Por qué los bebés tienen las manos y los pies fríos

Los bebés tienen las manos y los pies más fríos que el resto del cuerpo

Los bebés tienen las manos y los pies más fríos que el resto del cuerpo; eso es una premisa básica aquí y en la China.

Es costumbre ancestral que las abuelas toquen las manitas del bebé y los pies y pongan el grito en el cielo cuando los notan fríos y sudorosos. Entonces es cuando comienza la locura, y entierran al bebé en vida entre pilas de mantas, mientras te miran con cara de pocos amigos y señalándote con el dedo por ser una madre o un padre tan desconsiderado.

Para las abuelas todo abrigo es poco, aunque estemos a 40 grados. Es necesario que el bebé sea capaz de criar polluelos bajo sus las axilas para que se den cuenta de que quizás nos hayamos pasado un poquito con la temperatura.

Las razones de porqué tienen los bebés los pies y las manos frías no tienen que ver con la temperatura exterior, sino con la inmadurez de su sistema circulatorio.

Las razones de por qué los bebés tienen las manos y los pies fríos

Por qué los bebés tienen las manos y los pies fríos

Conviene saber que, en la mayoría de los casos, los bebés tienen los pies y las manos frías, por mucho calor que tengan. Y la razón no es otra que un sistema circulatorio inmaduro.

El corazón es demasiado pequeño y los capilares muy finos, así que la sangre no tiene la suficiente fuerza como para llegar correctamente hasta los sitios más distantes del corazón, es decir: las extremidades.

Si a este factor se le suma que, además puede ser que el bebé presente un color azulado en sus manos por el mismo motivo que os acabo de contar, ya tenemos un enfado asegurado de la abuela y que no nos hable durante lo que queda del mes.

No hay que preocuparse. El color azulado está motivado por la falta de circulación, no por el frío.

Por otro lado, el bebé está quietecito dentro de su cochecito o su cuna, con lo que apenas mueve las manitas, y eso que la circulación de su cuerpo no se active.

Si realmente queremos saber si nuestro bebé tiene frío, solo tenemos que meter nuestra mano entre la parte posterior del cuello y la espalda, es ahí donde deberemos medir la temperatura del bebé, que seguramente estará sudando debajo de la montaña de mantas que le hemos puesto.

Si no queremos que tenga frío en las manitas y los pies, no debemos abrigarle más, porque además de que el resto de su cuerpo no esté pasando frío, puede resultar peligroso para el bebé. Lo mejor es ponerle unos calcetines y unos guantes más gordos.