A partir de qué momento los bebés necesitan zapatos y cómo deben ser

Cómo es el mejor calzado para los bebés cuando empiezan a andar

Javier Alfaro Santafé

Los bebés están descubriendo el mundo en el que han ido a nacer. Y para ello, se valen de todos sus sentidos: el gusto (por eso se lo llevan todo a la boca), la vista (que tarda un poco más en desarrollarse)... y el tacto (a través de las manos y los pies). Para garantizar el buen desarrollo y crecimiento de los pies de los niños así como para que reciban todos los estímulos, se recomienda que los bebés no lleven calzado en los primeros meses de vida. Pero, ¿a partir de qué momento los bebés necesitan llevar zapatos y cómo deben ser estos?

Resolvemos todas las dudas sobre las características que deben cumplir los zapatos que le pongas a tu bebé en sus primeros meses de vida como a tu hijo algo mayor en los siguientes años.

Cuándo necesitan llevar zapatos los bebés

Cuándo los bebés necesitan llevar zapatos

¿A partir de qué edad pueden comenzar los niños a utilizar zapatos? Esta es una gran incógnita que muchos padres se hacen cuando llega el momento en que sus bebés dejan de ser tan pequeños y empiezan a explorar el mundo a su alrededor. Tras los primeros pasos, los calcetines no son suficientes para amortiguar los impactos causados por los distintos tipos de suelos, pero todavía, por ser pequeños, necesitan de un calzado que no solo les brinde soporte sino la suficiente flexibilidad en sus pies para que se desarrollen con normalidad y no generen ningún daño muscular.

Los pies son nuestro soporte natural, gracias a estos podemos ser capaces de caminar, correr, mantenernos de pie por largos ratos e incluso forman un papel importante en el equilibrio y la orientación espacial. Por ello, hay que darles su momento para evolucionar y con cada etapa del bebé recién nacido hasta que es más grande, el pie va adquiriendo mayor fuerza, forma y soporte adecuado para una vida sana.

Cómo debe ser el calzado ideal para los bebés

El calzado para el desarrollo de los pies de bebés y niños

Primero hay que aclarar un punto importante y es que los bebés en edad de pregateo o gateo no necesitan llevar zapatos, sino simplemente tener patucos o calcetines cubriendo sus pies de los cambios de temperatura. Pero nunca hay que evitar que vayan descalzos, ya que esto es lo que permite que los microreceptores que poseen en sus pies ayuden al desarrollo neurológico.

¿A qué se hace referencia con este dato? Pues, que al colocarle al niño un zapato de suela dura, se le está privando el desarrollo de dichos microreceptores, alterando el avance del mismo niño. Lo cual puede afectar significativamente en el futuro, ya que al crecer, estos microreceptores se vuelven propioceptivos y son los que darán información sobre la postura y el equilibrio del cuerpo.

Es importante destacar que durante los primeros 3 o 4 años de la vida del pequeño o pequeña, se le otorgue mucha libertad al andar con el uso de zapatos cómodos y muy ligeros, que se sientan como parte de su propio pie, en lugar de algo que los restrinja y no disfruten.

Ahora sí, a pesar de todos los cuidados y medidas adecuadas que se han tenido a la hora de colocar zapatos a los pequeños, se observa que existe alguna anomalía, como pies metidos hacia dentro, puente plano, etc. Es necesario acudir al especialista y que sea este el que indique el mejor tratamiento a llevar a cabo, dependiendo de la condición personal del niño.

Los zapatos una vez que los niños han dado sus primeros pasos

Los zapatos de los bebés

Cuando ya es mayor, específicamente cuando comienza a andar, ya es cuando es necesario comprarle sus zapatos que deban tener estas principales características:

- Suelas flexibles y de volumen fino
Los zapatos deben poder doblarse con facilidad en la zona de la planta superior del pie, esto para que permita que el niño pueda realizar el movimiento natural al andar.

- Evitar las suelas duras
En oposición a lo antes mencionado, no se deben comprar zapatos que no tengan tanta flexibilidad en la planta, pues evitaría un desarrollo normal en el pie.

- Que sean ajustables con velcro para mayor comodidad y facilidad al colocarlo y quitarlo
Cuando los niños cumplen los 6 o 7 años de edad, puede ser el momento de reemplazar los zapatos con velcro por unos de cordones, pues tienen la capacidad de atarse los mismos y además tendrán mejor ajuste, evitando que se salgan de sus pies.

- La horma debe ser ancha para evitar comprimir los dedos de los pies
Hay que recordar que el niño necesita de movimiento libre para poder utilizar sus pies de forma adecuada mientras crezca, así que no podemos restringir la libertad natural de sus dedos.

- Debe estar hecho de material transpirable
Esto permitirá refrescar el pie del pequeño.

Para finalizar, hay que tener en cuenta que es el niño o niña quien va a llevar puesto el zapato, por lo que son ellos quienes deben decidir cuál es el mejor para sus pies, con cuáles se sienten más cómodos, en lugar de presionarlos para utilizar uno en específico. Los pies de los niños no son iguales a los pies de adultos y por ende tienen necesidades diferentes que deben ser atendidas.

Puedes leer más artículos similares a A partir de qué momento los bebés necesitan zapatos y cómo deben ser, en la categoría de Primeros pasos en Guiainfantil.com.