5 consejos para manejar la impulsividad en los niños

Niños impulsivos. Cómo ayudarles a controlar la impulsividad

Silvia Álava Sordo

El autocontrol es la capacidad que nos permite guiar nuestra conducta sin dejarnos llevar por la inmediatez del momento o lo que nos dicen los demás y es además, una garantía de éxito en la vida.

Los niños muy impulsivos son aquellos que tienen rabietas demasiado largas, no consiguen respetar las reglas del juego o si quiere algo, lo quiere en el momento y monta una pataleta porque no acepta un no por respuesta. ¿Qué podemos hacer los padres para manejar esta impulsividad y falta de autocontrol en los niños?

5 pautas para educar a niños impulsivos

Niños impulsivos

1- Ser un ejemplo: si nosotros no tenemos una gran capacidad de autocontrol y nos enfadamos cuando algo no nos sale bien, los niños copiarán nuestra conducta.

2- Establecer consecuencias: los adultos somos capaces de inhibir ciertas conductas porque sabemos que puede tener consecuencias, los niños no las conocen, por lo tanto debemos ayudarles a saber qué puede ocurrir en caso de que actúen de una determinada manera: ya sea que no les dejemos ver su programa favorito de televisión o no bajar al parque.

3- Fomentar el autocontrol corporal: el autocontrol pasa por adquirir el control corporal, los niños han de ser conscientes de su cuerpo. Para que puedan conseguirlo podemos hacer juegos como, por ejemplo, hacer que somos tortugas y movernos muy despacio o que somos liebres y movernos muy rápido.

4- Dar una paga y enseñarles a gestionarla: a niños un poco más mayores podemos enseñarles a gestionar el dinero para inhibir esas costumbres de querer algo y quererlo ya. Con su paga podrán comprar aquello que desean, pero no siempre podrán adquirirlo en el momento, en ocasiones deberán demorar ese deseo hasta que consigan ahorrar el dinero suficiente.

5- Aprender a seguir instrucciones: hay que enseñar a los niños el orden de ciertas tareas, para ello podemos utilizar ciertas actividades como enseñarles a cocinar. Pueden aprender a través de la elaboración de recetas que si no seguimos las instrucciones correctas, el plato no saldrá bien.

Vídeo para aprender a manejar la impulsividad en los niños

El autocontrol es esa capacidad que vamos desarrollando a lo largo de la vida, que nos permite ser capaces de guiar nuestra conducta, nuestros pensamientos, de conseguir alcanzar nuestras metas sin dejarnos llevar por la inmediatez del momento, por lo que nos influencia las circunstancias y los demás.

Cuánto más los niños consiguen autocontrolarse más autónomos y más seguros serán. Pero, ¿cómo saber si nuestro hijo es impulsivo?

5 síntomas de un niño impulsivo

  1. Cuando el niño tiene un enfado y no es capaz de controlarse. Si el niño tiene una pataleta que va más allá de 10 minutos, se puede detectar una impulsividad.
  2. Cuando el niño no es capaz de respetar las reglas de un juego. Quiere siempre salir con la suya para ganar, haciendo trampas o lo que sea.
  3. Cuando el niño se irrita, grita, patalea y se enfada mucho delante de un 'no'. No consigue razonar.
  4. Cuando el niño protesta de una forma desmesurada a una propuesta que va en contra a sus intereses.
  5. Cuando el niño no tiene paciencia para leer las instrucciones de los juegos, sean de mesa o de ordenador.