Ortopedia y traumatología

Fracturas de huesos y ligamentos, lesiones traumáticas de columna, dolores en las espaldas y articulaciones, esguinces, luxaciones, artritis, deformidades de los pies, displasia de cadera... En Guiainfantil.com podrás encontrar una guía práctica sobre todo lo que afecta a los huesos y músculos de los niños y adolescentes.

La traumatología se ocupa de las lesiones traumáticas de columna y extremidades, mientras la ortopedia se dedica a corregir o evitar las deformidades o traumas del sistema músculo-esquelético del cuerpo humano, a través de cirugía (cirugía ortopédica), aparatos (llamados ortesis) o ejercicios corporales.

Promocionado

Cómo deben sentarse los niños para mantener una espalda sana

La postura de los niños al sentarse en el colegio y en casa a menudo no es la correcta. Guiainfantil ofrece una serie de consejos para evitar las malas posturas de los niños que pueden terminar en dolorosas lesiones de espalda. Cuida la higiene postural de tu hijo para mantener una espalda sana. Cómo deben sentarse los niños para mantener una espalda sana.

Promocionado

Si te preocupa la espalda de tu hijo, regula el peso de su mochila

Un peso excesivo y mal repartido de la mochila puede provocar lesiones y dolores de espalda en los niños. La Fundación Kovacs, que promueve la salud pública a través de la difusión y la aplicación de medidas con base científica, defiende que los niños no lleven de peso a sus espaldas, más del 10 por ciento de su peso corporal.

Promocionado

¡Mamá, me duele la espalda!

Generalmente los niños y adolescentes van por la vida disfrutando de su cuerpo y exigiéndole, más de la cuenta sin pensar que en el futuro esos excesos podrían pasarle la cuenta. Una de las regiones del cuerpo que más recargan en esta etapa es precisamente la espalda. Según las estadísticas médicas hasta el 70 por ciento de los menores de 17 años ha padecido dolores de espalda al menos una vez en su vida.

Promocionado

El pie plano de los niños

Los pies planos de los niños se pueden corregir con tratamientos sencillos, teniendo como base la realización de ejercicios que favorezcan el fortalecimiento de la musculatura de la planta de los pies, como caminar descalzo por la arena, caminar de puntillas y de talones, hacer movimientos circulares con las puntas de los pies, intentar coger objetos con los dedos de los pies.