El termómetro de oído para bebés, ¿es fiable?

Por qué no debemos fiarnos del resultado de un termómetro de oído

Una de las cosas que no pueden faltar en el botiquín de cada casa y más teniendo niños pequeños en la familia es un termómetro. Una herramienta imprescindible para tomar la temperatura de nuestros hijos cuando están enfermos.

Termómetros hay de muchos tipos: digitales, de frente, de chupete, de tira plástica y también de oído. Ya que los niños no paran de moverse, resulta eficaz un termómetro que nos ayude a tomar la temperatura de una manera rápida y fácil, como ocurre con los termómetros de que captan el calor del tímpano. Pero, ¿es exacto el termómetro de oído para bebés?

Cómo se mide la temperatura del bebé con el termómetro de oído 

¿Es exacto el termómetro de oído para bebés?

Los termómetros de oído, son muy populares por su comodidad, ya que toman la temperatura de una manera segura y más rápida que las mediciones de los termómetros orales o rectales que pueden dificultar esta labor en el caso de los bebés.  

Miden la temperatura en el interior del canal auditivo a través de infrarrojos sin causar molestias ni roces.

Ya que en los niños el canal auditivo es recto debemos insertar el termómetro en posición perpendicular a la cabeza para realizar una buena medición. 

El termómetro tiene una cánula ancha que se introduce en el oído con cuidado y sin presionar en exceso para no dañar el tímpano y después hay que pulsar el botón de medición y en unos segundos tenemos los resultados. 

¿Es fiable el resultado del termómetro de oído para bebés 

Según sostienen algunas voces expertas, entre ellas un estudio de la Universidad de Liverpool que se publicó en la revista médica británica ‘The Lancet’, este tipo de medidores de la fiebre no son fiables para tomar la temperatura por varias razones:

- La curva del oído y la existencia de cerumen en su interior pueden interferir en la precisión del termómetro, pudiendo dar lecturas falsas.

- Si a la hora de realizar la medición con este tipo de termómetros hay infección o inflamación en el oído el sistema de infrarrojos puede detectar fiebre sin que ésta exista o bien no detectarla.

- Estos termómetros no se recomiendan para bebés menores de 6 meses ya que su canal auditivo es muy pequeño.

Por lo tanto los termómetros de oído ofrecen buenas referencias de calidad y precisión siempre y cuando el interior esté despejado, de lo contrario las mediciones no son muy fiables.