Trastornos mentales más comunes en la adolescencia

Los trastornos mentales más comunes entre los adolescentes

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Los trastornos mentales en la adolescencia se caracterizan por cambios de humor, cambios en la forma de pensar y de comportarse que experimenta la persona. Pueden provocar malestar o pérdida en su calidad de vida haciendo que tengan problemas físicos, mentales y sociales.

Este tipo de problemas no sólo se dan en la edad adulta. En la adolescencia son muy comunes, de hecho más de la mitad de los trastornos mentales empiezan a manifestarse y se desarrollan en la adolescencia. La adolescencia es una etapa de la vida que está llena de cambios para los jóvenes, por esa razón puede ser un periodo bastante agitado.

Los 7 trastornos mentales más frecuentes en la adolescencia

Trastornos mentales en adolescentes

Detectar algún tipo de trastorno de manera temprana supone muchas ventajas a la hora de impedir que avancen en la edad adulta. El problema es que suele ser complicado ya que los adolescentes no suelen hablar de lo que les pasa.

Además, la definición del diagnóstico de los trastornos va variando. Los síntomas de estos tienden a asemejarse más a los de los adultos cuanto mayor es la edad del adolescente. Entre los trastornos más comunes podemos encontrar:

  • Trastornos de ansiedad. Estos son los más comunes en la adolescencia. Debido a este trastorno, lo adolescentes experimentan preocupaciones excesivas. En este se incluyen: los ataques de pánico, las fobias, el TOC, el trastorno por estrés postraumático, y el trastorno de ansiedad generalizada. Estos trastornos hacen que el joven padezca síntomas físicos y cognitivos asociados como insomnio, irritabilidad, dolor de estómago, sudoración y tensión muscular.
  • Depresión: Este trastorno se puede dar tanto en la adolescencia como en la infancia. Además es más probable que se de en chicas. Este trastorno se caracteriza por un estado de ánimo patológicamente bajo y la dificultad por obtener placer. Donde se experimentan cambios en las emociones (tristeza, baja autoestima), en los pensamientos (creencias negativas como incapacidad para hacer cosas o darse poco valor), en el bienestar físico (falta de apetito o cambios en el sueño) y las motivaciones (falta de interés por hacer cosas y bajas calificaciones en los estudios).
  • Trastornos de alimentación: anorexia, bulimia,… Este tipo de trastornos se asocian a la adolescencia de manera frecuente, pero pueden aparecer en cualquier momento de la vida. Factores como la sociedad en la que vivimos está haciendo que el inicio de este tipo de trastornos sea cada vez más temprano La anorexia nerviosa afecta de manera aproximada al 1% de las chicas adolescentes. En chicos afecta a un menor número. Es un trastorno que debe ser tratado con prontitud para que no afecte gravemente. La bulimia afecta entre el 1 y el 3% de la población. En el caso de este trastorno se evita ganar peso a través del vómito.
  • Fobia social: Las personas con el trastorno de ansiedad social, más conocido como fobia social, sienten un gran malestar en situaciones que comportan la interacción con otras personas. Este trastorno puede causar síntomas físicos y cognitivos como: angustia, taquicardia y dificultades para respirar. En muchos casos se debe a rechazo o acoso escolar.
  • Trastornos de conducta: trastorno disocial, trastorno negativista desafiante. Se caracterizan por la actuación de los adolescentes de manera impulsiva y destructiva. Lo jóvenes que padecen este trastorno utilizan la violencia física y verbal contra personas, animales, roban, violan las normas de los padres, se portan mal en el colegio, etc.
  • Hiperactividad: Es un trastorno sobre-diagnosticado en nuestra época. Actualmente se cree que el 5% de los adolescentes lo padece. Este trastorno implica la pérdida de la capacidad de atención, la impulsividad y distraerse fácilmente. Padecer TDAH implica el aumento de probabilidad de desarrollar adicciones, depresión y trastornos de ansiedad.
  • Trastornos de aprendizaje: Este tipo de trastornos afectan a la habilidad que tiene el adolescente de recibir o expresar información. Estas dificultades se dan cuando existen problemas a la hora de escribir, lenguaje, coordinación, atención o autocontrol.