Cómo hacer la maleta de los niños y que te entre todo

Cómo meter toda la ropa de los niños en una maleta de mano

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

No hay nada más desesperante, cuando llegan las vacaciones, que intentar llevarse media habitación de los niños dentro de una maleta que mide tan solo 55 X 40 cm, esas de equipaje de mano para el avión. Las camisetas, los bañadores, las chanclas de la playa, las deportivas, los juguetes, los pañales, los cuentos, los pantalones, y más pantalones de repuesto porque no pienso lavar durante todas las vacaciones… El caso es que no había viaje que no terminara saltando como una posesa encima de la maleta intentando cerrar la cremallera.

Este método que encontré ha hecho que mi vida mejore considerablemente, por lo menos en cuanto al estrés prevacacional se refiere. Me levanto más contenta cada mañana sabiendo que me va a caber todo en la maleta de las niñas y que tengo la partida ganada ante los abridores de maletas del aeropuerto ¡ja, nunca verán una maleta tan perfecta!

El caso es que voy a darte unos sencillos trucos a tener en cuenta antes de explicarte cómo hacer la maleta de los niños y que te entre todo.

Consejos para hacer la maleta de los niños y que te entre todo

Cómo hacer la maleta de los niños y que entre todo

Recuerda que estos consejos son para las maletas de los niños, pero que tú también podrás aplicarlos para hacer tu maleta.

1- Hacer una lista para no olvidar nada: Yo te resumo algunas cosillas que deberías llevar si vas a viajar con los niños, además de la ropa: pañales, un estuche con pinturas, una libreta en blanco, luz nocturna, muñeco de dormir, un juguete, una bolsa de ropa sucia y bolsitas de caca de perro para los vómitos de los mareos, o las cacas si el niño acaba de dejar el pañal.

2- Si hay algo que ocupe mucho, y que no tienes más remedio que llevar en la maleta, como por ejemplo el abrigo, lo mejor es comprar una de esas bolsas de envasado al vacío, en la que se saca el aire con el aspirador, y así queda aplastadito.

3- El neceser mejor si es transparente, para que se vea claramente lo que llevas dentro sin necesidad de tener que abrirlo, en el caso que te abran la maleta en el aeropuerto. Los frascos de champús y geles mejor si los traspasas a un frasco más pequeño. Recuerda que en el avión no te dejan llevar el bote grande, y además si te vas pocos días tampoco necesitarás todo. Mejor si lo introduces en una bolsa transparente y cerrada, por si se sale y te pringa toda la ropa del niño con la presión del avión o por el trato tan delicado que le dan a las maletas en los aeropuertos. Las gomas del pelo, prendedores y pinzas las meto en un taper pequeño para no tenerlas desperdigadas por todo el neceser. Y, siempre es mejor dos neceseres pequeños que uno grande que te ocupe media maleta.

4- Si necesitas que alguna cosa no se arrugue porque vas a la boda de tu tía o de tu abuela, siempre debes ponerla arriba del todo, y si es posible usa el truco de envolverla con papel cebolla, evitarás muchas arrugas.

5- Los cinturones van extendidos alrededor de la maleta, que es donde menos ocupan.

6- Y, en cuanto a los zapatos tengo que hacer una aclaración. No hace falta que tu hijo sea como Imelda Marcos, quien tenía en casa más de 3000 pares de zapatos, basta con que el niño se lleve 3: unas zapatillas para casa, unas chanclas para la piscina (yo a veces uso las chanclas para casa y me ahorro un par) y unas zapatillas de deporte para andar. Todo metido en bolsas de plástico para no manchar la ropa y por separado. Podemos ponerlos alrededor de la maleta, por los bordes, o en el segundo compartimento, en el caso de que te haya quedado libre.

7- Ahora vamos a hacer una especie de paquete con toda la ropa. Sobre un lugar amplio, como la cama, colocamos primero las chaquetas, con las mangas extendidas, pero en sentido contrario. deben coincidir por los hombros. Luego las camisetas de manga larga, y luego las de manga corta. Todo siempre en sentido opuesto. A continuación, ponemos los pantalones de lado, enfrentados por las caderas, y por último la ropa interior en el centro, mejor si va en una bolsa. Ahora empezamos a doblar la ropa en forma de paquete, remetiendo los bordes, hasta formar un paquete único. Este debería caber en una parte de la maleta y todavía quedar hueco para meter todos esos artículos que antes hemos mencionado como el neceser, los zapatos, los geles, los juguetes…

Algunas personas aprovechan los huecos de los zapatos para meter la ropa interior, pero yo sinceramente elijo no hacerlo, ya que a algunos niños les huelen los pies, y prefiero que ese olor se quede solo allí.

Cómo ves la magia existe. Y, después de esto puedes irte tranquila sabiendo que llevas la mejor maleta de todo el avión, incluso aunque te la abran. La vuelta ya es otra cosa.