Lo que debes saber sobre la mordida abierta en los niños

Resolvemos todas las dudas sobre la mordida abierta

Esther Zapata
Esther Zapata Odonpediatra

La mordida abierta se define como la falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores, es decir, no tocan entre sí y por tanto, existe un hueco entre ellos, y es más común en los niños de lo que puede parecer. 

Este tipo de mordida puede tener consecuencias en el correcto desarrollo de los niños, incluso en el lenguaje.

Resolvemos todas las dudas sobre la mordida abierta de los niños.

Lo que debes saber de la mordida abierta de los niños

Lo que debes saber sobre la mordida abierta en los niños

Existen diferentes tipos de mordida abierta, según su localización, anterior o lateral. 

¿A qué edades puede producirse?

Este tipo de forma de morder puede aparecer a edades tempranas (después de los 3 años), o durante el proceso del recambio dentario, en el momento en el que el niño se encuentra en la etapa de la dentición mixta (tiene dientes de leche y permanentes).

¿Cuál es la causa de la mordida abierta?

Existen diferentes problemas que pueden dar lugar a su desarrollo:

- Problemas adquiridos, que originan mordidas abiertas de origen dentario.

Debido a un hábito oral perjudicial como una deglución atípica (los niños interponen la lengua entre los dientes anteriores cuando van a tragar) o por hábitos de succión, ya sea por el uso prolongado del biberón o chupete; o por chuparse el dedo.

También puede dar lugar a mordidas abiertas anteriores la respiración bucal (más como una enfermedad que como un hábito) debido a una alteración de la función respiratoria que obliga a los niños a respirar por la boca.

 - Problemas óseos o esqueléticos: 

Son niños que tienen una alteración del crecimiento de los huesos de la cara, su origen es genético, y lo huesos crecen de manera divergente.

¿Qué aspectos importantes debemos saber sobre la mordida abierta?

- Es importante saber que realizar un diagnóstico precoz nos ayudará a identificar aquellos problemas que son susceptibles de ser tratados de manera temprana y diferenciarlos de aquellos que necesiten un tratamiento de ortodoncia más tardío. 

- En el caso concreto de las mordidas abiertas de origen dentario, la realización de un tratamiento de ortodoncia temprano cuando el niño se encuentra en fases de crecimiento puede solucionar o minimizar el problema, ya que evitamos el desarrollo de alteraciones más graves que son más difíciles de corregir y solventar. Provocando que la cirugía ortognática sea la única solución.

¿Qué consecuencias puede tener en el niño?

- Alteraciones dentales/esqueléticas

En general, la aparición de una mordida abierta anterior da lugar a una colocación baja de la lengua, por tanto, no se coloca en el paladar en el momento de tragar, haciendo que el paladar del niño no crezca transversalmente de manera correcta. 

Los incisivos superiores pueden estar protruidos (dientes inclinados hacia delante) y los incisivos inferiores retruidos (dientes inclinados hacia atrás), si la mordida abierta está asociado al uso del chupete o por un hábito de chuparte el dedo.

A largo plazo, todas estas alteraciones dentales pueden afectar a los huesos que se están formando, dando lugar a una posición  más posterior de la mandíbula y/o protrusión del maxilar.

- Alteraciones funcionales:

La masticación empeora, ya que trituran menos los alimentos.

Problemas en la deglución: el niño altera su forma de tragar ya que interpone la lengua entre los dientes.

Fonación, alteraciones del habla. Lo más común es la aparición del ceceo, pronunciar la "s" como una "c".

- Alteraciones estéticas:

Una mordida abierta anterior puede afectar a la sonrisa y dando lugar a problemas de autoestima.