Ejercicios para ayudar a niños con pies planos valgos desde casa

Síntomas que manifiestan que un niño tiene este problema en sus pies

Carla Estrada

El pie plano valgo es una afección ortopédica, que consiste en la ausencia del arco del pie, o sea, toda la parte interna del pie es plana y toca el suelo, el tobillo es curvado hacia dentro y el talón con una curva hacia afuera. En los niños esto puede ser una condición normal, ya que el arco del pie no se desarrolla hasta después de los 6 a 7 años. Si tras esta edad no ha habido ningún cambio, se puede considerar como una patología, que necesitará tratamiento ortopédico y fisioterapéutico. Aquí te dejamos unos ejercicios para ayudar a niños pies planos valgos desde casa.  

Cómo se manifiesta un niño que tenga pie plano valgo

8 ejercicios que te ayudaran a corregir el pie plano valgo en los niños

Los pies planos se deben a una debilidad de los tendones y ligamentos que sostienen las articulaciones. Esta debilidad puede ser de origen congénito, inflamatorio, traumático, idiopático e, independientemente de la causa, puede producirse una alteración de la estructura músculo-esquelética.

El pie plano puede manifestarse en el niño cuando observamos que se cae frecuentemente, refiere dolor en miembros inferiores en horas nocturnas, tiene tropiezos al caminar y desgasta el calzado de un lado. En estos casos debemos solicitar consulta con el traumatólogo ortopedista para su evaluación y toma de conducta. 

8 ejercicios que te ayudarán a corregir el pie plano valgo en los niños

ejercicios para pies planos

Muchos padres se preguntan si el piel plano valgo se puede corregir y la respuesta es afirmativa. Para ello se necesitará el uso de plantillas y/o cuñas y la práctica de ejercicios especial que te describiré a continuación. 

1. Ponerse de puntilla (elevaciones del talón) o caminar de puntilla o punta, variando la posición de los pies para trabajar todos los músculos.  Con este ejercicio se fortalece la musculatura comprometida en la formación del arco plantar. Serían 20 repeticiones de cada uno: pies paralelos y juntos y pies paralelos y separados a la distancia de los hombros.

2. Subida del arco plantar. El niño intentará subir el arco plantar sin despegar los dedos y los talones del suelo. Al principio será complicado, por eso se hará unilateral y, después ya cuando lo logre, lo hará con los dos pies al mismo tiempo. También 20 repeticiones.

3. Caminar sobre el borde externo del pie, durante 2 a 3 minutos y en una superficie lisa. Con este ejercicio se desarrolla la musculatura interna de la pierna. Como es un ejercicio con una posición forzada del pie, si hay dolor al principio lo ideal es parar y retomar al sentirse mejor.

4. Colocar en el piso un recipiente y esparcir juguetes pequeños y tratar con los dedos de los pies recoger los juguetes y colocarlos en el envase.

5. Coloca una pelota suave o un rodillo y con la planta del pie se hacen movimientos hacia adelante y hacia atrás y se repite 20 veces con cada pie. Que se sienta el ejercicio a nivel del arco plantar.

6. Mantener el equilibrio con un solo pie (la pata coja), primero con uno y luego con el otro. Al principio puede ser con apoyo, ya que es difícil hacer este ejercicio cuando se tiene pie plano valgo. Con este ejercicio se trabaja la musculatura intrínseca del pie y otros músculos de la extremidad, que son necesarias para el equilibrio unipodal.

7.- Sitúa un objeto pequeño entre los dedos del pie y camina alrededor de la habitación, tratando de que no se caiga. Hazlo primero con un pie y luego con el otro. Fortalecerá la musculatura del pie y la pierna.

8.- Caminar unos 8 a 10 metros con el talón de ambos pies y luego de regreso hacerlo de puntillas.Si hay dolor, para y retomar al desaparecer.

Estos ejercicios, junto con el uso de plantillas especiales para pie plano y las recomendaciones indicadas por el médico ortopedista, harán que mejore la sintomatología y vaya formándose el arco plantar, eso sí, paciencia y constancia para obtener buenos resultados.