8 consejos para mejorar la comunicación con los hijos adolescentes

Qué hacer para comunicarme con mi hijo adolescente

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Son muchos los padres de adolescentes que sienten que existe una brecha cada vez más grande de comunicación con sus hijos, que por más que intentan acercarse, casi siempre se topan con respuestas cortas que no dan para seguir una conversación normal y con la irremediable pantalla del celular o de los videojuegos impidiendo que se conecten realmente con ellos.

Si quieres mejorar la relación con tus hijos adolescentes, presta atención a todos estos consejos para mejorar la comunicación con los hijos adolescentes. ¡Te serán muy útiles!

8 consejos maravillosos para mejorar la comunicación con los hijos adolescentes

8 consejos para mejorar la comunicación con los hijos adolescentes

Es cierto (y normal) que a medida que los hijos crecen, sus amigos empiecen a ser parte central de sus vidas y que conversaciones o actividades que antes disfrutaban con sus padres dejen de ser atractivas para ellos; sin embargo, no por eso debemos renunciar a tener un canal de comunicación abierto y a hacerles saber que siempre estaremos cuando nos necesiten.

A continuación, algunos consejos para lograrlo:

  1. Escúchalo. Si tu hijo adolescente te comparte información sobre cualquier cosa, escúchalo siempre con atención, (deja de hacer lo que estés haciendo) y siéntete muy, muy afortunado. A esta edad comparten muchas más cosas con sus amigos, que con sus papás y no es nada personal, es un proceso que se da de forma natural, por eso es tan importante que cuando se comunican con nosotros, nos encuentren receptivos y dispuestos.
  2. Administra los consejos. No siempre que nuestros hijos nos cuentan algo, es porque están esperando nuestra experta y sabia opinión, en ocasiones solo quieren compartirnos. Eso a veces nos cuesta trabajo entenderlo, porque siempre estamos listos para ayudarles a resolver problemas, así que podemos salir dándoles opiniones, recomendaciones y hasta prohibiciones después de alguna conversación casual originando que lo piensen dos veces la próxima vez.
  3. Cuida tus reacciones. En aquellos casos en que la información te cause un "ataque de pánico" finge tranquilidad.... supongamos que te cuenta que uno de sus compañeros se emborrachó en una fiesta…no hagas ningún juicio (por lo menos en voz alta), especialmente si se trata de un amigo suyo; en cambio hazle preguntas clave para entender la situación; después es importante que le preguntes su opinión al respecto y lo escuches con atención; será más fácil entonces, reforzar los puntos que te parezcan significativos o darle tu punto de vista….siempre tratando de no caer en los extremos. A veces funciona muy bien contarle alguna anécdota tuya de cuando tenías su edad para dejar clara alguna lección o tema en el que te gustaría que reflexionara.
  4. No hables mal de sus amigos. Puedes tener tus propios juicios sobre sus amigos, sin embargo, cuida mucho como te expresas de ellos. Si lanzas juicios negativos a la ligera, puedes hacer que tu hijo se cierre y prefiera mantenerte lejos de su vida social originando una brecha en la comunicación con él.  Si hay algún amigo cuyos comportamientos te parezcan inadecuados, refiérete a esos comportamientos, pero no a su persona y trata de entender que encuentra tu hijo en esa amistad.
  5. Cuéntale de ti. A veces tenemos unas ansías locas de que nuestros hijos nos cuenten todos los detalles de sus vidas, pero nosotros rara vez les compartimos temas de las nuestras. Prueba contarle un poco de ti, de tu día, de tus alegrías, de tus preocupaciones, de tus recuerdos y espera su reacción, probablemente será una buena forma de acortar distancias.
  6. Conéctate con lo que le gusta. Esta técnica casi nunca falla. Todos los adolescentes tienen sus debilidades: música favorita, cantantes, películas, youtubers, deportes, videojuegos, etc. Muéstrate interesado en los temas que apasionan a tu hijo, quien mejor que él para responder tus dudas, verás cómo en seguida se entusiasma y se abre una nueva puerta hacia la comunicación con él.
  7. Invítalo a su lugar favorito. Es difícil que se resista a una invitación a su lugar favorito para comer, tomar un helado o ver una película; sorpréndelo de vez en cuando y aprovecha ese momento para conversar y acercarte a él.
  8. Agradécele. Cuando sea posible dile que aprecias mucho que te comparta sus cosas, que te encanta platicar con él y que siempre podrá contar contigo…. ¡seguro regresará a ti muy pronto!