Ejercicios para prevenir y mejorar problemas de mordida en los niños

Conoce las principales causas que pueden derivar en una maloclusión

¿Qué es la maloclusión? ¿Cómo saber si los dientes de nuestro hijo están creciendo bien? ¿Cuándo visitar al odontólogo? ¿Qué ocurre cuando los dientes de arriba no coinciden bien con los de abajo? En las líneas de hoy vamos a ver unos valiosos consejos, recomendaciones y ejercicios caseros para mejorar problemas de mordida cruzada en los niños. ¡Te resultarán de gran utilidad!

Cómo reconocer que un niño tiene problemas de mordida

niños con problemas de mordida

La boca se forma con la arcada superior e inferior. La buena manera de morder (de ocluir si usamos la palabra técnica) es cuando los dientes de la arcada superior (los de arriba) quedan por encima de los de abajo, ¡como si de una caja de zapatos se tratara! Cuando los dientes del niño o niña no se alinean así estaríamos hablando de maloclusión o una mala mordida.

Puede ocurrir también que la mandíbula sea muy pequeña o grande y por eso no se encaje correctamente. Hay otros casos que cuando el niño cierra la boca, los dientes de abajo no quedan visibles, es decir, los superiores cubren totalmente a los inferiores. En estos casos también estaríamos hablando de deficiencias en la mordida que deben ser valoradas y tratadas por el especialista.

¿Puede estar en el chupete la causa de una mala mordida?

chupete y mala mordida

El chupete es una de las herramientas más usadas por mamás y papás para calmar al pequeño en la más tierna infancia. Como bien sabes, su empleo una vez que el niño cumple el año no está exenta de polémica, ya que no son pocos los expertos que indican que el uso prolongado del chupete más allá de los 24 meses puede afectar a la dentición del bebé.

En el caso concreto de la mordida, el uso prolongado en el tiempo y también en excesivo (a todas horas) de chupetes, tetinas artificiales o biberones puede hacer que el niño cuando vaya a cerrar la boca la mantenga un poco abierta y puedas llegar a ver un hueco entre los dientes. ¿Qué puede estar indicando esta situación? Que el niño no puede completar bien la mordida, ya que el uso de estos artículos ha hecho que su arcada tome una forma incorrecta.

Cómo influye la alimentación en la alineación de los dientes

alimentos y dientes

La genética, la predisposición del paciente, el uso de chupetes y biberones se encuentran entre las principales causas de una mala mordida. No obstante, una alimentación excesivamente blanda también puede hacer que el maxilar no se desarrolló como debiera.

Una vez comenzamos a introducir la alimentación complementaria al bebé, solemos presentarle los alimentos chafados o en puré. Según va creciendo y va apareciendo la dentición, debemos procurar que los alimentos más sólidos también pasen a ser parte de su dieta semanal.

Salvo indicación médica, a partir de los 6 meses podemos introducir la alimentación sólida: galletas caseras, un trozo de pan, pasta cocida... Y así progresivamente para terminar ofreciéndole de vez en cuando bocadillos (el bocado que dan al morder el bocadillo fortalece muchos los dientes), además de fruta diaria que pueda tomar a mordiscos: manzanas, peras, plátanos, melocotones, entre otros.

Gimnasia para mejorar la mordida cruzada de los niños

ejercicios de mordida

Como comentábamos antes, es el especialista en odontopediatra quien ha de valorar la mordida del pequeño para empezar a revertirla cuanto antes. El tratamiento más efectivo para corregir la mordida en niños es la ortodoncia interceptiva con la que se logra mejorar la posición de los dientes, expandir los maxilares o frenar el crecimiento mandibular, según cada caso.

No obstante en casa podemos hacer este sencillo ejercicio que será de gran ayuda para este fin: Simular la masticación. ¿Hacemos gimnasia con la boca?

Una vez que acaba la lactancia o si no la hemos dado, lo mejor es hacer repeticiones con la boca como si estuviéramos comiendo. Para ello, hazte con un tubo de silicona que venden en ferreterías, ponlo a hervir para una correcta desinfección y empieza con los ejercicios. Apoya la cabeza de tu niño en la pared, sofá o similar y pídele que vaya mordiendo el palito con cada diente, a lo largo de toda la arcada para que los dientes reciban el estímulo que necesitan para lograr desarrollarse de forma correcta.

- Otra actividad que puede ayudarte además a fortalecer la musculatura labial y la respiración nasal y a prevenir problemas futuros de mordida en el caso de que aún no se hayan desarrollado es jugar a dar besos y hacer pedorretas, hacer pompas de jabón o inflar globos.

Puedes leer más artículos similares a Ejercicios para prevenir y mejorar problemas de mordida en los niños, en la categoría de Cuidado dental en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: