Prueba casera para saber si un niño tiene pies planos y de qué tipo son

El pie plano es uno de los problemas podológicos más comunes entre los bebés y los niños

Javier Alfaro Santafé

Los pies planos son un problema muy común en la salud infantil. Por suerte, pueden ser tratados con eficacia siempre que se detecten a tiempo (en caso contrario, pueden traer serias complicaciones en el desarrollo normal de los pies, afectando el soporte, el equilibrio y la forma de los músculos). Existe una prueba casera que nos puede ayudar a saber si un niño podría tener pies planos y de qué tipo son, si bien siempre tiene que ser un profesional quien diagnostique este problema podológico.

Una prueba casera para identificar pies planos en los niños

La prueba casera de los pies planos para niños

¿Tienes sospechas de que tu hijo podría tener los pies planos? Tal y como se menciona en el artículo 'Camine con entusiasmo con pies sanos' (del Hospital for Special Surgery) todos hemos tenido pies planos en algún momento de nuestra infancia. Aunque en la mayoría de los casos se super con la edad, en otros casos el arco del pie nunca se llega a formar completamente. Es entonces cuando tenemos que hablar de pies planos.

Hasta los 7 años, es normal que un niño tenga pies planos. En cualquier caso, existe una serie de test caseros sencillos que se pueden realizar para tener una primera aproximación sobre si este pequeño sufre de este problema en los pies y de qué tipo son. Recuerda, sin embargo, que es necesario llevar a los niños a la consulta de un podólogo (un poco más abajo te hablamos de ello).

¿En qué consiste esta prueba casera de los pies planos?

1. Para comenzar, se le pide al niño que se ponga de puntas o puntillas sin agarrarse de nada, lo más alto que pueda. Si al colocarse de puntillas se ve que se forma el puente en la parte inferior del pie, entonces se descarta de inmediato que haya algún problema. Este se le conoce como test de Heel Rise.

2. Por otro lado, podemos hacer el conocido como test de Jack. Se trata de tirar hacia arriba el dedo gordo del pie de nuestro hijo. Si al hacer este gesto se forma el puente, también podemos considerar que no hay pies planos.

Para saber qué tipo de pies planos tienen los niños (y, por tanto, la gravedad) debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

- Si al hacer los dos test se forma puente en el pie del niño, quiere decir que el niño posee un pie plano flexible. Podemos estar tranquilos, ya que este es el mejor de los pies planos, de hecho, se puede considerar normal hasta los 7 años.

- Si un examen sale bien y el otro sale mal (por lo general, en el que no aparece el puente es en el test de Jack) entonces quiere decir que el pequeño o pequeña tiene un pie plano semiflexible. Este tipo de pies planos necesita que el niño a partir de los 4 años use plantillas y haga una serie de ejercicios.

- En el caso de que en ninguno de los dos test se forme el puente en el pie del niño, entonces se trata de un pie plano rígido. En este caso se realizan radiografías y el especialista decidirá el pronóstico y el tratamiento que requiera.

A qué edad debes llevar a tu hijo al podólogo infantil

Revisión de los podólogos para tu hijo

Como ya te hemos recomendado, esta prueba de los pies planos se pueden hacer en casa como una primera aproximación. Sin embargo, siempre debe ser un profesional quien evalúe, diagnostique y trate los pies de los niños. Entonces, ¿a qué edad es recomendable que un podólogo revise los pies de nuestros hijos?

El momento más aconsejable según los podólogos y los pediatras es a partir de los 4 años. Es necesario aclarar que a esta edad no se obtienen datos significativos del andar de los pequeños, pues los niños de 4 años no suelen pisar bien. Sin embargo, en estas revisiones se obtienen datos significativos que podrán compararse con los datos obtenidos en el futuro y, así, detectar las anomalías relacionadas con los pies.

De manera que, si no existen cambios significativos, entonces no va a haber un tratamiento específico ya que el crecimiento está arreglando por su cuenta algún defecto mínimo presentado. Caso contrario ocurre cuando los datos cambian con otra evaluación, el pie está peor o no gana la mejora necesaria, entonces sí se necesita de una intervención profesional.

[Leer +: Cómo deben ser los zapatos de los niños]

Problemas de los pies más comunes en los niños

Problemas en los pies de los niños

Hay que tener en cuenta que los pies representan la base que soporta nuestro cuerpo y nos permiten tener una vida activa de calidad. De ahí, la importancia de cuidarlos desde la primera infancia; desde que nuestros hijos son bebés hasta el momento en que los niños crecen y tienen que colocarse zapatos, respetando el proceso natural de la evolución de sus pies.

Según el pie de nuestros hijos va creciendo, se pueden dar distintos problemas que requieren la revisión y el tratamiento por parte de un podólogo infantil. Estos son algunos de los problemas de pies más comunes en la infancia.

Cuando los niños caminan con los pies hacia dentro

¿Has apreciado que tu hijo mete los pies hacia dentro cuando camina en lugar de mantenerlos rectos? ¿Esto hace que sea más torpe y se caiga con más frecuencia? Aunque esto es común en los niños hasta los 3 años, luego los pies se van enderezando hasta que se llega a tener esos 10 o 12 grados abiertos que es lo normal. Esto va a depender del desarrollo ideal de la cadera y la tibia.

Para evitar que los niños caminen con los pies hacia dentro, debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones: que los niños no se sienten en forma de W, que no duerman boca abajo con las puntas de los pies hacia dentro y en casos más serios se deben hacer unas plantillas para forzar y abrir la marcha.

Cuando los niños tienen pies planos y otros problemas

Andar de puntillas o en forma de toe walker

Hay niños que tienden a andar en puntas o puntillas, lo que se conoce a menudo como toe walker. En la mayoría de los casos, se debe a un problema de acortamiento de la musculatura. Por lo que el tratamiento consiste en una buena serie de estiramientos, una mejor dieta alimenticia e hidratación constante.

Sin embargo, existen algunos casos donde esto se trata de una alteración neurológica, así que se deben hacer otro tipo de exámenes. Por ello, ante la duda hay que preguntar al pediatra o podólogo infantil que esté llevando el caso de nuestro hijo.

El pie plano en los niños

Y, por último, volvemos a hablar de los pies planes, ya que es posiblemente el problema podológico más repetido entre los niños. Debemos tener en cuenta que hasta los 7 años es común que un niño tenga el pie plano, pero lo que se debe atender con cuidado es descubrir cuál tipo de pie plano tiene, los cuales son 3: flexible, semi flexible, rígido. Para ello, te animamos a que hagas las pruebas caseras de las que te hemos hablado un poco más arriba.

Puedes leer más artículos similares a Prueba casera para saber si un niño tiene pies planos y de qué tipo son, en la categoría de Ortopedia y traumatología en Guiainfantil.com.