudar al niño a aprender a hacer preguntas: '¿Cómo te llamas? o Tienes hermanos?'; reparar malentendidos: 'Disculpa no te escuche bien' o '¿Que has dicho?' y, también, hacer comentarios: 'Qué bonito es tu vestido'.

- Juegos de mesa
Lotos, dominó, juegos de asociación, memoria, juego de la oca, parchís... En estos juegos es necesario respetar turnos y reglas y, además, proporcionan modelos verbales estables: 'Ahora te toca a ti', 'Es mi turno' o '¿Puedo empezar?'. Este tipo de juegos favorecen el aprendizaje de las reglas implícitas que subyacen en una conversación.

- Guiones teatro y dramatización
Escribir juntos guiones de teatro para dramatizar con los juguetes favoritos o títeres los ayudará a realizar conversaciones inventadas, respetar los turnos de cada personaje, hacer hablar a los personajes y ¡divertirse!

- Juego del detective o periodista
El niño debe averiguar información sobre una tercera persona (puede ser un tía, maestra, abuela...). Primero podemos ayudarle otorgándole el modelo de preguntas: '¿Cuál es su comida favorita?, ¿Tiene perro? ¿Dónde se fue de vacaciones?'. Luego se puede pasar a un segundo nivel en el que el niño debe hacer su propio cuestionario.

- Paloma mensajera
El niño debe entregar un mensaje verbal a otra persona que puede estar en otra habitación y lo hará por teléfono o video-llamada. En esta actividad debe brindar información pertinente con los datos que necesita el interlocutor para comprender el mensaje y, en caso de no ser comprendido, deberá usar estrategias para repararlo.

- Lectura y dramatización de cómics e historietas
A partir de cómics o historietas que tengáis en casa, representad diálogos y conversaciones.

Puedes leer más artículos similares a Qué necesitan los niños para poder mantener una conversación fluida, en la categoría de Lenguaje - Logopedia en Guiainfantil.com.