Tendinitis de muñeca, la dolencia que ataca a los niños gamers

Consejos para tratar esta lesión de tus hijos adictos a los videojuegos

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

Pasarse horas sentado en un sillón frente a la televisión o el ordenador jugando al Fornite, el Minecraft o el FIFA tiene consecuencias graves para la salud de los niños y puede derivar en dolores de espalda y lo que no son de espalda. Los adictos a los videojuegos, más conocidos como gamers, no pueden sostener la espalda contra el respaldo por la adrenalina que genera el juego, por eso se encorvan y se acercan cada vez más y más a la pantalla. Y no es lo único, al estar todo el rato repitiendo mismos gestos con la mano, padecen tendinitis de muñeca.  

Tendinitis de muñeca, la lesión más común en gamers 

tendinitis de muñeca, como afecta a los gamers

Los tendones son un conjunto de fibras de colágeno, pequeños vasos sanguíneos y otros elementos que unen los músculos a los huesos. Si se produce tendinitis o tendinosis, (que es un proceso no inflamatorio sino de tipo más degenerativo), las fibras de colágeno se “desordenan”, se desorientan, se producen cambios vasculares, y se irritan los nervis nervorum. Todo esto aumenta el dolor, la debilidad del tendón, y facilita su rotura.

Al comienzo, las tendinitis suelen mejorar con el movimiento. Conforme va empeorando, molestan también realizando el gesto, produciendo una limitación de la movilidad, y finalmente duelen de forma constante aunque no se mueva la zona en concreto. En casos agudos, el dolor aumenta más durante la noche.

Causas de la tendinitis de muñeca

La tendinitis se produce cuando por diferentes causas, que detallaremos más tarde, se inflama el tendón y a veces las zonas cercanas. La inflamación es el mecanismo que pone en marcha el cuerpo para intentar reparar la zona dañada.

Es importante que se produzca un buen proceso inflamatorio para que se lleva a cabo una buena reparación del tendón. Si bloqueamos la inflamación en su inicio, las 6,7 primeras horas, estaremos consiguiendo que la calidad de reparación del tejido no sea la óptima. El problema de la inflamación es que se cronifique en el tiempo.

- Sobrecarga por realización de gestos muy repetitivos, uso excesivo y poco descanso, lo cual genera en el tendón microtraumatismos de repetición.

- Mala ejecución del movimiento o técnica deportiva en cuestión. Ejemplo, agarre incorrecto de una raqueta o, en nuestro caso, mala ergonomía en el ordenador, exceso de tensión del brazo al clicar o sostener el ratón etc.

- Desequilibrio postural. A veces tenemos una descoordinación entre un grupo muscular y su contrario. Presentamos más fuerza, tensión o rigidez en unos y una falta de actividad en otros, con lo que el cuerpo se ve obligado a compensar aumentando la tensión o la exigencia en distintos músculos o tendones.

- Problemas cervicales o de espalda superior, que alteran la musculatura del miembro superior.

- Problemas viscerales. Malas digestiones, reflujos, gases, estreñimiento… Una víscera que no trabaja bien, disminuye su vascularización y puede crear reflejos dolorosos en otros lugares a distancia.

- Causas metabólicas y mala alimentación. La presencia de diabetes aumenta mucho la probabilidad de desarrollar tendinitis, ya que el azúcar aumenta la rigidez del colágeno.

- Una alimentación basada en procesados, harinas refinadas, grasas trans, lácteos de baja calidad, consumo de embutidos y mucha carne roja, alcohol y deficiente en verduras, frutas, pescado y grasas saludables, aumenta la inflamación de base del cuerpo, haciéndonos más propensos a padecer muchos trastornos.

- Uso de ciertos medicamentos. Algunos antibióticos, estatinas o inhibidores de la aromatasa, pueden empeorar la calidad del tendón.

Qué es la tendinitis de De Quervain 

La tendinitis de muñeca más frecuente es la llamada De Quervain. Aquí se inflaman los tendones y las vainas de los músculos separador y extensor del pulgar.

Es muy típica de las personas que están muchas horas frente al ordenador, de las madres que acaban de tener un bebé, de limpiadoras, jardineros… Todas las acciones que impliquen movimientos repetitivos de la mano o la muñeca.

Esta tendinitis da dolor alrededor del dedo pulgar y su musculatura, de la muñeca e, incluso, del antebrazo, y produce molestias al realizar movimientos con el pulgar como agarrar o estirar estos tendones.

Un ejercicio que molesta, pero va muy bien para estirar y movilizar los tendones dentro de su vaina es el que podemos realizar nosotros mismos, agarrando el pulgar con el resto de los dedos de la mano, poniendo el codo a una flexión de 90º, pegando la cara anterior del antebrazo a nuestro costado, y realizando un movimiento de la muñeca de “desviación cubital” (como si quisieras llevar el dedo meñique en dirección del suelo).

Este estiramiento hay que realizarlo hasta que notemos tensión y lo mantendremos mínimo un par de minutos. Si la molestia se pasa en menos tiempo, podemos aumentar un poquito más el estiramiento, y mantener otros minutos en la nueva posición. 

Consejos para tratar esta lesión de tus hijos adictos a los videojuegos

games con tendinitis de muñeca

Para evitar la cronicidad de la tendinitis, aconsejamos un tratamiento de fisioterapia y osteopatía en las primeras fases. Cuanto más dure esta afección, a más estructuras implica, se produce más fibrosis y más tiempo tardará en recuperar.

El fisioterapeuta realizará un diagnóstico para intentar descubrir el origen de la tendinitis y tratará el cuello, la columna, el diafragma, el brazo  o el sistema visceral del paciente si este se relaciona con la tendinitis.

Al comienzo, se realizarán estiramientos, movilizaciones suaves y contracciones isométricas del músculo sin forzar (se contrae sin que exista  movimiento articular), después pasaremos a realizar ejercicios isotónicos y terminaremos realizando en la última fase de recuperación ejercicios excéntricos (donde el músculo se activa cuando está en estiramiento). Mediante la puesta en tensión controlada del tendón, conseguimos que se sintetice colágeno.

Cuando existe mucha inflamación, utilizamos técnicas de drenaje linfático manual, técnicas miofasciales, electroterapia, y nos podemos ayudar de aparatología como INDIBA (Una radiofrecuencia que nos ayuda a mejorar el tendón tanto en fase aguda como crónica, según utilicemos las diferentes frecuencias e intensidades y el modo resistivo o capacitativo).

La EPI (electrólisis percutánea intratisular), a pesar de ser una técnica invasiva, ofrece también muy buenos resultados en tendinopatías crónicas. Consiste en introducir en el tendón una corriente galvánica, mediante una aguja de acupuntura que activa la reparación del tejido.

Otra técnica que se utiliza en tendinitis es el CYRIAX o masaje transverso profundo. Consiste en realizar una fricción profunda sin crema o aceite, para no resbalar en la piel, de forma perpendicular al tendón, realizando pases a uno y otro lado del mismo. Se mantiene durante unos minutos, según la tolerancia del paciente. Después de esto no pondremos hielo, ya que lo que se pretende es favorecer la reordenación de las fibras de colágeno en una correcta dirección y romper adherencias.

Este tratamiento de manos de un profesional se puede complementar con ciertas pautas a seguir: 

- El reposo total no está recomendado, ya que la inmovilidad dificulta el trabajo del sistema linfático, que es fundamental para eliminar sustancias que se acumulan en la zona de la inflamación y producen más rigidez del tejido. Pero el descanso relativo es necesario para mejorar la patología.

- Se deberá evitar cargar pesos, y realizar los movimientos repetidos que causan la molestia en la medida de lo posible.

- Los últimos estudios sugieren que tampoco están indicados los antiinflamatorios, (salvo en casos concretos), ya que interfieren con el mecanismo de inflamación-resolución y, aunque parecen acelerar la recuperación, se produce una peor curación de las fibras del tendón.

- En cuanto al uso del hielo, ayuda a reducir el dolor ya que disminuye la inflamación, pero parece que también interfiere (aunque menos que los antiinflamatorios), en la recuperación de las fibras de colágeno, produciéndose un menor tamaño de las fibras musculares regeneradas con su uso.

- Una práctica que no interfiere con el proceso normal de la inflamación es el antiguo emplasto de arcilla verde o roja. Consiste en mezclar arcilla con agua y dejarlas durante varias horas en la zona inflamada. Encima le ponemos una tela y lo enrollamos con film transparente.

-Para mejorar el proceso inflamatorio podemos aumentar el consumo de grasas de calidad (aguacate, aceite de semillas de primera presión en frío, pescados grasos…) que contienen GLA, DHA, EPA… y producirán Llipoxinas, resolvinas, protectinas que ayudan a resolver la inflamación.

- Podemos ayudar a formar colágeno suplementando vitamina C, consumiendo alimentos que la contengan, o tomando aminoácidos como la glicina o la prolina, presentes en la gelatina que se produce al cocer la piel huesos, tendones o ligamentos del ganado o los pescados.