Mi bebé siempre tiene las manos y los pies fríos ¿debo preocuparme?

El sistema cardiovascular del bebé está aún inmaduro, por lo que le cuesta regular la temperatura corporal

Es normal que los padres sientan un temor constante ante algún cambio inesperado en su bebé, bien sea en su comportamiento, figura, forma de llanto o temperatura corporal. Después de todo, los bebés son bastante vulnerables. Resolvemos una duda muy frecuente: Mi bebé siempre tiene las manos y los pies fríos. ¿A qué se debe? ¿Debemos preocuparnos? ¿Hay que llevar al niño al pediatra?

¿Por qué los bebés tienen las manos y los pies fríos siempre?

Bebés con manos y pies fríos

Lo cierto es que es bastante común que los bebés tengan las manos y los pies fríos. Esto se debe al sistema cardiovascular de los pequeños, el cual aún se encuentra inmaduro. Por ende no tienen una buena irrigación de la circulación sanguínea y es, precisamente, a través del flujo de nuestra sangre que podemos sentir nuestro calor corporal.

En el caso de los bebés, debido a que su sistema cardiovascular aún se encuentra en proceso de maduración y desarrollo, su corazón no puede regularse de la misma manera que lo hace un adulto o un adolescente; le cuesta más llevar la sangre a las extremidades. Esto hace que los bebés tengan, a menudo, los pies y las manos frías, incluso cuando la temperatura ambiental no es demasiado fría.

¿Cómo regula el bebé la temperatura gracias al corazón?

Es preocupante que mi bebé tenga las manos frías

Por parte de los adultos, cuando existe un problema o dificultad circulatoria de la sangre, el corazón comienza a bombear de forma más fuerte y rápida. En cambio, en los niños el corazón solo puede bombear más rápido (pero no más fuerte). Debido a esto, no se consigue una circulación sanguínea perfecta en las manos y en los pies haciendo que tengan una temperatura más baja.

Además, hay que tomar en cuenta que las manos y los pies son las zonas más alejadas del corazón, así que, cuando exista una temperatura baja en el ambiente, el frío penetra fuerte en las manos y los pies de los pequeños.

Debido a que las manos y los pies están más fríos, pueden llegar a tener un color blanco o azulado. Esto suele asustar y alertar sobremanera a los padres, pero esto solo es un indicativo de la poca circulación y no necesariamente de un problema mayor.

¿Qué hacer cuando los pies y manos del bebé están muy fríos?

Cuando un bebé tiene las manos frías o pies fríos

Aunque las manos y pies fríos sea una característica propia de los bebés, siempre podemos tener en cuenta algunos consejos que nos vendrán de maravilla a la hora de cuidar de la salud de nuestros pequeños. Toma nota de las siguientes pautas.

1. Colocar calcetines o guantes suaves si se observa la coloración blanca o azulada asociada con el frío de la temperatura corporal del bebé. Hay que tener en cuenta que nuestros hijos descubren el mundo a través de sus sentidos, por lo que debemos también permitirles estar sin estos calcetines o manoplas para que exploren todo lo que les rodea.

2. No siempre se debe mantener abrigado al bebé durante todo el día, sino solo cuando se sienta al tocar sus pies y manos que están muy fríos y que poseen la coloración ya mencionada.

3. Por lo general, las manos y pies dejan de estar fríos (y ya no suelen tener ese color azulado) una vez que el bebé entra en movimiento, desde que comienza a gatear hasta que es capaz de caminar por su cuenta. Ya que, al movernos, los músculos se contraen y eso ayuda a que exista mayor circulación sanguínea.

¿Cuándo preocuparnos por la temperatura corporal del bebé?

Temperatura corporal baja en bebés

Como ya explicamos, los bebés tienen esta condición debido a su propia naturaleza de desarrollo infantil; su sistema cardiovascular está aún inmaduro y necesita tiempo para desarrollarse por completo. Sin embargo, existen ocasiones a las que debemos prestar atención. Como por ejemplo:

- Si el frío se concentra de manera única en los pies y manos de los niños, no tiene por qué haber un problema. Pero si hay una baja temperatura en todo el cuerpo del bebé y no logra subir, hay que llevarlo al médico.

- Cuando el bebé presenta otros síntomas como fiebre, dolor, decaimiento, irritabilidad, manchas en la piel o cualquier anomalía observable, también es necesario llevar al pediatra para una revisión.

Los bebés, aún no saben hablar, por lo que se expresan a través del llanto y la expresión corporal. Por tanto, es bueno estar atentos a los cambios de ánimos bruscos que pueden presentar los bebés, ya que generalmente indican algún tipo de problema.

Recuerda también que nunca está de más preguntarle a tu pediatra sobre esas dudas que te inquietan, no importa si crees que son 'pequeñeces', es mejor tener información de más y prepararnos para un problema que pecar de ignorantes.

Puedes leer más artículos similares a Mi bebé siempre tiene las manos y los pies fríos ¿debo preocuparme?, en la categoría de Recién nacido en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: