Evitar los temidos resbalones y caídas de los niños en piscinas y playas

Medidas de seguridad en verano que tus hijos deben cumplir a rajatabla

Beatriz Martínez

Dime una cosa, ahora que las vacaciones de verano, y por ende los días en la playa y la piscina, han llegado, ¿qué es lo que más te preocupa? Seguramente lo mismo que a mí, que los niños no se hagan daño en la piscina ni en la playa y con ello englobo un montón de cosas: resbalones, caídas, golpes, arañazos...

Y es entonces que me digo a mí misma: 'tranquila, seguro que si estoy pendiente de mis hijos nada de esto va a pasar'. Por supuesto que la atención, la precaución y el cuidado que pongamos en nuestros niños será el primer y más importante paso para evitar estos accidentes infantiles, pero aún hay más. Aquí tienes la guía completa con los mejores consejos para evitar resbalones y caídas en la piscina y la playa este verano. ¡La diversión no está reñida con la seguridad!

Resbalones y caídas de los niños en piscinas y playas, ¡cuidado!

Los resbalones y las caídas de los niños en piscinas y playas

Apenas comienza el verano y las noticias ya llegan: un menor que se ha roto un brazo por resbalarse, otro que se ha dado un golpe en la piscina... Y es ahí que pensamos todos, ¿se podría haber evitado? Los accidentes, por desgracia, muchas veces ocurren sin que podamos hacer nada, pero bien es cierto que sí hay una serie de cosas que podemos poner en marcha desde el primer día de verano para extremar las medidas de seguridad. Vamos a verlas una a una, seguro que así logramos quedarnos todos mucho más tranquilos.

1. Ojo con los saltos y las piruetas en la piscina

A los niños les encanta saltar y hacer cuantas piruetas pasen por su mente en la piscina, bien está que se diviertan pero no por ello se tienen que saltar todas las normas de seguridad. Este verano, antes del primer baño, habla con tus hijos sobre las normas básicas que se han de cumplir a rajatabla:

  • Nada de saltar de cabeza donde casi no cubre.
  • No se salta cerca de otras personas.
  • De espaldas no, mejor de frente.
  • De lado sí, pero con cuidado.
  • Nada de empujar a los amigos para tirarlos al agua. Se pueden ahogar.
  • No se coge carrerilla pues se pueden resbalar.
  • Nada de tirarse al agua cerca de ningún bordillo.
  • No se salta encima de ningún hinchable.
  • Y, por supuesto, nada de juegos peligrosos como ver quién aguanta más la respiración dentro del agua.
Cuanto más claras tengan las normas menos golpes y caídas va a haber.

2. Sandalias antideslizantes, ¡que no te falten!

A ver si te suena esto, tu hijo sale de darse un baño en la piscina para ponerse a jugar con sus amigos a las carreras por el borde la piscina o sale del agua para ir con prisas al baño... Claro está que más de una vez se ha dado (o ha estado a punto de darse) un resbalón y un buen susto. De poco o nada te va a servir que le digas que no corra, la clave están en decirle que tenga cuidado y en lograr que se ponga unas sandalias (que no chanclas) de agua antideslizantes. ¡Prueba superada!

3. Y para la playa, ¿qué medidas de seguridad debemos tener en cuenta?

Para evitar sustos en la playa es importante hacer caso de las banderas y no saltar ni bañarse cerca de rocas o espigones, es en esos lugares que la corriente les puede arrastrar y hacer que se golpeen o que se hagan cortes en los pies. También es importante ir con cuidado cuando se va corriendo desde la orilla para tirarse al agua. Si es poco profunda se pueden dar un golpe o torcerse un tobillo al tropezarse con una roca. Al igual que hemos dicho con la piscina, no se salta cerca de nadie ni se hacen piruetas que tengan peligro.

Otros consejos de seguridad a tener en cuenta este verano

Los consejos de seguridad para este verano

Ya para terminar solo nos queda hacer un repaso por el resto de normas de seguridad que hay que seguir en la playa y en la piscina.

- Manguitos y flotadores sí, pero siempre con vigilancia
Si se trata de un niño pequeño que aún no sabe nadar, se le deben de poner manguitos o flotador de su talla, pero no por ello se le debe dejar dentro del agua sin vigilancia de un adulto, es ahí que suelen ocurrir los accidentes. Si se trata de niños que ya saben nadar bien y que no necesitan de flotador alguno, se les puede dar un poco más de margen indicando siempre que han de estar en la zona de la piscina en la que toquen el suelo con el pie. De todas formas, se debe estar siempre al tanto de ellos. Los socorristas están para controlar la piscina pero no para hacer de canguros de nuestros hijos.

- En la playa siempre pendiente de los peques
Para la playa, sobre todo en las masificadas, no hay que perder ni un segundo de vista a los niños. Si se alejan será muy complicado encontrarlos. Se les debe decir donde están las cosas (al lado de la bandera y a 8 pasos de la orilla) por si ellos se despistan que sepan encontrarnos así como anotar nuestro teléfono en su brazo en el caso de los niños más pequeños. Además, se les puede explicar que si se pierden deben pedir ayuda al socorrista.

- Bebe agua y sigue una alimentación adecuada
Por otro lado, recuerda que niños y adultos debemos beber mucha agua, comer fruta fresca entre horas para estar bien hidratados, poner siempre la crema solar protectora media hora antes de ir a la playa y repetir después de cada baño (una norma que también has de seguir en la piscina) y evitar exponerse al sol en las horas centrales del día. Los golpes de calor también son de los accidentes más comunes en verano y uno de los más fáciles de evitar.

¡Disfrutar de un verano seguro es posible!