Los niños NO deben usar zapatos de segunda mano (o mejor dicho, de pie)

Nunca debes dejar que uno de tus hijos herede calzado de sus hermanos o primos

Javier Alfaro Santafé

Seguro que más de una vez has oído aquello de que nunca hay que heredar calzado o que no es bueno que los niños lleven los zapatos que ya ha usado su hermano, primo o cualquier otro niño. Pero, corrígeme si me equivoco, puede que más de una vez te hayas quedado con la duda de si en verdad es tan perjudicial para los pies infantiles o tan solo se trata de una leyenda de los fabricantes de zapatos para vender más pares. Pues bien, los niños nunca deben usar zapatos de segunda mano o, mejor dicho, de segundo pie.

El peligro de poner zapatos de segunda mano a los niños

Zapatos de segunda mano para los niños

¿Por qué es malo para los niños reutilizar el calzado usado por otros niños? Solo con esta pregunta ya hemos dado respuesta a una de tus dudas, ¿verdad? Los niños no deberían usar los zapatos ya usados, es decir, no se deben poner el par de zapatillas que ya se le ha quedado pequeño al hermano ni tampoco deben usar los zapatos que antes llevaba su primo, si siquiera el calzado de verano o las zapatillas de andar por casa.

Hablamos a continuación de algunos riesgos que supone para un niño heredar los zapatos de sus hermanos, primos o amigos.

1. La pisada también se puede heredar
En primer lugar, diremos que es mala idea heredar los zapatos porque puede ser que no pase nada o puede ser que el primer niño no pise de forma correcta y esto haga que el niño que use los zapatos de segunda mano, tienda a pisar de la misma forma. Como consecuencia, su pisada podría verse perjudicada.

2. El zapato se deforma y puede causar daño en el pie
Cuando un zapato se usa, a la larga, se deforma, o mejor dicho, coge la forma del pie del niño que lo lleva. Por eso, si luego le dices a otro niño que se lo ponga, su pie no podrá amoldarse de forma correcta, no al menos con la forma de su pie ya que es diferente. Piensa que todos los pies son iguales, pero a la vez muy distintos; por lo que cada uno va a necesitar un calzado nuevo acorde a sus necesidades y características.

3. El calzado usado puede originar un mal desarrollo en el pie 
Que un niño se canse más, no quiera andar tanto, ponga pegas a correr o diga cada dos por tres que le molestan los pies, puede deberse a que los zapatos que lleva no son los adecuados para él, no le sujeten bien o no le permitan dar la zancada como debe. Si en lugar de ser zapatos de segunda mano es calzado para estrenar (y es de la talla correcta), se sentirá más cómodo.

Los niños no deben heredar las plantillas de sus hermanos

Cuando los niños heredan los zapatos y las plantillas

Surgen muchas dudas también en cuanto al uso de plantillas para los niños. Cuando un podólogo infantil recomienda a un pequeño usar algún tipo de plantillas en los zapatos, los padres se preocupan mucho, porque han oído hablar mucho (y a veces muy mal) de este tipo de herramientas.

Sin embargo, no debemos tener miedo, reparo o inconveniente a la hora de poner plantillas a los niños en el caso de que sea necesario y nos lo recomiende un especialista. Hoy en día se hacen plantillas personalizadas, de buena calidad y resistentes, por lo que aportarán comodidad y seguridad al pie del pequeño. Ayudará a corregir o mejorar el problema podológico de tu hijo.

Y, no, en contra de lo que se suele decir, las plantillas no tienen por qué ser para toda la vida, sino algo solo para la etapa en la que el pie, la musculatura y el puente se van desarrollando y formando según vaya creciendo el niño. Igual que ocurre con los zapatos de segunda mano, no se recomienda que los niños usen la plantilla que otro niño ha usado antes.

Cómo elegir el mejor calzado para los pies de tus hijos

Elegir el mejor calzado para tus hijos

Hagamos un pequeño repaso de lo que debemos tener en cuenta a la hora de elegir los zapatos de los hijos:

- Los zapatos deben ser de su talla; ni más grandes para que le duren más tiempo ni más pequeños para que evitar que el pie se le salga. Para saber si es su talla, observa que le sobre un dedo entre su pie y el zapato. Así sabrás que es la talla que necesita ahora, más adelante, según vaya creciendo su pie, tendrá que cambiar de número.

- El calzado debe cumplir con las necesidades de tu hijo. No es lo mismo un zapato para llevar con vaqueros e ir a dar una vuelta los domingos, que uno para hacer ejercicio o deporte al aire libre; como tampoco es lo mismo buscar unas zapatillas con las que pasar el día entero en la escuela y estar igual de cómodos que si tuviéramos puestas las zapatillas de andar por casa. El calzado de los niños, como el de los adultos, se debe elegir según el uso que se le vaya a dar.

- Los zapatos o las zapatillas que estás eligiendo son para tu hijo, entonces él debe tener la última palabra: ¿le gustan?, ¿le agrada el color?, ¿se siente cómodo con ellos?, ¿en verdad los va a usar?, ¿son de calidad? ¡Has encontrado su par! Si las respuestas son negativas, más vale seguir buscando, de lo contrario, esos zapatos quedarán olvidados en el fondo del zapatero.

[Leer +: Juego para que los niños aprendan a atarse los cordones]

- Parece obvio, pero cuando las zapatillas están muy usadas, gastadas o tienen, por ejemplo, la suela estropeada, se deben desechar. Llevar calzado viejo es tan perjudicial como llevar uno heredado o de segunda mano.

Solos tenemos dos pies y hay que cuidarlos siempre y todo momento, ¡son nuestro soporte! Y, por supuesto, somos los encargados de cuidar de los pies de nuestros hijos. Ahora ya sabes cómo hacerlo de forma correcta.

Puedes leer más artículos similares a Los niños NO deben usar zapatos de segunda mano (o mejor dicho, de pie), en la categoría de Ortopedia y traumatología en Guiainfantil.com.