¿Niños torpes? 7 juegos para mejorar su agilidad física y mental

Actividades para reforzar la agudeza mental y coordinación motora de tus hijos

Adriana Méndez

La infancia es la etapa más desafiante en cuanto al desarrollo corporal y mental se refiere. De niños tenemos no solo la capacidad y sino la necesidad de explorar el mundo que nos rodea, y aunque suene sencillo e incluso divertido, la realidad es que puede convertirse en todo un desafío de ensayo y error. Especialmente porque la torpeza está muy presente en la infancia y esto puede hacer que los niños se sientan desanimados a continuar. ¿Cómo podemos reforzar la agilidad física y mental de los niños considerados más torpes? Te proponemos algunas actividades y juegos divertidos.

¿Por qué hay algunos niños más torpes que otros?

Juegos de agilidad física y mental para niños torpes

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en la etapa infantil las aptitudes psicomotoras, cognitivas y emocionales se encuentran aún en constante desarrollo y evolución, pero una simple desmotivación puede llevar a una involución en cualquiera de estas áreas, causando problemas serios de confianza a futuro.

Por ejemplo, un niño que se cae constantemente al correr puede sentirse retraído en las actividades físicas y auto convencerse de que nunca logrará hacer bien algún deporte o a un niño que no se le corrige correctamente un error construyendo o pintando, sino que se lo regaña, sentirá en el futuro que no es capaz de realizar ninguna actividad manual o lo verá como un castigo.

A pesar de que cada niño aprende a un ritmo diferente, no hay dudas que existen algunos niños que son más torpes que otros, en el sentido que presentan mayores dificultades para concentrarse, retener información, mantener el equilibrio o la coordinación motora, no suelen resolver problemas con facilidad y pueden encontrar complicados cosas realmente sencillas.

Puede que algunos niños necesiten estimulación extra para desarrollar por completo sus aptitudes tanto en el hogar como en la escuela, e incluso se puede necesitar de la asistencia de un psicopedagogo para alinear estas dificultades. Sin embargo esta 'torpeza' suele ser completamente normal.

Sin embargo, pueden existir casos más complejos en donde se derive un trastorno del desarrollo neurológico infantil, como es el caso de la dispraxia, donde los niños son inusualmente más torpes de lo común en las áreas sensoriomotoras, impidiéndoles realizar tareas sencillas como atarse los cordones o seguir una rutina diaria en el hogar. En estos casos, es necesario un equipo multidisciplinario para atender el caso y otorgarle soluciones prácticas y sencillas.

Actividades para mejorar la agilidad física y mental

Consejos y actividades para niños torpes

En cualquier caso, en la mayoría de los casos podemos llevar a cabo una serie de actividades desde casa que ayuden a mejorar la agilidad física y mental de los niños. Estas son algunas de ellas.

Para mejorar la agilidad y agudeza mental

1. Memoria
El clásico juego de mesa estimula muy bien la agudeza mental y al mismo tiempo la atención y la retención de información sin suponer un gran esfuerzo. Se recomienda comenzar con una memoria de pocas piezas e ir aumentando su número de piezas gradualmente, por ejemplo cada dos semanas.

[Leer +: Hacer tu propio juego de memoria]

2. Laberintos
Los laberintos exigen una gran cantidad de atención y seguimiento visual, así los niños podrán mejorar su inteligencia espacial. De nuevo se recomienda comenzar por un laberinto sencillo e ir aumentando la dificultad con el tiempo.

3. Encuentra las diferencias
Este pasatiempo es uno de los ejemplos más divertidos para mejorar la agudeza mental y la capacidad sensorial. Sin embargo, no debes dejarte engañar, hasta los adultos más capaces pueden caer en esta actividad, así que no subestimes su dificultad. 

Para mejorar la orientación y coordinación

4. Actividades deportivas
Los deportes son las mejores opciones para desarrollar las habilidades motoras gruesas. Pueden ser juegos sencillos como atrapar la pelota, patearla, correr o nadar, hasta que los niños puedan resistir la exigencia de los deportes de más calibre. Con la práctica, los niños más torpes conseguirán mejorar su agilidad física.

5. Manualidades
Estas actividades manuales son ideales para las habilidades motoras finas, lo que ayuda a los niños eventualmente a atar sus cordones, cepillarse, vestirse, tomar los cubiertos y los lápices. Se puede comenzar por lecciones básicas como recortar, pintar, jugar con plastilina, etc. hasta que pueda trabajar con más materiales.

Para mejorar el habla

6. Trabalenguas
Puede parecer difícil al principio, pero mientras más se practique, se podrán observar mejoras en la fluidez y la pronunciación de las palabras, sin enredarse la lengua. ¿Conocéis los trabalenguas más divertidos?

7. Cuenta cuentos
Primero debes ser tu quien relate los cuentos, de forma calmada y clara para que puedan entender y darte un resumen de lo que acaban de escuchar. Esto ayuda con la comprensión lectora y la atención. Luego pídele a tu niño que lea el mismo cuento, lo más fluido posible, esto ayudará a destrabar su lengua y mejorar la fluidez.

Actividades complementarias para reforzar

Existen muchos juegos que puedes utilizar junto a estos, como el sudoku, rompecabezas, parchís, ajedrez y diversos juegos de mesa, que puedes tener en físico o en una aplicación móvil y así aprovechar de una forma positiva la tecnología para el desarrollo de tu niño.

Las actividades extracurriculares también pueden ser un gran apoyo, pero te recomiendo que inscribas a tu niño cuando percibas una gran mejoría en él. Algunas opciones son clases de idiomas, clubs deportivos o de manualidades, que puedan reforzar lo aprendido y seguir mejorando con el tiempo.

Es importante que tomes en cuenta que, si no observas una mejoría en tu niño, entonces llévalo al médico para descartar una posible dispraxia. Cuanto más temprano lo detectes, mayores posibilidades de recuperación tiene tu pequeño o pequeña.