Trucos para saber cuál es la talla de zapatos exacta de bebés y niños

Consejos para comprar el mejor calzado infantil para tus hijos

Escoger la talla de zapatos correcta es muy importante para un buen cuidado de los pies. Sin embargo, a la hora de comprar el calzado de nuestros hijos a veces es complicado saber qué tamaño exacto necesitan. Por eso, a continuación vamos a ver una serie de trucos sencillos y útiles para acertar con la talla de los zapatos de los bebés y los niños. ¡Estos tips, además, te ahorrarán tiempo a la hora de comprar el calzado infantil!

¿Cómo tienen que ser los zapatos que le compremos a nuestros hijos? ¿Hay que ir siempre a comprarlos por la mañana? ¿Se pueden usar tallas más grandes para que les dure más tiempo? ¡Respondemos a todas las dudas!

Trucos para dar con la talla de los zapatos de los niños

Cuáles son las tallas de los zapatos de los niños

Encontrar los zapatos en la talla perfecta parece una odisea. Por suerte, existen algunos trucos que podrían ayudar:

1. Meter el dedo por la parte de atrás del zapato
Seguro que muchas veces has visto a alguien meter un dedo por la zona del talón mientras el niño lleva el zapato puesto. Es un truco que ha pasado de generación en generación para comprobar si la talla de dicho zapato es la adecuada para el pequeño. Pero, ¿realmente sirve este truco?

Yo siempre recomiendo que el zapato sea entre 1 o 1,2 centímetros más largo que su pie. Por lo tanto, el truco de meter el dedo (de un adulto), sí que funciona, pues un dedo es, más o menos, un centímetro.

2. Medir el pie usando la plantilla del zapato
Otro truco sería este: en el caso de que se pueda, sacar la plantilla de dentro del zapato. La sacamos, ponemos el pie del niño encima de la misma y así podremos ver muy bien cuánto le sobra. De hecho, incluso hay algunas firmas de zapatos que tienen como una especie de señal o marca delante que indica hasta dónde tiene que llegar el dedo y lo que tiene que sobrar. Si vemos sobre esa plantilla que sobra entre 8 y 12 milímetros, es que al niño le irá muy bien de talla.

3. Mirar la huella en la plantilla del calzado ya usado
Este mismo truco también lo podemos usar para ver si ya se le han quedado pequeños los zapatos. Muchas veces intentamos mirar el dedo gordo, tocar la uña del niño para comprobar si el zapato le lastima pues su pie ha crecido. Para verlo más claro, haremos lo mismo: sacamos la plantilla de un zapato que el niño haya estado usando durante los meses anteriores. Veremos que se habrá quedado marcado el dedo en la plantilla. Sobre esa marca, observamos si llega al final, de ser así, ¡toca hacer cambio de zapatos!

Usar zapatos de tallas más grandes para que duren más

La talla de los zapatos para tus niños

Ese truco que usan muchos padres y madres de comprar zapatos un poco más grandes con el objetivo de que le puedan valer un poco más de tiempo, pues hemos de decir que no es conveniente para el pie del pequeño.

Es verdad que los niños tienen 'la manía' de crecer cada dos por tres, por lo que los zapatos se van a desechar más porque se quedan pequeños que porque están deteriorados. Sin embargo, tenemos que entender que en los primeros meses, más o menos, el pie crece 3 o 4 milímetros. Dicho de otro modo, cada tres o cuatro meses el pie crece media talla más o menos. A partir de 4 años, se tarda en ganar una talla más unos 8 meses.

Si se trata de un zapato de temporada, habrá tiempo suficiente comprándolo sobre un centímetro más grande para que le dure bien toda la temporada. Sí que puede haber picos de crecimiento en la adolescencia que provoca que dejen una zapatilla pequeña en nada. Pero, en niños de edades tempranas, esto no va a suceder; más de una talla nueva cada 8 meses más o menos no va a ser necesario.

En qué tenemos que fijarnos al comprar el calzado de los niños

El calzado infantil mejor para tu hijo

Cuando compramos unos zapatos, lo que debemos entender es el momento de desarrollo en el que se encuentra ese niño. Un error que solemos cometer es entender que el pie del niño es como el de un adulto pero en miniatura. ¡No es así! Un pie de un niño lleva una evolución y en función de ese momento, el calzado tendrá que ser de una manera u otra.

Por lo tanto, como generalidades, diremos que los zapatos han de ser:

- Flexibles, es decir, tener una suela flexible.

- Ajustables, con velcro o con cordones en función del momento de desarrollo.

- Los materiales deben ser transpirables.

- La horma del zapato ha de ser lo suficientemente amplia para no oprimir los dedos de los pies.

- Que tenga una plantilla extraíble.

Por otro lado, puede ser más estable en el contrafuerte en el caso de que el niño necesite un tratamiento a medida u otras cosas en función de sus necesidades.

[Leer +: Calzado para los niños según su edad]

El mejor momento del día para comprar el calzado infantil

Siempre por la tarde, ese es el mejor momento del día que hay para comprar zapatos a los niños. No es tan importante como en una persona adulta, sobre todo de edad avanzada, que puede tener más hinchazón de tobillos; en el caso de los niños no es tan necesario pero sí se recomienda mucho acudir a comprar los zapatos por la tarde. En este caso tenemos el hándicap de que a veces están muy cansados del colegio y no están muy por la labor, pero por la tarde sería el momento más recomendado.

Otra recomendación que yo suelo hacer mucho a los padres es que escuchen al pequeño. A nosotros se nos puede antojar que hay un zapato que es más correcto que otro pero, en cambio, puede que el niño se queje y no lo note cómodo; por lo tanto, mejor no comprarlo. Tenemos que escucharle porque al final es él quien lo va a llevar puesto.

Puedes leer más artículos similares a Trucos para saber cuál es la talla de zapatos exacta de bebés y niños, en la categoría de Ortopedia y traumatología en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: