Tratamiento para el Trastorno Negativista Desafiante en los niños

Un trastorno que hay que tratar precozmente

Manuel Antonio Fernández Fernández

El trastorno negativista desafiante es síndrome muy grave en los niños y que hay que tratar cuanto antes.

No sólo se trata de mal comportamiento, sino de un desafío a la autoridad que muchas veces va ligado a otros trastornos como son el TDH.

Te contamos cúales son los síntomas y tratamiento del Trastorno Negativista Desafiante en los niños.

Tratamiento para el Trastorno Negativista Desafiante en los niños

Tratamiento para el Trastorno Negativista Desafiante

Lo primero que hay que saber es si efectivamente el niño padece este tipo de trastorno. Para ello hay que responder positivamente al menos a 4 de estas preguntas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico del TDN?

1. Asiduamente se encoleriza e incurre en pataletas.

2. Con frecuencia discute con adultos.

3. A menudo desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus obligaciones.

4. Habitualmente molesta deliberadamente a otras personas.

5. A menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.

6. Frecuentemente es susceptible o fácilmente molestado por otros.

7. A menudo es colérico y resentido.

8. De forma habitual es rencoroso y vengativo.

Además, debe haber:

- Una duración de más de 6 meses.

- Producir interferencia en las actividades vitales de la persona.

- No deberse a un cuadro psicótico.

Otras cuestiones a tener en cuenta:

Aunque es posible que el trastorno negativista desafiante aparezca de forma independiente, es poco habitual.

Lo más normal es que aparezca de forma conjunta al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esto ocurre en el 80% de los casos, más o menos, y si no lo detectas a tiempo, no serás capaz de encontrar la solución a todos los problemas de tu hijo.

Claves fundamentales en el tratamiento del trastorno negativista desafiante

La actitud a tomar en cada caso está determinada por dos factores principales: La edad y la intensidad del problema.

De forma global, puedo establecer la recomendación de valorar la intervención psicológica en los casos leves y la mixta en los graves.

1. El tratamiento farmacológico del trastorno oposicionista desafiante

Cuando los síntomas son peligrosos, ya sea para el chico que lo sufre o para su entorno, es necesario tomar medidas rápidas y efectivas.

Para ello es posible el uso de medicamentos de la familia de los neurolépticos como la Risperidona (Risperdal), el Aripiprazol (Abilify) o la Paliperidona (Invega) entre otros.

En los casos de TND asociado al TDAH, el uso de los medicamentos habituales para el TDAH puede ser de utilidad. En estos casos tenemos el Metilfenidato (Rubifén, Equasym, Medikinet,Concerta y Rubicrono), la lisdexanfetamina (Elvanse) o la Atomoxetina (Strattera). Un papel relevante puede jugar la Guanfacina (Intuniv)

La finalidad de los medicamentos es disminuir la impulsividad hasta unos límites que la terapia sea posible de manejar. De lo contrario, no será posible iniciar la intervención psicológica.

2. La terapia psicológica en el trastorno negativista desafiante.

El tratamiento psicológico del TOD se compone de diferentes áreas. Debe contar con terapia individual para el chico pero también de terapia grupal para ayudarle a gestionar las relaciones.

La terapia de familia ayuda al conjunto a gestionar las dificultades. Junto con el terapeuta, se van buscando estrategias para resolver los conflictos que se vayan generando.

Puntos fundamentales para orientar el pronóstico del TOD

Hay muchos aspectos a tener en cuenta para poder valorar el pronóstico del trastorno negativista desafiante. Cada uno de estos factores es crucial y juega un papel específico que está íntimamente relacionado con los demás.

- La gravedad del trastorno.

- La persistencia a lo largo del tiempo.

- La coexistencia de otros como el trastorno disocial.

- La aparición conjunta con el TDAH.

- Los trastornos de aprendizaje.

- Existencia de abuso de sustancias / drogas.

- Otros casos en la familia de TND.

- El momento del diagnóstico y el inicio del tratamiento.

Algunos consejos prácticos que te ayudar a manejar el TND en el día a día.

- Empieza por conseguir información de buena calidad sobre el tema. No todo lo que sale en internet es verdad.

- Busca ayuda de un equipo profesional que pueda ayudarte.

- Sigue las indicaciones de los profesionales y no asumas los problemas sin más.

- Confía en tu familia para pedir ayuda cuando lo necesites.

- Es importante que tu hijo sepa que le quieres, a pesar de los problemas que podáis tener