Darío navega entre las nubes. Cuento infantil sobre perseguir los sueños

Cuento para que los niños no dejen nunca de perseguir sus sueños

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Si tu hijo es de los que tiene una meta muy definida en la vida, o un sueño que le gustaría cumplir, con este cuento puedes ayudarle a que nunca se de por vencido. 

Perseguir nuestros sueños es algo que puede ser complicado, que requiere mucho esfuerzo, pero que también suele dar muchas satisfacciones. Enseña a tu hijo a no dejar de perseguir sus sueños con este precioso cuento.

Cuento para niños sobre perseguir los sueños

cuento para niños sobre cumplir los sueños

Darío siempre había sido un aventurero. Soñaba con realizar viajes exóticos y descubrir nuevas y diferentes civilizaciones. Siempre estaba mirando al horizonte e imaginando lo que descubriría más allá de las altas montañas que encerraban en el valle a su pequeño pueblo.

Sin embargo, aunque su vista estaba puesta en el cielo y estudiaba con atención a los pájaros, los aviones le daban miedo y no pensaba subirse nunca a uno. Por el contrario, aunque nunca había visto el mar, admiraba los barcos que veía en sus cuentos.

En el valle había un pequeño río, pero Darío sabía que por él no podría navegar con un barco. Así que tomó una decisión: construiría un barco que volara. Para ello, reciclaba todos los aparatos y piezas que encontraba y que sus vecinos desechaban. Tuvo que estudiar mucho, por lo que cuando salía de la escuela pasaba las tardes en la biblioteca tomando notas sobre la construcción de barcos y de aviones para poder crear su barco volador. Su invento se llamaría Barvión.

Al principio los amigos de Darío pensaban que éste se había vuelto loco e incluso se reían de él. Pero a Darío no le importaba, él tenía un sueño y desde pequeño su familia le había enseñado que hay que luchar y trabajar duro para conseguir dichos sueños. Pero, según iba creciendo Barvión, los amigos de Darío empezaron a creer en él. Incluso, muchos fueron los que quisieron participar en su aventura y convertirse en su tripulación.

Barvión ya estaba listo. Y ante la expectación de todo el pueblo, en lugar de zarpar, despegó. Darío, que se había convertido en todo un capitán, aprovechó una corriente de aire para que Barvión alcanzara altura. Los pájaros aplaudían los colores de Barvión y enseñaban a Darío el camino para llegar a otras tierras. Durante el día, la tripulación jugaba con las nubes como si de delfines se tratara y, por las noches, pescaban estrellas mientras la luna les iluminaba.

Ejercicios de comprensión lectora

Si quieres saber si tu hijo ha entendido el mensaje del cuento, hazle estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿Qué sueño tenía Darío?
  • ¿Qué hizo para poder cumplirlo?
  • ¿Tuvo que esforzarse mucho?
  • ¿Cómo se llamaba su invento? ¿Para qué servía?
  • ¿Qué sueño tienes tú que te gustaría cumplir?