6 juegos para niños que confunden la derecha y la izquierda

La lateralidad cruzada puede provocar dificultades de aprendizaje asociadas a la escritura y la lectura

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Entorno a los cinco años de edad, los niños deben empezar a distinguir entre su lado derecho y su lado izquierdo. Por ello es importante que, tanto desde la escuela como desde casa, de forma lúdica y entretenida, se pueda fomentar este complejo aprendizaje. ¿Qué pasa cuando esto no ocurre y los niños confunden la derecha y la izquierda? Se trata de un problema de lateralidad cruzada y se puede tratar de manera divertida. ¡Te contamos cómo! 

Qué es la lateralidad cruzada y cómo detectarla

Como terapeutas, hemos llegado a ver multitud de originales maneras de intentar consolidar este aprendizaje, como pulseras que identifiquen derecha e izquierda o incluso escrito en las manos. Pero como bien sabemos, para que un aprendizaje se adquiere requiere práctica e integración y algo más que recordatorios.

Para entender la lateralidad y la llamada lateralidad cruzada en caso de dificultad o trastorno, antes de nada es importante entender que la mayor parte de nuestro cuerpo está dividido en dos partes, desde nuestro cerebro dividido en dos hemisferios hasta nuestros ojos, manos y pies.

Habitualmente es esperable que tengamos un lado preferente, de ahí los términos diestro y zurdo, conceptos que no hacen referencia exclusivamente a la mano dominante en escritura sino en muchos más aspectos como con que pie lanzarías una pelota, con que ojo escogerías mirar un monóculo, con qué mano abrirías una puerta o con que pierna iniciarías una subida o bajada por las escaleras.

¿Cómo podemos saber si tenemos indicios de lateralidad cruzada? Algunos de los indicios más comúnmente conocidos son la dificultad para identificar la derecha y la izquierda o no saber atarse los cordones. Pero podemos hacer uso de los ejemplos anteriormente comentados para saber si realmente todas aquellas acciones se hacen con un mismo lado o. por el contrario. alguna acción se realiza con el derecho y otros con el izquierdo.

Atendiendo a los resultados, podemos tener una capacidad ambidiestra o bien podemos tener una dificultad cruzada, que en algunos casos puede requerir intervención terapéutica si ello puede estar provocando dificultades de aprendizaje asociadas sobretodo en la escritura y la lectura.

6 juegos para enseñarles a los niños a diferenciar la derecha de la izquierda 

6 juegos para enseñarles a los niños a diferenciar la derecha de la izquierda 

A continuación, en nuestro post de GuiaInfantil.com procuraremos daros ideas e instrucciones de juegos para hacer desde casa y desde la escuela.

Instrucciones para entrenar desde casa
Estando en casa podremos aprovechar para utilizar momentos cotidianos y de rutina diaria para entrenar la lateralidad. Estos pueden ser algunos ejemplos:

1. Durante la preparación de la mesa a la hora de comer
¿Podrías poner el tenedor a la derecha y la cuchara a la izquierda del plato?

2. Durante el rato que estemos preparando la comida
¿Podrías acercarme el bol verde que tienes a tu derecha?

3. Durante un paseo por la calle:
¿Te acuerdas de cómo llegar a casa desde aquí? ¿En esta esquina llegamos a la derecha o a la izquierda?

4. Durante una compra en una tienda
¿Me coges la camiseta de la derecha?

5. En el momento de vestirse
Un truco que podéis hacer es (mira la foto de arriba) coger una pegatina, dividirla en dos y colocar cada una de ellas en un zapato. Así, a modo de puzzle, el niño tendrá que unirlos y conseguirá ponerle bien los zapatos. 

Instrucciones para trabajar desde el aula
Estando en clase podremos aprovechar a hacer juegos grupales en horas de recreo o, incluso, de educación física. Estos pueden ser algunos ejemplos:

5. El juego de levantar la mano
Sentados en círculo, el profesor irá indicando qué mano deberán ir levantando (las dos, solo derecha o solo izquierda), pudiendo empezar más lento e ir cada vez más rápido. Aquellos que cometan error, serán poco a poco eliminados o incluso serán los últimos en levantarla, entendiendo que todos pueden autocorregirse.

6. El juego de tocar
El profesor podrá ir indicando qué deberán ir tocando dentro de la clase, por ejemplo, tocamos la silla de nuestra derecha, tocamos nuestra oreja izquierda, etc.

7. El juego de las esquinas
Un juego también muy parecido podría ser en una pista o espacio grande donde todos se sitúen en el centro, el profesor indica derecha o izquierda, y todos deberán correr en esa dirección. Los últimos en llegar o en equivocarse también podrán ser eliminados.