Necesidades alimenticias en niñas adolescentes

Qué dieta han de llevar las niñas en la adolescencia

La llegada de la adolescencia hace más claras las diferencias entre el cuerpo de las niñas y los niños, y, con ello, en sus necesidades alimenticias.

En Guiainfantil.com te contamos cómo debe ser la alimentación de las niñas adolescentes y qué aportes han de tener en esta época de cambios físicos y emocionales.

Consejos para una buena dieta en niñas adolescentes

Alimentación en niñas adolescentes

- En la adolescencia se produce un gran avance en el crecimiento, por lo que un buen aporte de calcio es muy necesario, ya que de otra manera, la densidad de la masa ósea puede ser baja y el crecimiento puede verse afectado. El calcio se absorbe de manera óptima en presencia de lactosa, de vitamina D y de una adecuada relación calcio/fósforo, y esto se da, de manera natural, en la leche y los derivados lácteos, por lo que estos son la principal fuente.

- Además, la vitamina K presente sobre todo en las verduras de hoja verde, ayuda a la fijación del calcio suministrado a través de la dieta en los huesos. En previsión de este intenso crecimiento, las niñas deberían consumir calcio extra desde los 9 o 10 años, ya que suelen crecer antes que los niños. El calcio no utilizado se elimina vía renal, de manera que si se consume en exceso –dentro de un consumo razonable- no supone peligro alguno para la salud.

- La proteína es también necesaria para el crecimiento, ya que ayuda al mantenimiento y desarrollo de la –nueva- masa muscular. Por el contrario, si no se aporta suficiente, el alcance de la pubertad puede retrasarse y el crecimiento verse comprometido. Un buen aporte de ácido fólico favorece el metabolismo de las proteínas, siendo de gran ayuda en esta etapa.

- Uno de los cambios principales que se producen en la adolescencia de una fémina es la llegada de la menstruación, y con ella, la mensual pérdida de sangre, que puede o no ser elevada. Así, uno de los principales aportes extra que las niñas necesitan llegado este momento es un suplemento de hierro. Dependiendo del volumen de la pérdida, puede ser necesario aportar suplementos vitamínicos, no sin antes consultar al médico, aunque normalmente con un aporte extra a través de la dieta será suficiente.

Es obvio que las carnes rojas son el mejor aporte, ya que el hierro que proporcionan es fácilmente asimilable por el organismo. En caso de seguir una dieta vegetariana, es útil combinar hierro no hemo procedente de legumbres o verduras de hoja verde, con alimentos ricos en vitamina C, como el brócoli o los cítricos. 

- El zinc, presente en carnes rojas, mariscos y cereales integrales entre otras fuentes, es otro de los minerales estrechamente relacionados con la maduración sexual además de con ciertas hormonas, por lo que sus necesidades durante la adolescencia son elevadas. Su aporte puede verse comprometido si se consume hierro en abundancia, ya ambas absorciones son competidoras, por lo que conviene vigilar que el aporte de hierro no sea excesivo.