La relación entre los problemas de mordida de los niños y su pisada

Lo que los pies te pueden decir de la salud bucodental de tu hijo

Elena Fernández Romero de Ávila
Elena Fernández Romero de Ávila Osteópata y fisioterapeuta

Hoy te voy a hablar de los pies. Sí, esa parte de nuestro cuerpo que está ahí abajo, a la que muchas personas no le hacen mucho caso y que solo viene a nuestra mente en la época de mucho calor, cuando sacamos las sandalias y empezamos a pasear nuestros pies por las piscinas y las playas. Quizás después de lo que te voy a contar, les prestes un poco más de atención. ¿Sabías que existe una relación entre los problema de mordida de los niños y su pisada? Al parecer, según un reciente estudio, la postura del pie de los niños se asocia con sus alteraciones dentales.

Si tu hijo tiene problemas con la mordida, ¡vigila su pisada! 

problemas de mordida y la pisada

Hay evidencia científica de que la pisada de los niños se relaciona con su mordida. Hasta este estudio solo había relaciones con la curvatura lumbar, pero investigadores de la Universidad de Málaga han revelado que el 50% de los niños que presentan protrusión de mandíbula (movimiento del maxilar inferior hacia delante) presentan también una pisada pronada (el pie rota hacia dentro).

Los problemas que se derivan de que la mandíbula no encaja bien son, por un lado, una sobrecarga en la zona, y el desarrollo de bruxismo, dolores de cabeza, otitis y demás afecciones en el oído, problemas para hacer la digestión, estreñimiento, caries, desgaste dental... 

Una de las razones que pueden explicar esta situación es la postura del pie, que se relaciona directamente con el riesgo de padecer problemas de maloclusión (nuestros dientes no encajan bien), como comprobaron después de realizar un estudio dónde analizaron a 200 escolares de 6 a 9 años.

¿Te gustaría saber más sobre ellos? ¿Averiguar qué tipos de pies tienes? ¿Cómo repercute todo eso en tu postura? ¿En el resto de tu cuerpo? ¿Incluso en tu pelvis y hasta en tu boca? Los pies constituyen 52 de los 206 huesos que completan el cuerpo humano, así es que no son algo como para no darles importancia. Según el arco de tus pies existen varios tipos: pie cavo, pie normal y pie plano.

Descubre qué tipo de pie tiene tu hijo 

tipos de pie y problemas de mordida

Te invito a realizar el siguiente test que te llevará solo unos minutos para que descubras qué tipo de pie tiene tu hijo (tú también puedes hacerlo). Solo tienes que hacer una cosa muy sencilla y hasta divertida: pinta las plantas de tus pies con pintura de dedos o simplemente mójalos con agua y pisa descalzo sobre un papel. Observa el dibujo que has dejado. ¿Se corresponde con alguno de los siguientes tipos de pies que te paso a detallar?

– Pie cavo
En la marca se refleja solo el talón y la parte delantera del pie. Este tipo de pisada implica mucha curvatura lumbar y cervical y un paladar ojival. Es una pisada poco común, con elevado arco plantar y se corresponde con la supinación. La supinación consiste en la tendencia de los pies de apoyarse en el exterior de los mismos, lo que puedes observar fácilmente viendo dónde desgasta la zapatilla. Si es la zona externa y delantera de la zapatilla, es supinador.

Si es supinador y con pies cavos, sus rodillas normalmente van a estar arqueadas hacia fuera lo que se denomina también varo de rodillas y es conveniente equilibrar todas estas áreas del cuerpo para prevenir futuras lesiones, sobre todo, si hace mucho deporte o quiere ser deportista.

– Pie plano
En la marca puedes observar toda o la mayor parte de la planta marcada. Este tipo de pisada se corresponde con una pronación severa, es decir, el arco cae hacia adentro. La pronación consiste en el derrumbamiento del pie hacia el interior, teniendo los tobillos una ligera tendencia hacia dentro. El pie plano se asocia con menor curvatura lumbar y cervical y el paladar más hundido.

– Pie normal
Es el tipo de pies más común (pronador normal o neutro), observa la huella que deja alrededor de la mitad de la planta. La pisada es recta y no tiende a ir hacia el interior ni hacia el exterior.

Te recomiendo comenzar a cuidar tus pies. ¿Qué tal si desde tus pies puedes comenzar a mejorar todo tu cuerpo? Te aconsejo que, en especial para los niños, les prestes atención y evitarás muchos problemas en su futuro.